Músico, compositor, productor e ingeniero de audio (grabación, mezcla) de origen colombiano, con estudios en Berklee College of Music y maestría en Producción y Composición para Medios por la Universidad de Miami, la de Camilo Rodríguez es una carrera que expone el peso de tomar decisiones para entrenarse, explorar y crecer fuera de la zona de confort para saciar las inquietudes creativas:

“Hubo un momento en que colapsó la grabación musical en mi país: no había muchas opciones y yo no quería eso, así que la opción fue irme y hacer la maestría en Producción y Composición para Medios en la Universidad de Miami y escribir para cine y televisión, que también me gustan”, recuerda quien ostenta premios como John Lennon Songwriting, Long Island Film Festival (en composición) y un Global Music Award (en ingeniería de mezcla).

Camilo se abrió paso con su trabajo como ingeniero de grabación. Luego se supo de sus otras aptitudes como instrumentista (piano, guitarra para presentaciones en vivo y grabaciones), compositor e ingeniería en mezcla:

“Yo empecé como ingeniero de grabación en una sesión donde conocí a un productor que luego me llamó para hacerle una guitarra, supo que era compositor y así empecé a escribir temas para televisión. Como músico tiendo a ser muy ermitaño y debí romper con eso: hay que salir y conocer. Puedes crear música solo pero debes hacer networking y eso es difícil en un país nuevo; hay que esforzarse. Es una ruta en la que vas tomando confianza y sobre todo entiendes que un ochenta por ciento del trabajo es estar disponible y ser accesible para abrir poco a poco oportunidades”.

Las aptitudes de Camilo como ingeniero de mezcla le abrieron marquesina al participar en la creación de los temas oficiales de la pasada edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe y del Carnaval de Barranquilla 2019. También ha sumado a su reconocimiento sus colaboraciones con artistas como Cristian Castro, Adriana Lucía, Checo Acosta, Yotuel Romero (Orishas) y Alejandra Jiménez, quien particularmente le ha dado notoriedad como productor.

Para el colombiano, como productor, entre más influencia y metido esté el artista en el proceso, mejor: “Yo veo al productor como proveedor de un servicio cuyo fin es hacer del artista lo que es. Lo que yo hago es tomar los elementos personales fuertes, esos que crean un sentimiento único, sacarlos y ponerlos en la música para dejarla florecer”.

En paralelo, para concretar y depurar un estilo como productor, lo que más ha ayudado a Camilo es tener el equipo y acondicionamiento ad hoc de su project studio: “Hoy, la calidad de los preamplificadores y los convertidores es muy buena. Cuento con una interfaz Scarlett, unos buenos micrófonos y un buen tratamiento acústico. Tengo percusiones, guitarra, bajo, cuatro, tres y todo lo grabo sin problemas”.

En su project studio, Camilo cuenta además con otra interfaz y preamplificadores RME Audio, un kit de micrófonos entre los que destacan modelos de Violet, AKG 414 y Royer R121 de listón: “El equipo ya está a un gran nivel y esto ha disparado la productividad. Es impresionante”, cabe destacar que parte del arsenal en equipamiento que posee fue parte del premio John Lennon Contest que incluyó guitarras, amplificadores, discos duros, software y plug-ins, con los que ha creado también la música para series de televisión como Vanderpump Rules, Real Housewives of Orange County (Bravo TV), y Jenni Rivera: Mariposa de Barrio y Al Otro Lado del Muro (Telemundo).

“Siempre hay que estar listo: si mezclas, produces o escribes hay que tener muestras de ello. En mi caso, Miami me ha tratado muy bien. Estoy consiguiendo mucho trabajo: escribiendo, produciendo y mezclando, conforme se fueron dando las cosas acá me he sentido en casa”, concluye sonriente uno de los jóvenes productores a seguir por la consistencia de su trabajo en la industria musical de habla hispana.

Entrevista: Nizarindani Sopeña /

Redacción: Marisol Pacheco