“No olvidar el trabajo en equipo es la clave para un buen sonido”, así lo explica el ingeniero sonoro Alan Rojas, encargado de operar al DJ inglés Cristoph durante su gira en la Ciudad de México en el Foro Bud Light.

“Todo lo realizo a partir de la clase de evento del que se trata; es decir, en este caso es un DJ, por lo cual no necesito muchos canales ni procesamiento. Trabajo de manera análoga: la compresión multibanda y limitación, así como el ecualizador. Para que mi trabajo salga bien, primero dejo que el ingeniero en audio del foro haga el suyo; aunque yo tenga otra perspectiva, es importante dejar a cada quien para que desempeñe lo que sabe. Así se logrará un resultado en conjunto. Nunca hay que olvidar que somos un equipo”. Alan Rojas ha colaborado en el sonido de Alex Mercado y Alejandro Fernández, así como con bandas como Moderatto y Los Daniels.

“Además, cuido que la respuesta de frecuencia sea flat (plana y que todo espectro se escuche uniforme)”. Alan explica que con este proceso logra niveles más altos y por supuesto, en ningún momento olvida monitorear de manera que el DJ se sienta cómodo, logrando buenos resultados tanto para el pinchadiscos como para la audiencia.

Conforme va pasando la noche, el nivel del audio se eleva. Para lograr el balance adecuado, Alan Rojas se guía por la energía del DJ. Para la ocasión de la Ciudad de México, DJ Cristoph no pidió nada en especial en otros ámbitos de la producción, solamente que los reflectores no le den directamente en la cara tanto al público como a él, motivo por el cual la productora encargada del evento, DIP Music, decidió jugar con tonalidades azules.

“El foro puso luces LED de color rojo y nosotros decidimos meter láseres azules con tiras luminosas”, menciona Iñigo Rodríguez, director general de la productora. Además, en el escenario se ubicaron plantas que transmitieron al público un concepto orgánico y acompañaron el concierto con la belleza natural.

En el equipo sonoro se encontraron los altavoces PK Klarity 12, subwoofers PK Klarity 2185, monitores EV ELX115, controlado con la consola Midas M32.

Para unificar el concepto de producción con el sonido, Alan indica que la primera tarea que realizó fue escuchar en todo momento a DJ Cristoph, desde que se enteró que trabajaría con él hasta el día del concierto. “Ya que tengo un estudio perfilado sobre la música que operaré, decido si en el concierto comprimo o no el sonido y con base en esto calculo el balance de los niveles y frecuencias”.

“Para operar a un DJ es necesario tener una buena estructura de ganancia, entender todo el flujo de señal, no arriesgar el equipo (valorarlo antes para que no haya ninguna falla), realizar todas las pruebas necesarias (sin importar cuántas) antes de iniciar el show y ante todo, no olvidar que el oído es siempre la primera herramienta de trabajo”.

La compañía DIP realizará eventos mes con mes, demostrando que no importa la capacidad del foro en el que se encuentren, sino la calidad de la producción. Con DJ Cristoph, el público movió la cabeza de un lado a otro, teniendo como protagonista a cada beat.