Estos son dos de los recintos más emblemáticos de México y lugares de referencia de los conciertos más importantes en nuestro país y el mundo. Foros con una capacidad de audiencia de cerca de diez mil y mil 200 espectadores (Auditorio Nacional y Lunario, respectivamente). Recientemente, ambos foros actualizaron su sistema de audio con sistemas de la marca francesa L-Acoustics y ésta es la historia del proceso de tal magnitud.

Un estándar mundial

Actualmente, los sistemas L-Acoustics son la opción para lugares reconocidos del mundo, como el Hollywood Bowl en Los Angeles, Grand Theatre of Quebec o el Moscow Philarmonic Opera Hall, entre muchos otros, además de estar en tours de bandas y músicos como Arcade Fire, Celine Dion o Depeche Mode, así como en eventos deportivos y especiales como los Juegos Olímpicos, visitas papales, festivales internacionales como Coachella, el Festival Vive Latino y Machaca Fest, entre otros, y en recintos como el Pabellón M (Monterrey), Pepsi Center (CDMX), y en el Movistar Arena (Bogotá, Santiago y Buenos Aires).

En México, y a través de un proceso cuidadoso de selección por parte del Auditorio Nacional, Vari Internacional fue la empresa encargada de ofrecer la solución, tanto para el primero como para el Lunario, que permitirá a ambos lugares convertirse en recintos polivalentes, con el potencial de generar mayores fuentes de ingresos gracias a sus tecnologías, que prestan control de directividad mejorada y que permiten que L-Acoustics proporcione un nivel de presión sonora uniforme sobre el área de audiencia, minimizando la interacción con la sala, lo que permite un sonido coherente en aplicaciones de muy largo alcance, desde las localidades más cercanas al escenario hasta las más alejadas, con claridad e inteligibilidad.

Así, el Auditorio Nacional ofrecerá la opción de manejar la  señal de audio en tres formatos estándares en la industria: AVB, digital y analógica. La señal de audio se presenta vía red en formato AVB, ofreciendo así mayor calidad, estabilidad y precisión de sincronía disponible.  Además, la señal digital y la señal analógica también ofrecen redundancia a la señal AVB como un respaldo que se activa automáticamente mediante la función Fallback, evitando así la posible interrupción en la señal de audio. La plataforma de red ha sido implementada utilizando switchers Luminex GigaCore, los cuales ofrecen la mayor estabilidad y flexibilidad en la gestión de redes complejas y cables de red de alta calidad Ethernet CAT6 para altas velocidades de transmisión en la señal de control de dispositivos, garantizando la calidad en la integridad de la señal de audio digital.

Innovación tecnológica para el Coloso de Reforma

Desde hace aproximadamente tres años, entre cambios administrativos que ha tenido el recinto, se había expuesto la necesidad de hacer una renovación, presentando anteproyectos que encaminaron la realización de dicho cometido para áreas como el audio, la iluminación y las pantallas, como relata Nicolás Peláez, quien desde hace tres años funge como Director de Producción del Auditorio Nacional, en conjunto con Eduardo Amerena, Coordinador Ejecutivo y Francisco Serrano, Director de Operaciones del recinto:

“Solicitaron hacer un análisis y tomó seis meses realizarlo; cuando lo entregué, había un total de diez ámbitos/proyectos que debían atenderse y que al ser éste un espacio auditivo y de conciertos, el audio debía ser lo primero en considerarse; luego la iluminación en sala, pues ya había cumplido su ciclo de vida, y el tercer ámbito/proyecto, las pantallas de LED”.

Nico Peláez

Los parámetros a considerar en el diagnóstico fueron el tiempo de uso (el sistema de audio llevaba más de doce años operando de forma ininterrumpida, mientras que la iluminación en sala tenía treinta años); la calidad y usabilidad de los equipos (que fueran de fácil manejo para el equipo del lugar), y la compatibilidad, pues el equipamiento del Auditorio Nacional debe funcionar en todo tipo de producciones.

Bajo esa premisa, se armó un proceso de selección abierto y transparente, a través de una convocatoria por invitación, donde las marcas y proveedores presentaron su propuesta económica y de diseño técnico, sometiéndose a una metodología de valoración por puntaje, en la que intervino cada jefe de área. La decisión se tomó emulando las características de una licitación, donde las compañías se presentaron ante un comité y notario que validó la transparencia en lineamientos para todos.

“La parte económica y la parte técnica se fusionaron bajo un esquema de comparación. Junté a todo el personal de audio del Auditorio y el Lunario, los encargados de área e hicimos una evaluación; pasamos eso a una tabla de puntajes y se hizo la suma de porcentajes que se entregó a la dirección con el del más alto. Fue una dinámica de competencia abierta, con valoración de cada área. Participaron las más empresas más importantes, y uno de los lineamientos para las invitaciones a las empresas fue proporcionar información de instalaciones de magnitudes de este tamaño, proyectos realizados y brindar soporte técnico permanente”, detalla Nicolás.

De este modo, la selección de la marca que quedó en materia sonora fue L-Acoustics, distribuida por Vari Internacional, mientras que en iluminación lo fue Robe en las luminarias y Showco con la adición de una consola MA Lighting GrandMA2. En proyección, se adquirieron proyectores Barco UHD de veinte mil lúmenes, y se realizará cambio de cámaras y switcher conforme se vayan dando las necesidades.

Hospitalidad y servicios, nueva era

A la par de remodelar los ámbitos ya mencionados, se realizaron mejoras complementarias en oficinas, sanitarios, lobby y cafeterías del Auditorio Nacional; se crearon incluso espacios nuevos como la zona de descanso para el staff de las producciones y desde luego, el personal fijo del recinto. Así lo expone Nicolás:

“Es importante dimensionar lo que ocurre aquí. Si sólo tomamos lo que pasó en el primer bimestre de este año, antes del confinamiento sanitario, la numeralia decía que hubo dos mil 300 toneladas de equipo, 365 trailers, 132 mil comidas, tres millones de horas hombre, 72 mil técnicos, un millón doscientos mil personas de público…el Auditorio merecía un cambio, algo integral, que no pasaba en treinta años. Se cambiaron sanitarios, cafeterías, menús, se hizo una nueva tienda, una enfermería, sala de juntas y un área de descanso para técnicos con camas, regadera y zona de comida. Tenemos salón de ensayo, adquirimos dos pianos Yamaha preciosos. En cuanto a zonas de trabajo, hicimos una rampa de tijera con plataforma, diseñado y hecho aquí, que hoy nos ha permitido reducir procesos de carga y descarga, restando horas y dinero”.

Para tener este cambio y renovación, se programó la instalación por periodos y con cronograma preciso que ocupaba las horas entre producciones hasta que llegó el confinamiento sanitario en marzo, se hizo una pausa y se retomó el proceso en julio con las medidas y protocolos de cuidado para todo el personal y la “ventaja” de no tener una cartelera en activo que permitió enfocar tiempo y staff en el cambio, montaje, entrenamiento y prueba de los nuevos equipos, tanto en el Auditorio Nacional como en el Lunario.

Audio en todo su esplendor

Tras la convocatoria, la marca elegida fue L-Acoustics, distribuida por Vari Internacional. Juan Francisco Álvarez, Gerente de Ventas de Sonido en Vivo e Iluminación de la compañía, rememora así parte del proceso:

“Armamos dos propuestas, una técnica y una económica, divididas en dos proyectos, uno para el Auditorio Nacional y otro para el Lunario, con dos apartados guía: audio principal más side-fill y monitores. Entregamos el nuevo ofrecimiento y fue muy importante el grado de transparencia que hubo; nos llena de orgullo haber ganado en esas circunstancias”.

“Ya notificados que fuimos elegidos hubo una junta y nos dieron detalles para iniciar, aclarar dudas, planear un scouting y el contrato y comenzamos a planear lo que íbamos a requerir. Lo primero fue hacer los pedidos, cantidades de cableado, conectores, conectividad y detalles de diagrama, porque se trataba de un cambio de marca y tecnología y eso implicaba también modificar el flujo de trabajo, así que debíamos atender la parte de entrenamiento oficial de L-Acoustics, donde se les explica todo lo referente a los equipos y sus plataformas, en el entendido de que parte del equipo ya está preparado para flujos de trabajo con tecnología basada en envío de señales de audio por AVB (Audio Video Bridging), sin que esto omita que se pueda trabajar con señal análoga y digital, pero sí tomando en cuenta que vienen estándares como el protocolo Milan, que será obligatorio en todo el mundo y quisimos que el Auditorio estuviera preparado con eso”.

De ahí que, además de los sistemas K1 y K2 de la marca, se añadiera el nuevo procesador P1 y que convierte un protocolo a otro: de AVB a digital y a análogo. Es muy novedoso porque además de enviar las señales ahí, viene con un control de matriz y tiene una función nueva, la suite de herramientas de medición M1, que optimiza los sistemas de audio para que en un futuro ya no se necesite un analizador externo y todo estará en el ambiente de L-Acoustics. Lo que pusimos está preparado para este sistema de flujos actuales y futuros del sonido en vivo”, puntualiza Juan Francisco.

Staff del Lunario

Allan Fernández, Francisco Serrano, Hugo Patiño, Nico Peláez y Juan Francisco Álvarez

Diseño del sistema

Con la referencia de haber sido parte del crew técnico para la gira de Luis Miguel, cuya producción ha solicitado y colgó equipo L-Acoustics para su última residencia en el Auditorio Nacional, Alex Soto, Entrenador y Especialista de L-Acoustics, posee un referente de posiciones y adición de equipo como los delays, lo que tomó como base para una propuesta de diseño: “Tomamos eso como referencia, agregamos, quitamos cajas y modificamos posiciones, pensando en un diseño no sólo basado en mi experiencia, sino también con el personal del Auditorio Nacional.  Así, definimos front-fill, sistema principal, side-fill y con los delays fuimos flexibles porque había limitaciones al momento de colgar”, explica.

“Por la cantidad de shows y calidad, elegimos K1 con complementos en el out-fill, siendo el K2  la base. Usamos SoundVision para lograr un modelo renovado del edificio, más preciso, basado en planos de Autocad con más nivel de detalle que nos permitió afinar más el diseño, evaluar qué tan obstructivas pueden ser en áreas de la audiencia y demás”.

“Quedé muy complacido con toda la colaboración y profesionalismo del personal del Auditorio Nacional; se implementó un flujo de trabajo considerando cuando tengan que bajar equipo y subirlo, realizar mantenimiento y demás, marcando cable por cable, manteniendo un orden, llevando una secuencia de trabajo”.

“Por su parte”, menciona Alex, “en el Lunario, el reto acústico fue complejo porque hay una cuestión de desniveles que dificulta poner a la misma altura e inclinación, sin motores, el sistema. Lo logró Germán Cuervo (asesor del proyecto), junto con Iván Jiménez —Jefe de Audio del Lunario—, y todo el equipo. Tuve la valiosa contribución de los hermanos Tovar, Juan y Salvador, en temas de alineación, además de la opinión de José Luis Sánchez “Viernes” y los otros chicos que han visto pasar tantos ingenieros y sistemas sonoros. Dejamos un sistema robusto y homogéneo que además brinda independencia a distintas áreas, permite compatibilidad con protocolos de red y opera con señales análogas y digitales. Lo que queda es que los chicos del Auditorio y Lunario practiquen, experimenten y busquen fallas y dudas; saben que tienen el respaldo de Vari Internacional y desde luego de L-Acoustics, a  través de mi persona, para atenderlos. Me quedo complacido de saber que este reto se logró cumplir de forma fantástica”.

El complemento de esto fue el entrenamiento, mismo que se dividió en dos partes y que fue impartido por Alex Soto, Entrenador y Especialista de L-Acoustics, quien también calibró y dejó a punto el sistema. Su colaboración fue desde el inicio, al estar involucrado en los diseños y cambios que se incluyeron en las propuestas, como el propio Alex revela:

“Estuvimos involucrados en el diseño y la manera de canalizar la instalación, además de los lineamientos para seguir una adecuada implementación, coordinar la instalación, calibración y alineación de sistema y entrega que se llevó tanto en el Auditorio Nacional como el Lunario. Todo funcionó perfectamente, Vari hizo un trabajo impecable de instalación y logramos coordinar los tres días de capacitación: la primera parte de ésta se llevó a cabo antes del confinamiento sanitario y se vieron fundamentos del sistema, la plataforma básica, el sistema de gestión, amplificación, redes, software de control y monitoreo, equipos de medición y posterior a la etapa más fuerte de la cuarentena, hicimos el entrenamiento acerca de las características de los equipos K; tuvimos la colaboración de un consultor con quien realizamos actividades en Latinoamérica, Germán Cuervo, quien me apoyó con la calibración y ajustes de lo montado en el Lunario; realmente todo fue hecho de la mejor forma, aunque los tiempos cambiaron por la situación sanitaria que enfrentamos”.

Allan Fernández

Alex Soto

Primero, segundo y siempre: orden

Por su parte, Allan Fernández, Director de Ventas de Vari Internacional, destaca del proyecto el reto de tener una instalación impecable, ordenada, y estética: “Una de las primeras cosas que hicimos fue la amplificación, porque son racks que tienen sistemas de ventilación e iluminación, porque no son de tour, entonces todos los cables se hicieron a la medida para que no quedara nada expuesto y que la imagen de nuestra instalación fuera de las mejores”.

“Todos los conectores son Neutrik, se cuidó esa parte también. La instrucción del ingeniero Hugo Patiño —Director General de Vari Internacional—, fue muy clara: la instalación debe ser estética y limpia. Juan Francisco hizo diagramas revisados con Alex Soto y eso llevó un mes, porque debimos armar cableado para dos redes, una primaria y otra secundaria, amplificador por amplificador, todo etiquetado. La red se hizo con el software de LA Network Manager. “De alguna forma, el tiempo en el que no hubo actividades en el Auditorio debido al confinamiento nos permitió hacer la instalación con mucha calma y dejar a punto todo para que efectivamente, las funciones de protocolo que permite pasar de una señal a otra, con tres o cuatro opciones de respaldo, ocurriera. Fue un reto por ello dejar todas esas venitas que son los cables a punto para que esa tecnología realmente funcionara como dice el manual. Las prestaciones de los procesadores P1 es algo que ya se conoce en otros países y lo van a querer usar de esa manera”. 

“Al equipo también se sumaron Salvador y Juan Tovar, de la compañía consultora MAS3DB, expertos a quienes consideramos parte del equipo y se integraron en la segunda parte de la instalación; todo fue muy bien con ellos, porque el expertise que poseen es muy grande respecto a varios sistemas de audio. Fue fácil para ellos revisar los equipos y emitir opiniones que enriquecieron el criterio para ajustar y dejar homogéneo el sistema”, concluye Allan.

Con la esperanza de regresar a la experiencia de los shows presenciales muy pronto, el personal técnico del Auditorio Nacional y el Lunario afina aptitudes y se adapta a la era de conciertos en streaming, que desde octubre activaron parcialmente la acción en ambos recintos. El anhelo es poder vibrar juntos cuando la tercera llamada vuelva a sonar y se suba el telón que ha hecho mítico lo ocurrido sobre sus respectivos y entrañables escenarios.

 

El crew guerrero del Auditorio Nacional

Jorge Ríos, Jefe de Foro Auditorio Nacional

“Todo el equipo que manejemos tiene que ser óptimo para los requerimientos de todas las producciones. El equipo que tenemos ahora cumple con 98 por ciento de los riders, con un diseño específico para cubrir las 9,600 localidades del recinto. La iluminación está basada en LED y buscamos una luminaria que diera temperatura de color para cámaras de video con la implementación de todos los protocolos. Con estas lámparas podemos hacer que todo funcione como una sola; son 16 universos para que se pueda llevar la creatividad al límite, operados con una consola GrandMA2, reforzado con sistema Madrix para efectos con la luz de sala. También hay pantallas nuevas con capacidad full HD y 4K retráctiles que pueden elevarse para ver el Órgano Monumental del Auditorio Nacional”.

José Luis Sánchez “Viernes”, Jefe de Audio Auditorio Nacional

“Siempre son buenos los cambios. Ya en algunos riders iban enfocados a este sistema por la tecnología que en otros países vienen ocupando. Lo mismo pasó con las pantallas e iluminación de la sala, que ahora cuenta con una gran cantidad de colores y eso se puede ofrecer”.

“Queríamos tener más control, un sistema diferente y con potencia y si bien es algo que cubren la mayoría de las marcas, ya lo habíamos visto y sentido; fue lo adecuado para el tipo de producciones que tendremos”.

Iván Jiménez, Jefe de Audio Lunario del Auditorio Nacional

“Tenemos las vías para poder cumplir un rider nacional e internacional, sin problema, de cualquier género, elegimos esta marca porque está bien posicionada y está a la vanguardia. En tamaño todo es más pequeño, compacto y poderoso; como es un lugar pequeño, ayuda más a la visión del artista. Estamos muy contentos con el resultado y lo que viene”.

 

Salvador y Juan Tovar / MAS3DB

Expertos en sistemas y consultores en audio, los hermanos Tovar mantienen una relación con Vari Internacional desde 2007, siendo apoyo para consultoría y la impartición de talleres. “Nuestra función en el proyecto fue valorar las condiciones en que salía el equipo anterior, que curiosamente le tocó a Salvador montar cuando entró en 2006. También dimos apoyo en soporte para la instalación del nuevo sistema y nos sumamos a las pruebas de manera conjunta. Estamos familiarizados con L-Acoustics porque hemos adquirido la serie Kudo y VDosc, así que brindamos asesoría técnica y aclaramos dudas a quienes nos consultan”.

“Estuvimos desde las propuestas y durante todo el proceso, incluida la capacitación. Seguiremos atentos para dar soporte en cuanto las cosas se reactiven, que es lo que todos estamos esperando. Nos llevamos la satisfacción, un sentimiento muy satisfactorio por ver cómo fue el cambio a este sistema, que ya es punta de lanza en América Latina. La tecnología que marca la diferencia en los equipos de esta marca son las redes, sin duda”. 

“Junto a Alex Soto nos tocó colaborar para dejar listos los sistemas, tanto en el Auditorio Nacional como en el Lunario. Estuvimos tanto en el análisis predictivo como en el práctico, checando las diferentes posiciones y zonas con el tono generado por la fábrica”.

 

K1, punto de referencia

Como una fuente lineal de gran formato y tiro largo, el sistema K1 brinda un SPL notable, bajas frecuencias y tiro con capacidad para estadios y festivales al exterior, con una configuración de transductor diseñada para entregar un patrón de radiación horizontal discreto.

Integra un sistema de colgado que ofrece una gran precisión e instalación accesible, un empaque de gira dedicado (LA-RAK) y una nueva biblioteca de ajustes para una fácil puesta a punto.

K1 es un sistema que ha estado presente en giras en estadios e importantes festivales al aire libre y junto con el subwoofer K1-SB ofrece un gran nivel de control de directividad, apto para resolver problemas de contaminación acústica y tiro en entornos al exterior. Gracias a su sistema de rigging es una opción ideal para un despliegue preciso, así como rápida carga y descarga.

K2, la continuación del expertise

Con este altavoz, L-Acoustics escala el K1 hacia un formato flexible de doce pulgadas con un fuerte SPL, ancho de banda extendido y bajas frecuencias reforzadas; es compatible en acústica y colgado con los K1 y el subwoofer K1-SB, integra directividad horizontal (70/110 grados y 90 grados L/R), LA-RAK II AVB (LA12X) avanzado y es de bajo peso para limitaciones de colgado y efectividad de costos logísticos.

Ofrece la misma firma sonora potente y prístina como el K1 en un formato más ligero y compacto y ángulos de diez grados entre elementos para una máxima versatilidad. El K2 puede ser desplegado como un complemento del K1 o como un sistema único para eventos con audiencias de hasta veinte mil personas sin sacrificar potencia.

El K2 puede ser colgado incluso bajo las más fuertes limitaciones de rigging y con la tecnología de directividad horizontal ajustable L-Acoustics Panflex, exclusiva de la marca, se enfoca en la cobertura sonora sólo en el público, abordando cómodamente los entornos acústicos más desafiantes o los problemas de contaminación acústica para eventos al aire libre.

 

Encargados del proyecto

  • L-Acoustics
  • Tim McCall (LatAm Sales Manager L-Acoustics)
  • Alex Soto (Entrenador y Especialista L-Acoustics)
  • Germán Cuervo (Especialista)
  • Vari Internacional
  • Arturo Trujillo (Técnico especializado)
  • Víctor Alatorre (Técnico especializado)
  • Gabriel García (Técnico especializado)
  • Ing. Allan Fernández (Director de Ventas)
  • Ing. Juan Francisco Álvarez (Gerente de Ventas de Sonido en Vivo e Iluminación)

 

Audio Auditorio Nacional

Principal

  • L-Acoustics
  • (28) K1, (28) K2
  • (16) K1SB
  • (16) KS28
  • (04) P1
  • (02) Luminex Gigacore 1
  • (04) Luminex Gigacore 26i

Delay

  • (06) Kara

Front-fill

  • (08) X12

Monitores

  • (22) X15 HiQ
  • (02) Arcs Focus
  • (02) SB18m

Side-fill

  • (04) A15 Focus
  • (04) A15 Wide
  • (08) KS21

 

Audio del Lunario

Principal

  • (12) Kara
  • (04) SB18
  • (04) SB28
  • (02) P1
  • (01) Luminex Gigacore 12

Front-fill

  • (06) X8

Monitores

  • (14) X8

Side-fill

  • (04) A10 Focus
  • (04) KS21

 

Entrevistas: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco