https://www.facebook.com/100006025561862/videos/1556730411204463/

Una operación en la espalda a mediados de enero del año pasado dejó a Alex Otaola a la mitad de hacer la música para la película “Selva Trágica”, de Yulene Olaizola, la cual estaba planteada sólo con sintetizadores. De ahí, el tiempo de recuperación se extendió en terapia contra el aislamiento que trajo la contingencia sanitaria, lo que se tradujo en un luminoso periodo creativo que hizo posible —además de la música de la peli— el nacimiento de “Volumen 2” del proyecto personal del guitarrista, “Fractales”.

“Por el confinamiento, primero en plan terapia y luego para mantener mi ánimo estable, me reencontré con un estado creativo, que finalmente dio paso al concepto de este “Volumen 2”: que la música genere una experiencia multisensorial y el uso de las redes sociales para crear conexión y empatía, que es para lo que menos las estamos usando. Fue muy loco y me dejó —y me tiene—muy contento, porque me liberó de la sensación de aislamiento y encierro”.    

Así devinieron los cuatro pedazos de este collage sonoro/curativo:

I. Contrastes

“Lo de los sintetizadores es algo en lo que me he ido clavando desde que tengo el proyecto Astrolab-iO con Javier Lara; aproveché que había acabado la película y como tenía todo conectado, pensé: ‘si me la tengo que llevar leve, voy a seguir haciendo cosas’. Y fue muy curioso, porque me di cuenta de que llevaba tiempo sin componer para mí; he aportado para la grabación de otros con ideas que están en el estilo de ese grupo en particular, o si era música para película, adecuarme a lo que pasa en la pantalla y al gusto específico del director, o bien que en los proyectos en los que he estado últimamente, como el dueto con Todd Clouser, el trío con Aarón Cruz y Patricio Iglesias, Astrolab-iO o Infinito con Iraida Noriega, se basan mucho en la improvisación, así que hacía tiempo que no me sentaba a componer, a estructurar”.

“Luego me di cuenta de que los videos psicodélicos que hago muy seguido son más sencillos de hacer hoy y por lo tanto, los clips para las canciones. Me puse a editar y al día siguiente lo subí a mi Instagram. Ahí me cayó el veinte de que había una conexión con lo que hice para el “Fractales Vol. I” (2007), tanto musicalmente como en la parte de dar una identidad audiovisual a las ideas. A la siguiente semana terminé otra canción y su video y así las demás. ¡De pronto ya estaba haciendo la segunda parte de ‘Fractales!”. 

II. Oportunidad

“Pensé que la manera indicada de compartir el proyecto podía ser mediante redes sociales, subiendo una canción por semana. No me lo había planteado así, pero se fue dando solo, como deletreándole el disco a la gente, pues también pensé que así pondrían más atención a una canción que a un disco completo; diseñar una manera más interesante para que el público escuchara. Hacer visuales las canciones me gusta porque siento que hay más de un sentido conectado en la música y la experiencia se vuelve más inmersiva”.

“En el contexto del encierro, creo también que eso permitía salirse de la cotidianidad, de la sensación de aislamiento. Los clips de las canciones los hice con aplicaciones que generan glitches o caleidoscopios en el celular, y con esas hice cada video, editándolo a partir de un render. También llegué a usar material de stock con clips de video de uso libre y combinándolos con tomas mías. Conforme acababa iba subiéndolo a mi Instagram. Hoy, todo eso se puede hacer con el celular”.

III. Hágalo usted mismo

A diferencia del anterior “Fractales”, donde había músicos invitados, aquí sucedió lo opuesto. En “Volumen 2”, Alex se convirtió en productor e hizo todo: 

“Los últimos dos o tres años conseguí sintetizadores y equipo (nuevo, usado o por intercambio) y también le saqué jugo, por fin, a varias cosas que tenía y no había usado. Pero lo que desató todo fue tener conectado un Rhodes a un delay de cinta, que conseguimos para Astrolab-iO Javier Lara y yo, cuando estaba con lo de la película. ¡Aquello sonaba espectacular!”.

“Luego me puse a moverle a estos módulos, que no son sintetizadores, pues no tienen teclado, como el Peak de Novation o el Minilogue XD de Korg, que usando un controlador se pueden tocar diversas cosas en distintos sintes. A eso se sumó una caja de ritmos Elektron, que también está buenísima, de ese equipo que conseguí y no había tenido tiempo de explorar y probar. También aprendí maneras de conectar los equipos gracias a Javier, y por ejemplo, pude mandar una señal MIDI a un divisor y lograr que de ahí, esa misma señal se fuera a un clock que envía otro tipo de información a otro equipo; cosas que no explotaba: yo grababa lo que debía con el sonido que tenía y punto”.

“En el cuarto que tengo como home studio es más sencillo grabar instrumentos por línea: tiene un acondicionamiento acústico con algunas trampas de graves que, sin ser un estudio profesional, me sirve como referencia sonora para lo que hago aquí. Con eso y unos monitores KRK Rokit 8 y su función Ergo, que calibra la acústica del cuarto, más las orejas de Luca Ortega, con quien seguido hago cosas, tuve suficiente”.

“Con Logic y varias librerías de sonido armé las baterías; con los sintetizadores hice los bajos y para las guitarras sólo usé un amplificador Kemper (muy bueno), que no necesité microfonearlo o tenerlo fuerte. Todo entró por un par de preamplificadores TwinFinity de Universal Audio, que ya tenía uno y que a partir de la película sentí que necesitaba el par para que los sintes que salían estéreo pasaran por el mismo preamplificador. Así se siente una diferencia muy buena en el sonido”.

“Hay una pieza de guitarra sola que grabé completamente limpia y después, por ese canal, fui mandando esa señal a varios pedales y efectos para ir probando: grabé como quince canales distintos de esa lira con ciertos presets y luego me puse a recortar, a añadir efectos…antes grababa con la lógica del ejecutante: ya que tenía definida la parte del sonido la grababa y así se quedaba. Ahora lo hice con lógica de productor: grabé las partes y después me clavé en ver qué sonidos podía usar cada segmento”.

“De guitarras use varias, pero destacan una Epiphone Joe Pass que, gracias a que estuve un tiempo asesorándome con Eduardo Piastro, le pude sacar mucho y en la rola de pura guitarra, si no hubiera tenido sus consejos no hubiera logrado lo que saqué. Las canciones más rockeras las grabé con la Les Paul de toda la vida, mientras que para otras rolas usé guitarra acústica y combiné todo lo que tengo”.

“Por la parte de mezcla, la hice con plug-ins como Ozone de iZotope; cuidé la ecualización y compresión e hice varias escuchas: en los monitores, en varios audífonos y también el puro archivo en otro reproductor hasta sentir que esa fue la versión ideal de lo que pude lograr en estas condiciones. Hubo cosas fáciles de mezclar, pero donde había baterías, loops, bajos, samplers y demás, me clavé un buen rato”.

IV. Victoria

“Este ‘Volumen 2’ de ‘Fractales’ fue y es una terapia y lo disfruté mucho. Si no lo hubiera tenido me la habría pasado angustiado, deprimido, afectado de un modo y no, esto me enfocó. Cuando terminaba una canción me sentía muy bien, porque significaba que todo el tiempo invertido no fue ‘tiempo de aislamiento sanitario’, sino tiempo con el que lo venciste”. 

La creación de “Volumen 2” de “Fractales”

Interfaz:

Universal Audio, Apollo Twin

Preamplificadores:

Universal Audio, TwinFinity x2

Software:

Logic

Microfonía:

(02) Shure KSM32, SM57

Monitores

KRK (Rokit 8 + ERGO)

Guitarras:

Castellanos Otaola Custom, Gibson Les Paul Studio, Epiphone Joe Pass, Fender Stratocaster; 12 cuerdas acústica; Resonador

Cuerdas:

Jimmy Wess

Amplificación:

Orange

Sintetizadores y módulos:

Fender Rhodes, Moog Sub 37, DFAM y Mother32, Novation Peak, Korg Minilogue xd; Kaossilator Pro, Arturia MicroFreak, Roland Juno 6; Octapad SPD-SX y Chorus Echo RE-301; GR55, Elektron Digitone y Digitakt, Kemper Stage, Waldorf Streichfett

Efectos:

Vintage Tone, Fractalizador Custom, Eventide, H9, Korg, Kaoss Pad, Strymon, Volante, Digitech, Wammy, Keeley, Bubble Tron, Meris, Enzo + Hedra, Malekko, Charlie Foxtrot, Chase Bliss Audio, Mood, Boss, DD500 + Angry Driver + PS5 + VO1, Earthquaker Devices, Bit Commander + Arpanoid, Moog, Murf + ClusterFlux + Phaser + FreqBox + Ring Mod

Plug-ins:

Arturia V-Synth Collection, Native Instruments Komplete, Universal Audio FATSO, iZotope Ozone