La producción musical y en general todo lo relacionado a la música, ha sido por años percibida socialmente como una profesión muy divertida y de entretenimiento, y si bien normalmente las personas que vivimos de alguna actividad relacionada con ella nos sentimos muy gratificados de hacerlo, también, al igual que cualquier otra profesión, tiene un alto nivel de exigencia que puede llevarnos a experimentar aspectos que no precisamente son divertidos.

Aunque solo se especialicen en un género, siempre habrá algo que aprender de otros, descubrir cómo aplicarlos con buen gusto y jamás dejar de actualizarse.

Retos a superar

A pesar de su ubicuidad y familiaridad, la mayoría de las personas que no tienen un acercamiento profundo con esta actividad desconocen muchos de sus aspectos básicos y sus implicaciones al momento de realizarla. Por ello, en esta ocasión compartiré 8 crudas realidades relacionadas con la producción musical que permitirán ampliar el panorama en relación a esta actividad.

1. Para ser un productor musical profesional es necesario contar con años de experiencia, criterio y buen gusto. Aprender a escuchar: para ello no basta con escuchar mucha de la música que les gusta; es dedicar su vida a aprender a escuchar todos los géneros posibles con atención (les guste o no), estudiarlos y de ser posible trabajar en ellos para comprender cómo están hechos y que le pueden aportar a su criterio musical y carrera. Aunque solo se especialicen en un género, siempre habrá algo que aprender de otros, descubrir cómo aplicarlos con buen gusto y jamás dejar de actualizarse. Escuchar los orígenes, pero también las nuevas propuestas, identificar las tendencias musicales.

2. Serán un productor musical más completo si amplían sus conocimientos sobre la teoría y ejecución musical. Nunca está de más saber tocar algún instrumento para poder ampliar su visión musical en términos de la teoría y las posibilidades musicales que pueden enriquecer su producción, al mismo tiempo que serán más claros al dirigirse a músicos y arreglistas sin dejar suelto todo el control a ellos, dándote resultados, que aunque pudieran ser buenos, se separan demasiado del objetivo que se pretende. Si bien existen destacados productores musicales que no tienen ningún conocimiento teórico y se han recargado en algún director musical o arreglista que absorbe esta función, mientras más opciones tengan como profesionales, sin duda estarán más preparado para conseguir mejores resultados y un sello muy distintivo y personal en sus producciones. Saber cómo piensa un pianista o cómo respira un trompetista puede ser la diferencia entre sacarles lo mejor o limitarlos.

3. La producción musical es una actividad muy celosa y absorbente. Cuando su actividad principal es ésta y la toman en serio como una forma de vida, los horarios se ven bastante comprometidos, pues estarán en muchas ocasiones a expensas de la sincronía con el tiempo de los demás, músicos que viajan desde fuera para la sesión en determinadas fechas, horarios especiales, aprovechar a músicos antes que salgan de gira y demás. Son factores que influyen en la organización de los cronogramas de producción, donde sin duda más de una vez tendrán que estar dispuesto a renunciar a otras actividades para poder llevar a cabo las sesiones de producción.

4. Apártense del deseo de fama. Puede que sean el cerebro que le haya dado forma a la obra musical del autor; sin embargo, será poco común obtener el reconocimiento público, por lo tanto, es sano saber que al terminar la producción empieza la promoción del tema y el artista, sin quedar rastro de su presencia, acostúmbrense a ello.

Sabemos que existen factores que pueden estar fuera de su alcance como productor, pero aun así, ustedes siempre serán los responsables del resultado y un proceso bien llevado.

5. A menos que sean una celebridad, al cliente no le importarán sus viejas glorias. Por lo tanto, el respeto tendrán que ganarlo en cada una de sus producciones con los resultados que obtengan, de la misma manera que alguna vez lo hicieron las celebridades. Esto implica esfuerzo y muchas veces diferencias con el equipo de trabajo, pero si están lo suficientemente preparado para ello, un desenlace satisfactorio será su garantía.

6. Ustedes son los responsables del proceso y resultado de la producción. Sabemos que existen factores que pueden estar fuera de su alcance como productor, pero aun así, siempre serán los responsables del resultado y un proceso bien llevado. Para eso los contrataron, para que, a pesar de lo que sea, tengan las herramientas que brinden soluciones a cada aspecto de la producción. Es por ello que estar bien preparados y prever cualquier imprevisto apoyado en el equipo adecuado, tanto técnico como humano, les conducirá con éxito a conseguir el objetivo final.

7. Trabajar en su equilibrio emocional es vital. Si su atención es dispersa o tienen preocupaciones que les impiden concentrarse y ser creativos en las sesiones, si apresuran los procesos porque tienen prisa y demás, seguro que no estarán cien por ciento comprometidos y el resultado reflejará todo su potencial. Es importante mantener un equilibrio que les permita irradiar un ambiente adecuado para la creación artística y que se genere una total confianza y comodidad al tenerlos al frente de la producción.

8. El presupuesto impactará en sus posibilidades artísticas. Sin embargo, eso no debe impactar en lo creativo ni en su actitud. Si el presupuesto solo te permite trabajar con piano y voz, hagan que eso sea mágico; depende de ustedes que se transmita adecuadamente el mensaje musical. Existen producciones con más de cien músicos que no logran transmitir la emoción que intentaba el autor. Si el presupuesto es limitado (como suele serlo), aun así adopten una actitud proactiva que les permita llevar al máximo el potencial de la canción.

Espero que estas realidades les complementen la visión sobre la producción musical en el campo de acción, son exigencias que vale la pena experimentar porque no hay nada más gratificante que escuchar una canción concluida de la mejor manera, sabiéndose parte esencial de ella y sabiendo que valió la pena el esfuerzo y dedicación. ¡Mucho éxito en sus proyectos!

El respeto tendrán que ganarlo en cada una de sus producciones con los resultados que obtengan.

Por Ferrer León*

*Es productor musical, ingeniero en audio y músico y cuenta con 25 años de trayectoria en diversas áreas de la producción, participando en diferentes proyectos dentro y fuera de México, que abarcan música regional, pop, jazz, rock y orquestas sinfónicas, así como música para empresas y soundtracks. También está a cargo de la producción de audio en la Dirección de Innovación de la Secretaría de Educación Pública. Es miembro votante de los Latin Grammy y cuenta con su propio estudio de grabación, AntenaStudio, en Guadalajara, Jalisco. Pueden encontrarlo en: ferrer@antenastudio.com y www.antenastudio.com