Desde Electric Lady Studios de Jimmi Hendrix en los años sesenta, hasta espacios de broadcast, educativos y comerciales, medio siglo después, John Storyk y Walter Storyk Design Group (WSDG) amplían sus capacidades para los próximos cincuenta años.

Todo comenzó casualmente en 1968, cuando el ahora legendario arquitecto y acústico John Storyk, entonces recién graduado de arquitectura de la Universidad de Princeton y miembro de una banda de rock que estaba buscando trabajo, recibió la llamada del manager de Jimi Hendrix, Michael Jeffery, preguntándole si le interesaba diseñar la discoteca del músico en Greenwich Village (un recinto que John había visitado con frecuencia durante los últimos años).

La secuencia de eventos que siguieron llevaría a John a su primer proyecto: uno de los primeros estudios de grabación propiedad de un artista en el mundo: Electric Lady Studios. Durante las décadas siguientes, Electric Lady se convirtió en una máquina ininterrumpida de creatividad, desempeñando un papel vital en la música más significativa de nuestro tiempo: The Rolling Stones, Led Zeppelin, David Bowie, AC / DC, Muse y una enorme lista de bandas. Para la firma de consultoría y diseño acústico WSDG, que John Storyk fundó con su esposa Beth Walters, Electric Lady también representa el comienzo de un largo camino de innovación y realización creativa que continúa hasta nuestros días y que seguramente continuará desarrollándose en las próximas décadas.

En un entorno en el que se encuentran los profesionales del audio, como es la Convención de Audio Engineering Society Nueva York (AES), se realizó un festejo del primer medio siglo de WSDG. ¿Cómo se siente John Storyk con este aniversario?

“Empecemos por esto: Jimmi Hendrix me llamó para diseñar una discoteca a la que curiosamente yo iba muy seguido, trabajé en el diseño con el ingeniero Eddie Kramer y al final del proyecto me comentó que querían hacer un pequeño cuarto de control en la parte trasera para hacer grabaciones en vivo. Los planes para hacer la discoteca terminaron y fue entonces cuando Jimmi, su manager y Eddie me propusieron hacer el estudio. Yo les dije que tenía que pensar más acerca de cómo hacerlo y ellos aceptaron; entré a aprender diseño acústico y comencé a visitar estudios acompañado de Eddie (fui muy afortunado). Me pasé prácticamente un año construyendo el estudio y eso cambió mi vida. Incluso antes de que el estudio fuera abierto, ya tenía otras tres propuestas para hacer proyectos de ese tipo”, menciona.

“Hay que recordar que en 1969 no había estudios en el centro de Nueva York y de hecho, un estudio de la magnitud de Electric Lady era único; no se había hecho algo así antes en la ciudad y no teníamos una referencia de cómo hacerlo. Lamentablemente, Jimmi murió al poco tiempo de que el estudio abriera, pero afortunadamente llegó Stevie Wonder a trabajar en él. No había una carrera de diseñador de estudios como tal y así empecé, de una manera completamente orgánica. Yo no era una persona empresarial, no pensaba así. Yo sólo era un arquitecto y músico y ahora hemos apoyado a mucha gente, tenemos a cincuenta personas como colaboradores. No tenemos miedo de hacer negocios, pero lo hacemos de una manera orgánica y podemos trabajar en cualquier parte del mundo, gracias a las comunicaciones. Ahora queremos decir ‘gracias por estos cincuenta años’.

“Actualmente, tenemos muchos proyectos en todas partes, no sólo estudios de grabación, sino centros de creación de contenidos y otros de acústica, como teatros. Ciertamente las cosas han cambiado y ahora mi esposa y yo estamos dejando un legado para transferir lo que sabemos y que WSDG continúe. Realmente esto nunca me lo habría imaginado, es un momento muy especial para nosotros”, continúa John Storyk.

“Sin duda, Beth Walters es un pilar fundamental para WSDG, tal y como lo explica John: “La inicial W es por Walters. Beth llegó a mi vida hace 32 años y somos pareja y socios de negocios desde ese tiempo. Ella es diseñadora de interiores y textiles y ambos nos complementamos. Yo soluciono la parte acústica y lo veo todo muy geométricamente. Electric Lady no tenía color. Ella lo colorea todo y empezamos a trabajar juntos antes de casarnos. Ahora se está retirando poco a poco y está haciendo otras cosas, pero ha sido y es extremadamente importante”.

WSDG cuenta con colaboradores alrededor del mundo, que diseñan y realizan una gran cantidad de proyectos. Ellos son la base del servicio que el despacho ofrece: “La gente con la que trabajamos lo es todo. Hemos sido muy afortunados. Seguimos aprendiendo y enseñando, me gusta enseñar”, comenta John, quien sabe que aunque sus colaboradores tienen un amplio conocimiento de lo que hacen, “a veces les sigo enseñando algunas cosas”, agrega.

Con proyectos de índole corporativo, deportivo, de educación, entretenimiento y por supuesto los reconocidos estudios de grabación por todo el orbe, felizmente, México es tan importante para John Storyk que desde hace 29 años tiene una segunda casa en estas tierras. Visitó el país en 1963, concretamente Isla Mujeres, cuando no había casi autos, y así fue como se enamoró de esta nación. “Amo México y a su gente, lo llevo en mi ADN, estoy muy agradecido con este país”.

WSDG es, indudablemente, una referencia en diseño acústico a nivel mundial. Estos primeros cincuenta años encuentran al despacho con grandes proyectos y seguramente los tendrán por mucho tiempo más; por lo menos, por otros cincuenta.