CAM00130Trabajando. Así festejó Vatel Producciones la preferencia que clientes y proveedores sienten por una de las empresas mexicanas cuya carrera en la industria del espectáculo está avanzando a paso firme. Fundada por la productora Miriam Villalobos, la firma estableció un sólido prestigio hace tres años, gracias a la organización técnica de la misa para 400 mil fieles que ofició en el Parque Bicentenario de León, Guanajuato, el entonces Papa Benedicto XVI.

Compuesta por dos servicios. Vatel Producciones está dividida en un área que se encarga de eventos corporativos y festivales, además de Vatel Audio Video Iluminación, un eficiente staff concentrado en la renta de equipo.

Con la idea de conocer más sobre las fórmulas del éxito, nos reunimos con el cuerpo técnico de Vatel Producciones en la Arena Ciudad de México, donde produjeron una jornada de charlas motivacionales impartidas a miles de jóvenes emprendedores.

“La actualización es todos los días”

Juan Manuel Avilés, gerente de audio de Vatel, llevaba algún tiempo trabajando en otra compañía. “Pero sentía que me hacía falta el compromiso de poder apoyar a una empresa”, hace historia; “entonces conocí a Miriam Villalobos y fue sensacional: todavía era una compañía pequeña y le dije que quería dar el siguiente paso, que no podía dar en otro lado. De ahí partió esta amistad laboral”.

Siete años después. “Desde que inició Vatel, hemos manejado la marca de equipos de audio d&b audiotechnik”, destaca Juan Manuel; “empezamos con las altavoces de la serie 80, que son cajas pequeñas; de ahí vinieron los equipos grandes: el Q1 y la serie J. Con d&b tenemos una relación de años y en cuestión de compras es la mejor opción para nosotros. Tenemos todo de d&b: PA, monitores y sistemas convencionales, provisto por Hi Tech Audio México”.

CAM00137d&b serie J, Q1 y monitores M4. “El audio está siendo alimentado con amplificadores d-12”, señala Juan Manuel Avilés; “un sistema bastante cálido, operado por un software de control remoto cirtual R-1, con el que vamos a la segura en este evento: con un cable de red desde la consola hasta los amplificadores, para tener dominio sobre cada uno”, muestra; “es como ejercemos autoridad sobre nuestro sistema”.

Estar vigentes. “Somos un equipo que ofrece un servicio y presenta una sonrisa, con la disponibilidad de resolver cualquier imprevisto; partimos del conocimiento y la exigencia de una buena educación. La mayoría de nuestra gente viene del Instituto Politécnico Nacional y de tomar entrenamientos en Hi Tech Audio u otras compañías”, apunta el gerente de audio de Vatel Producciones; “somos gente joven pero profesional y que tiene la madera para poder lleva a cabo un evento de cualquier tamaño”.

“El servicio técnico debe ser rápido”

Por otro lado, el director de ventas de Hi Tech Audio, Fernando Roch Barrera, hace eco a las palabras de Juan Manuel. “Vatel Producciones es nuestro gran socio de negocios y hemos estado trabajando con ellos ya por varios años”, testifica; “Vatel utiliza equipos d&b audiotechnik y parte del apoyo que damos a empresas como ésta es la capacitación constante. Tenemos un departamento coordinado por el ingeniero Salvador Castañeda y cada mes ofrecemos cursos de actualización, ya sea de control remoto o sobre las nuevas formas de trabajar el audio”, ilustra; “son cursos básicos para entender el audio, o si llegan nuevos equipos o tecnología, nosotros capacitamos”.

Asesoría en eventos y montajes. “Estamos viendo que la gente de Vatel está haciendo las cosas bien y al mismo tiempo, nos retroalimentan”, señala Fernando Roch; “es una relación interactiva. Ellos nos hablan sobre el mercado, nosotros, les damos apoyo y siempre tenemos presencia con ellos. Vatel tiene este evento importante en la Arena Ciudad de México y fue la primera vez que nuestro nuevo equipo sonó. Nos pidieron apoyo y Salvador Castañeda se puso en contacto con Juan Manuel Avilés, con quien estuvimos viendo el diseño acústico, vía el programa de predicción Array Cal de d&b”.

Respaldo físico de Hi Tech Audio. “No solamente de productos d&b, sino de todas las marcas que manejamos”, califica el gerente de ventas; “la idea es que nos casamos con nuestro socio de negocios y jamás lo dejamos sólo: tenemos por política del taller d&b (por contrato), entregar el equipo reparado en 48 horas y garantizar que funcione. Tenemos un departamento de soporte técnico (capacitado en todas las marcas), que atiende las 24 horas, 365 días al año y es capaz de dar asesoría por teléfono, por correo electrónico y puede producir (con 24 horas de anticipación) cualquier evento”.

La atención después de la entrega, crucial. “Creo que es más importante que la venta misma”, subraya Fernando Roch; “a final de cuentas, si se utilizan correctamente, todos los equipos suenan bien. Lo que hacemos es contar con los mejores productos para la aplicación que se tenga; el problema es qué equipo debe usarse; vemos que todo funcione bien, como enlace o para resolver cualquier duda que tuviera el personal”, concluye el gerente de ventas de Hi Tech Audio; “porque es parte del apoyo de la marca siempre estar presentes en los momentos importantes para apoyar el cliente con cualquier duda técnica o comercial y en este caso, garantizar la producción de Vatel”.

“Ajustamos un sistema

muy plano”

Para el ingeniero de sistemas Abner González, el camino del sonido comenzó a corta edad. “Desde chico me gustó el audio en general y más, los sistemas y su ajuste”, hace memoria; “estudié diseño de sistemas en la escuela de Meyer Sound y he seguido capacitándome con los cursos de Smaart. En Vatel Producciones ya tengo un año”.

Los retos de la Arena Ciudad de México. “Primero, como no tenía una base con medidas del lugar, fue un problema venir y estar midiendo. Para el mejor alineamiento, lo mejor es estar físicamente en el lugar”, Abner valora; “para hacer un buen diseño, no hay mejor opción que tomar las medidas reales. Cuando nos las mandan por correo electrónico, normalmente hay obstáculos que no se ponen y para nosotros son muy importantes de considerar para que tengamos un buen diseño. Una vez terminando, todo es por medio de la computadora”, documenta; “nos basamos en el programa Cal Array de d&b. Con él preparamos un diseño con el número de cajas, la angulación de cada una, su altura y los arreglos de outfill y frontfill. Podemos modificar frecuencias, porque tiene ecualizaciones y delay, para poder ajustar todos los amplificadores sin la necesidad de procesos externos”.

Manejo de potencia, sólo con el control virtual R-1. “Para hacer el ajuste, es la herramienta con la que controlamos todos los amplificadores”, sostiene Abner; “en este caso, la Arena es muy alta: estábamos tirando a casi veinte metros y no alcanzamos a llegar hasta arriba, porque hay un punto en el que, si subimos más, íbamos a tapar la pantalla central”, plantea; “el techo es demasiado alto y para librar la pantalla, movimos los ángulos y tiramos todavía más arriba, con ayuda del programa de Smaart y micrófonos de medición de Beyerdynamic para precisar los cortes, que los hacen automáticamente los amplificadores, porque tienen presets, pero en esta ocasión bajamos mucho las frecuencias medias y graves, que son las que producen el popeo de la voz, y trabajamos los subwoofers de manera independiente, porque normalmente la voz no necesita de subs y podemos bajarlos sin afectar el resto del sistema”, se alegra.

CAM00086Ventajas del arreglo d&b audiotecknik. “Me gusta porque el sonido es muy claro y por su sistema de trabajo, ya que todos los amplificadores se pueden controlar a través de la computadora, asegurarnos que estén trabajando en el rango óptimo y no saturen ni se calienten demasiado”, determina el ingeniero de sistemas; “a través del R-1 podemos operar el arreglo, revisar y ver que todas las cajas estén trabajando”.

“Hay que seguir aprendiendo”

Comienzo joven. “Mi tío José Luis Morales, tenía una empresa llamada Audio Visa”, asegura Miguel Ángel Gutiérrez, técnico de audio en Vatel Producciones; “fue quién me empezó a enseñar poco a poco. Seguí con él hasta que realmente lo vimos como un medio de trabajo normal. Esto me encanta, siento que es mi medio y aprovechamos lo más que se puede”, pone el ejemplo; “tomé capacitación con Shure y Yamaha, cuando en un entrenamiento en Hi Tech Audio conocí a Juan Manuel Avilés. Por la interacción entre compañeros, llegué a Vatel Producciones y ya llevamos tres años aquí, porque d&b tiene una calidad que me encanta y trabajar con varios equipos de audio me hizo valorarla y tener una expectativa distinta de la fidelidad de otras marcas”.

Función de enlace. “Es la ir a la bodega, preparar el día del evento, darle mantenimiento a lo que vamos a requerir, checar que todo esté al cien por ciento, alistar la microfonía junto con las consolas para el día del evento y ser puntuales. Para el evento en la Arena Ciudad de México llegamos al montaje un día antes. Entramos a las dos de la mañana, cableamos, vimos qué se iba necesitar y desplegamos todo. Mientras los riggers subieron y revisaron los puntos de colgado, abajo empezamos por adelantar cositas”.

Dónde instalar el FOH. “Tendimos el cableado que usamos, vimos por dónde pasaría, colocamos los yellow jackets y salimos a las 11 de la noche, porque debemos estar totalmente prevenidos, para dar el mejor servicio”, desempaca el reconocimiento; “pero la Arena Ciudad de México es un lugar cómodo. Los accesos en la parte trasera no interrumpieron el paso, son prácticos, tienen seis tableros y los respaldos. Realmente, son buenas instalaciones”, acredita por último Miguel Ángel Gutiérrez.

“La gente necesita conocimientos”

Hace cuatro años que Juan Carlos Villalobos ingresó a Vatel Producciones con la función de técnico de audio. “Me llamó la atención la empresa por el audio que manejan: la serie Q-2 de d&b audiotechnik”, acredita de entrada; “para mi, d&b es una caja de acero”.

Empezar por la bodega. “Fui conociendo de audio, del montaje y el equipo; ir cableando y sobre marcas de consola. Aquí en Vatel, operamos con las Avid Venue Profile, pero además tenemos las Yamaha M7CL y unas DM1000, que están increíbles”, relata Juan Carlos; “mi labor comienza por revisar el rider, hacer el scouting del lugar y coordinar la parte funcional del evento. El día de montaje, en el llamado checamos nuestro equipo otra vez; para que venga completo y revisamos cualquier cosa que se pudiera olvidar”.

La parte alta. “Llegamos al recinto y primero vemos los puntos del colgado y el rigging. Hacemos un grupo inmediato, para evitar imprevistos”, describe Juan Carlos; “es una parte muy delicada porque el trabajo del rigger no es nada más trepar: deben tener conocimientos sobre motores y puntos de colgado. Para elevar los arreglos, usamos los motores TechMate, de una tonelada”, revela; “el arnés y la base de acero son partes que checamos mucho, porque con cualquier falla (o un pin dañado) viene la posibilidad de una fractura y el out del evento. Estamos trabajando a un nivel muy bueno”.

Allá abajo. “Separamos el montaje de las cajas en áreas de consolas: sala y monitores. En el escenario, estamos trabajando con receptores Shure UR4D. Lo usamos para que no ocurra ninguna falla en el evento”, explica el técnico; “y hacemos una supervisión al cien por ciento del cableado eléctrico. Para que no ocurran imprevistos, separamos los circuitos de audio e iluminación y manejamos un centro de carga Motion Labs de cinco hilos”.

La planta de luz, bien aterrizada. “Así evitamos cualquier ruido en nuestro equipo. Con el centro de carga funcionando completamente, con la salida de electricidad como la manejamos no tendremos problemas por regresos de tierra”, resume finalmente Juan Carlos Villalobos; “la verdad, la corriente de la arena está muy limpia; me encantó y lo que más me agradó fue que tuvimos disponibilidad en cuatro puntos diferentes, para que cada quien pueda adaptar sus hilos de carga. Es una parte importante en este caso, porque antes del evento, hay que checar que nuestro equipo funcione a 110 volts. La luz estuvo bien. Durante el evento no falló nada”.

Siete años de buena suerte. Bien por Vatel Producciones, un gran ejemplo de servicios integrales con pasión a la mexicana. Salud.