Propiedad del ingeniero, productor y músico Andrew Ratcliffe, Tweed Recording en Oxford, Mississippi es su epicentro creativo fundado en 1990 y que recientemente fue mudado a Georgia donde se hizo una nueva instalación de tres salas con un aula y un lugar de actuación en vivo con foro para cien personas.

Para esta remoción, el reconocido profesional seleccionó los altavoces Danley Sound Labs para la sonorización e instaló tres juegos de monitores autoamplificados Danley Studio 2: “Tweed Recording se dedica a educar a los futuros profesionales. Nuestros estudiantes aprenden sobre los aspectos técnicos del audio profesional, como qué micrófonos usar, cómo comprimir una voz, estructura de ganancia, etcétera, pero también aprenden aspectos comerciales importantes como los derechos de propiedad intelectual. Estas lecciones preparan a los estudiantes para ganarse la vida trabajando independientemente, para ser dueños de un estudio, una compañía de producción o un sello discográfico, y para monetizar todo esto en la economía creativa actual”, expuso Andrew.

Ratcliffe fundó una empresa de equipos junto con su estudio y es copropietario de la empresa de consolas, Sound Techniques. La empresa de equipos siempre gravitó hacia equipos antiguos con mucha personalidad. Trabajó con la empresa de integración TSAV para ayudar a reunir todas las tecnologías de la instalación, incluidos Dante, Internet, Wi-Fi y más. “Me sugirieron que revisara la línea Danley para ir al teatro, así que fuimos a Gainesville para escuchar lo que ofrecían. Nos impresionó el enfoque poco convencional del sonido en vivo de alta fidelidad; así que elegí un par de altavoces de rango completo Danley SM-100F con soporte de gama baja para el lugar en vivo y un par de altavoces de la serie Danley CS-100 Cinema para el aula combinados con un subwoofer Danley Thmini”, detalló el también educador.

En adición, Ratcliffe probó los monitores Danley Studio 1, unas cajas pasivas que le pareció sonaban “¡absolutamente increíbles! Y, dado que ya teníamos equipo en nuestros bastidores, comenté que me encantaría probarlos en un formato de una sola caja. Al día siguiente me llamaron para tomar el desafío ¡y me construyeron un modelo activo!”. Ahora Tweed Recording tiene tres combinaciones de altavoces. Dos están en los estudios de grabación con imágenes en espejo (réplicas casi exactas de la configuración que había en las instalaciones de Oxford), y un tercero en la sala de mezclas.

“La gente debería prestar atención a estos monitores Danley Studio. ¡Nosotros los amamos! Poseen un solo conductor y brindan una imagen detallada de todo lo que sucede en la mezcla. Tienen una profundidad increíble y podemos monitorear todo el día sin sentirnos fatigados”, concluyó Andrew.