Músico, cantante y productor. Cantante de música virreinal y productor e ingeniero de grabación especializado en música de concierto. Este perfil, con el que muchos colegas conocieron a Germán Lobos, es sólo una parte de lo que él significó para muchas personas. Su sensibilidad fue muy apreciada y la amistad que prodigaba fue muy valorada para quienes disfrutaron de ella. Sin duda, su repentina partida de este plano de existencia es un muy difícil momento para su familia, amigos y colaboradores, y el siguiente escrito está hecho con todo el cariño para recordarlo. Estamos seguros de que Germán estaría feliz de saber que era tan querido, y desde aquí enviamos un fuerte abrazo a todos quienes él tocó con su sensibilidad y talento.

Hasta siempre, Germán.

“En 2018, mi vida cambió dramáticamente después de una separación muy dolorosa. Germán se acercó a mí un día y me dijo: ‘Estás callado, enojado y triste por todo lo que ya no será, pero querido Ica, piensa en todo lo bello que puede venir y todo lo que hermosamente puedes crear’. Germán pudo leer mi corazón en pedazos sin que yo dijera una palabra, se acercó y me dio un abrazo, estuvo ahí para mí, para saber que yo iba anímicamente mejor.
Generalmente, cuando una persona se va, decimos sólo lo bueno que él era porque ya no está y queremos honrar su partida.
Yo quiero honrar su vida, Germán fue tres veces caballero, un ser excepcional y amó México con todo su ser.
No tengo duda que toda vida que Germán tocó, cambió para bien. Él me ayudó a sanar y a ver todo ese mal momento de mi vida desde una perspectiva más constructiva.
Aprendí mucho bueno de ti.
Gestor cultural incansable, amante del arte y de las buenas formas. 
Sé que no soy el único que pensará así.
Le hacías mucho bien al mundo, Germán.
Hasta siempre, amigo”.

Icautli Cortés, ingeniero de audio

“Una de las más gratas experiencias como profesional del audio es encontrarse con colegas con quienes inmediatamente se crea una entrañable amistad. Germán es uno de esos maravillosos personajes. Nos conocimos en el Primer Encuentro Oídos de Oro en Tepoztlán, en 2011. Afable, de una gran conversación y siempre dispuesto a profundizar en el conocimiento de nuestra profesión. Acudió a varios de mis talleres. Después llamaba una y otra vez para reafirmar ideas. Inolvidable su sonrisa y trato caballeroso. Estaba en el camino correcto para ser una de las figuras más destacadas en nuestra Industria. Fue siempre de los primeros en apuntarse para nuestras célebres comidas de fin de año y de los últimos en retirarse de las mismas. Germán ha dejado un espacio difícil de reemplazar: a nivel profesional y como un buen amigo. Personalmente, es complicado transmitir a través de estas líneas todo el cariño que imprimió. Como sucede en casos así, es triste no haber tenido la oportunidad de agradecerle por todo lo que aportó. Germán querido… muchas gracias por todo y buen viaje.

Juan Switalski, ingeniero de audio

“Además de haber sido un entregado y apasionado de la música, Germán Lobos fue un amigo que estuvo constantemente presente, dispuesto a ayudar en lo que fuera posible. Tuvimos muchas charlas y en ellas, un tema frecuente fue microfonía y técnicas de grabación, otra gran pasión de Germán. En los años de amistad que tuvimos hubo oportunidad de colaborar en varios discos, desde música para piano, coral y ensambles, hasta proyectos personales que hicimos por amor al arte. Afortunadamente deja una extensa lista de producciones en las que participó como cantante, productor y/o ingeniero, pero sobre todo nos dejó un ejemplo de amistad impecable”.

Luis F. Herrera, ingeniero de audio

“Mi querido Germán Lobos, gran ser humano que pasó por el transitar de muchos y que dejó una huella importante en sus vidas, y para unos, como yo, tatuada en lo más profundo del corazón. Integrante de Mexicalia, donde lo conocí, creamos una relación, que más de amigos y colegas, era como de una familia, con sus altibajos, con sueños y expectativas, pero sobre todo con mucho amor. Hombre con muchos talentos, pero sobre todo noble, generoso como él sólo y para mí, casi hermano del que recibí un amor incondicional y una radiante luz que alegraba mi alma”.

Lorena Barranco, cantante

“A mi querido hermano Germán Lobos Mendoza: Pido permiso al duende de la inspiración para que me permita expresar con fidelidad y en la medida justa el querido recuerdo y la huella imborrable que ha dejado la presencia en mi vida de un colega ejemplar, de un amigo insustituible, de un hermano en el mejor y más genuino sentido del término, pero esencialmente de un ser humano excepcional por su talento, inteligencia y generosidad, que quiso y supo estar a la altura de todos los escenarios que el arte y la vida le ofrecieron. Se ha ido muy temprano, me he repetido muchas veces, y sin embargo, recorriendo en mi memoria más de veinte años de historias compartidas, me convenzo de que la existencia no se mide en horas, días o cualquier sinónimo del tiempo, sino por las búsquedas y los aprendizajes emprendidos, las obras realizadas, las alegrías y la capacidad de dar y recibir amor; en esto, querido Germán, has sido generoso y fecundo y dejas constancia en todos aquellos que tuvimos el privilegio de tu presencia.
Mientras tenga memoria, te quedas conmigo, Hermano…
Gracias infinitas… hasta siempre…”

Salvador Guízar cantante

“Nuestro querido Germán Lobos fue y es un ejemplo a seguir para muchos. Él era la mezcla perfecta entre un profesionista apasionado y un ser humano lleno de bondad y sencillez. De los recuerdos que me vienen a la mente en donde tuve la dicha de cruzar caminos con este ángel fue, en la labor de audio rescate del 19 de septiembre de 2017 en Ciudad de México, en donde por varios días dedicó destino, tiempo y energía para ayudar a encontrar víctimas debajo de los escombros con su equipo de audio. Meses después le fue otorgada la medalla “Audio rescate19” por sound:check Xpo por su gran mérito.
Por todo eso y mucho más, gracias, Germán”.

Novelli Jurado, ingeniero de audio

“Germán: A casi un mes de tu partida, todavía es difícil de creer. Un ser generoso, dispuesto a cooperar, hacer equipo, apoyar y siempre sumar. Era poco el tiempo que teníamos de haber empezado a tratarnos; muchos amigos músicos y muchos más en el fascinante mundo del audio y la producción nos unían. Hablábamos el mismo lenguaje y teníamos experiencias profesionales muy cercanas, escuchábamos tu nombre cada vez en más proyectos, tu participación en Oídos de Oro siempre estuvo presente aportando, echando porras y compartiendo proyectos, hasta que un día un proyecto nos puso frente a frente, sumando para sacarlo adelante y así, en un abrir y cerrar de ojos, ya sumábamos como socios. Compartimos equipos, escuchábamos proyectos mutuos y opinábamos para crecerlos. Tu entusiasmo siempre estuvo presente, fuiste un gran socio en las Noches de Ofelia y así fuimos generando contenido siempre de muy alta calidad. Nos cuesta trabajo no tenerte y sin duda hay un gran vacío que es difícil ocupar…creías en la música, en los músicos y sus proyectos. En las locuras que se nos ocurrían sin cuestionar qué tan complicado era, ahí estabas con una gran sonrisa”.

Gabriela Méndez y “Chacho Peniche”, ingenieros de audio