Fundada en 2015, la propuesta de la The House & Garage Orchestra (THGO) es un rico viaje orquestal por los ritmos de baile icónicos de los años ochenta y noventa enmarado por el rave underground y la escena garaje. De ser ocho artistas en escena, se transformó a una orquesta de veinte elementos, completa con secciones de metales y cuerdas, catorce vocalistas invitados y un equipo técnico de ocho personas. Su reciente gira por Londres les puso en el emblemático recinto Shepherd’ s Bush Empire, por lo que se contrató a la empresa Equip para el diseño y producción técnica del concierto.

El gerente de producción, Kevin Jianoran (quien también es el ingeniero de monitores de la banda), buscaba un aliado capaz de lidiar eficientemente con todos los elementos técnicos y la coordinación, pues el Shepherd’s Bush representaba desafíos técnicos y logísticos por garantizar, a fin de que todos los creativos involucrados disfrutaran de un entorno de producción impecable, relajado y cómodo que diera como resultado una actuación aclamada y espectacular.

Por ello, este concierto fue abordado de manera diferente pues, de entrada, se triplicó el número habitual de quince personas en el escenario, lo que implicó tener una mezcla con más de cuarenta canales que debieron sonar en balance y potencia, en el sistema de audio formado por los altavoces EAW: dos arreglos lineales de sus cajas KF850 en interacción con una línea de subwoofers SB850 y SB1000 en el extremo inferior del escenario.

Para la mezcla sonora, tanto en monitores como sala, la elección fue la consola Allen & Heath dLive S7000; el gerente de producción añadió en monitores los sistemas intrapersonales ME-1 para los músicos, mientras que su contraparte en sala, Kieran Edmonds, sumó dos DM64 Stagebox con un rack de procesadores Lexicon para efectos específicos. Una selección de micrófonos DPA 4099 en cuerdas, Beyerdynamic M88 para metales; AKG y Shure en la percusión y batería, y KSM8 para las voces, capturaron el entramado tímbrico de la velada.

En palabras de Kieran, el mayor desafío de mezclar shows de THGO es lograr la visión auditiva de Benjamin Burrell a las nuevas versiones orquestadas del ensamble y transmitirlo a todos en la sala. La experiencia del show tuvo en el diseño lumínico de Nick Jemicz su cereza, sacando provecho del equipo del recinto: fuentes Robe Mega Pointes, LED Beam 150 y LED Wash 600 en su parte superior; y ACL más ETC Source Four Revolutions como luz principal y delantera. Sobre el escenario lucieron luces híbridas Chauvet, que permitieron armar una simetría sobre el entarimado y así establecer un equilibrio entre la iluminación superior y la del piso, que fue acompañado con efectos adicionales para expresar toda la vitalidad que inspiró esta música.

Nick operó esta configuración lumínica desde una consola Avolites Tiger Touch II. “Disfruté mucho trabajando con THGO nuevamente y con todo el equipo técnico involucrado en este espectáculo”, afirma.