Gardel con guitarra. Autor de una docena de himnos generacionales, Gustavo Cerati y su grupo hispanizaron correctamente el rock en inglés, dándole un giro urbano a los contenidos poéticos. Pluma de letras inteligentes y canciones entrañables, el argentino será recordado por futuras generaciones al darle sincera intensidad a esta veta artística llamada Rock en tu idioma.

Veterano espiritual de la Guerra de Las Malvinas, Cerati encerró en sus composiciones los tormentos del amor y las alegrías de la soledad. Nadie como él entendió a los pibes del barrio, atrapados en el fondo del mundo y con las estaciones del año al revés. Tampoco hay quien se le iguale al momento de contar su herencia: sin Soda Stereo, los grupos de garaje en Latinoamérica estarían todavía copiando You Really Got Me y eso, en el Nuevo Mundo, no podía seguir pasando.

soda3En la ciudad de la furia

Desde 1994. Soma Estudios es una empresa fundada en el estado mexicano de San Luis Potosí, la que comenzó grabando artistas locales hasta convertirse en una casa productora de espectáculos sinfónicos. Entre sus éxitos se cuentan los conciertos con orquesta y grupo de rock en tributo a Pink Floyd, Kiss y Metallica. Su última aventura consistió en reinventar la música de Cerati para presentarla en el Distrito Federal, grabarla y volver a salir de gira.

“Es un esfuerzo para continuar el legado musical de Gustavo y Soda”, visualiza Salvador Velarde, productor, guitarrista y fundador de Soma; “porque creemos que la gente ya está fastidiada de ver el mismo concepto. Por eso hacemos estos shows alternativos, que combinan varios elementos, disfrutable para las nuevas generaciones y que vean que hay más música de la que está en los medios”.

Actuó en grupos de música original. “Con el tiempo  me hice fan de Pink Floyd y en una ocasión se nos ocurrió complementar a la banda de rock con una orquesta sinfónica”, documenta Salvador; “le pedimos a un director (Alfredo Ibarra) que nos ayudara con los arreglos a la música de Floyd y así fue como empezamos a presentar estos grandes conciertos”.

Un proyecto espumoso

“Como ya tenemos cierta experiencia, es más rápido montar el concierto, que hemos estado llevándolo por toda la República Mexicana e increíblemente, con llenos totales; porque la gente es muy fan de Soda”, Salvador Velarde acredita; “los arreglos los hizo Omar Sánchez, un director muy joven y talentoso de San Luis, al que le tenemos mucha fe. Él dirige el coro Vuela Alto, que ha tenido mucha repercusión en Latinoamérica”.

Director de casa. “Desde hace años que estamos trabajando con Alfredo Ibarra”, concede; “es originario del Distrito Federal, pero actualmente está dirigiendo a la Sinfonieta Universitaria de San Luis Potosí y con él, empezamos desde hace tiempo: primero con Pink Floyd, luego Metallica y después, surgió la idea con Soda Stereo”, precisa; “los músicos son reconocidos, talentosos y grandes amigos de la Ciudad den México, Querétaro y San Luis, como el baterista Julián Marzo, quien es músico de Armando Manzanero y ha estado en giras con Filippa Giordano y Emmanuel”.

En San Luis Potosí, los estrenos. “Hemos tenido la suerte de tener a Alejandro Marcovich tocando la guitarra en el homenaje a Pink Floyd, o con el maestro Enrique Bátiz (considerado como uno de los mejores directores de México), de recorrer todo el país y cerrar festivales internacionales”, sonríe Salvador; “hace un año surgió la idea de hacer un homenaje bien montado con la música de Gustavo Cerati, porque como fan siempre lo consideré un hermano mayor, al que admiro y viví toda mi juventud cantando sus canciones. Este show de Soda Sinfónico llevamos todo el 2015 presentándolo y hemos tenido una gran aceptación; nos hemos dado cuenta de que Gustavo es muy querido entre la gente de varias generaciones y al complementarlo con una orquesta sinfónica, esto se hace más emotivo”.

soda8Parte de un equipo

El ingeniero de sistemas Javier Cárdenas pertenece a la planta laboral de PRG México, empresa que atiende las necesidades en los distintos espectáculos. “En esta ocasión nos toca dar el servicio en el Pepsi Center; donde estaremos escuchando un PA de L-Acoustics, que es un sistema muy bueno y estable”, detalla; “el arreglo principal consiste en un modelo Kudo, conformado por doce gabinetes en cada lado y tres arreglos cardioides de subwoofers SB28, que juntos trabajan para hacer un arreglo final, largo y profundo”.

En front fill. “Se encuentran seis altavoces ARC y en la sección VIP, se instalaron dos monitores modelo 112P para reforzar”, explica Javier; “mientras que en la Zona B, tenemos seis gabinetes Kara por lado, junto con dos subwoofers SB18, y en la Zona C (la parte alta de las gradas), se ocuparon tres por lado de Kara, con subwoofers SB118; pero allá arriba, los subs no están en cardioide, sino en dispersión natural”, resalta; “todo el sistema está procesado por un sistema Lab.gruppen Lake, con cuatro unidades LM 26. En este caso, cada unidad cumple con una función independiente, pero trabajan entre sí para hacer un todo”.

Dos consolas Avid Venue Profile. “Una es para sonorizar en sala y la otra opera monitores. Ambas cuentan con cinco tarjetas DSP, que están a todo lo que dan; “la de sala cuenta con 48 entradas por 24 salidas, igual que la de monitores, porque en el escenario hay un side fill compuesto por dos altavoces ARC por lado y cuatro subwoofers SB-28, más quince monitores de piso L-Acoustics 115 y un drum fill con dos cajas acústicas SB-118”, subraya finalmente Javier Cárdenas.

Que no decaiga el ánimo

El ingeniero de sala y estudio Fernando Espinosa cursó una formación de músico. “Soy ingeniero, pero también grabo guitarras para Los Acosta, con quienes hace diez años estoy trabajando”, expone; “aunque desde chico, siempre quise grabar mis canciones. Ese fue el parte aguas y por eso empecé, pero conforme pasó el tiempo,  el estudio ha cambiado”, plantea; “varios ingenieros de grabación ya nos pasamos a hacer sala, porque en cualquier parte ya hay gente grabando y de alguna forma, tuvimos que meternos al audio en vivo, que es un mundo completamente distinto”.

Consola estéreo. “Vamos a utilizar una mezcladora Avid Venue Profile (con un input de más de cuarenta canales) y a grabar el concierto usando la versión 10 del software Pro Tools HD, dirigido hacia un sistema Macintosh. Buscamos la forma de recibir la señal lo más cálido que se pueda”, invita; “y que el grupo toque con todo el corazón, para que la gente disfrute de este espectáculo”.

Sus plug ins, en una computadora Apple i-Mac Core i7. “En ella traigo plug ins Waves con bastante librería (es una colección que logramos reunir durante los años que hemos estado en esto), y la computadora la conectamos a la consola por medio de un Firewire”, pone Fernando el ejemplo; ”hoy, vino uno de mis plug ins favoritos (que es el OneKnob Filter). Una gran herramienta con la que se pueden meter las bandas que necesites y el corte donde quieras”, matiza; ”aunque de hecho, los plug ins nativos que trae la Venue, en verdad son muy buenos”.


Preamplificadores Avid, una garantía

“Definitivamente”, revela; “en esta ocasión, al bombo de la batería le vamos a meter un micrófono Shure SM-91. En los toms, aplicamos unos Sennheiser e-604. Los hi-hat, van con un SM-81 y hay dos SM-81 como overheads”, el jefe de sla se muestra seguro; “de hecho, para mí los overs son un plus y son muy importantes; porque son como el room del estudio y en teoría, la batería es un todo: debemos pensar en microfonearla como si fuera un sólo instrumento”.

Electrónica fresca. “La batería no está aislada, ni detrás de un acrílico: nos vamos directo y esto lo hace una mezcla muy difícil, pero aquí hay algo interesante”, valora; “y es que en la batería también traemos triggers, que estaremos sacando de un módulo Alesis DM5 Pro, para usarlos en algunas canciones, con ciertos efectos, tal y como los usaba Soda Stereo”, compara; “haremos una combinación entre toms acústicos y los triggers eléctricos”.

El bajo, hasta la Zeta. “Usamos un amplificador Ampeg, que sirve de monitoreo para el bajista. Sacamos la señal directa del pre Ampeg, con el fin de darle el mismo color que el bajista siente, tratando de transmitir lo que él está sintiendo en el escenario hacia la gente, pero lo que menos queremos es saturar”, Fernando Espinosa define; “por eso, arriba procuramos usar un nivel de presión sonora discreto, para que las fases de la orquesta no ensucien. Por eso tampoco se microfonea la bocina: para no tener problemas de fase”.

soda7Guitarras líderes

“Trajimos un par de amplificadores Roland Jazz Chorus”, nos muestra el encargado del sonido de sala; “metemos ambos y los vamos cambiando, dependiendo de las canciones. Salvador (el guitarrista y productor) controla el proceso con sus pedales y el tecladista trae otra guitarra, conectada a un Bogner”, resume; “todos van microfoneados con los Sennheiser e-609, que son micrófonos de excelencia. A mí me gusta más sonorizar desde la orilla de la bocina porque escucho mejor los graves y como guitarrista prefiero que suene más “gorda”.

La voz de Cerati, inconfundible. “Hay tres cantantes. Uno estará usando el micrófono inalámbrico Shure Beta-58 y los otros dos, tendrán KSM 9”, se sincera; “cuando trabajo con las voces, no voy siempre por la misma línea: uso nuestros efectos. Me gusta meterle un chorus al delay para que exista una modulación y que las repeticiones creen un espectro más amplio”, afirma caminando hacia el resto de la orquesta; “a las cuerdas (que son un poquito más débiles) me gusta reforzarlas para que no se pierdan, y hacer la microfonía por secciones: pongo un Shure KSM-137 para el violín concertino. Luego, otro KSM-137 en el violín 1.1 y en el violín 1.2, un KSM-32. Lo mismo con el violín 2.1 y violín 2.2 o las violas: un KSM-137 y en la dos, con KSM-32. Así es como voy seccionando la sinfónica”.

Arsenal acústico. “Es una orquesta muy completa, con más de veinte músicos”, continúa; “en trompetas y en metales me gusta usar micrófonos Shure Beta 56-A para no empastelar en sala. Al fagot lo sonorizamos con un Beta 86 (porque el rango dinámico que tiene es más similar a la voz) y el clarinete con un Beta-87. En percusiones clásicas (timbales, xilófono y platillos) aplicamos Audio-Technica A      TM75. El micrófono del xilófono lo instalamos con un ángulo dirigido, para que no lo contaminen las demás percusiones, pero es fácil”.

Plan de San Luissoda4

“El disco duro de la grabación se va con nosotros y lo empezaremos a trabajar en Soma, con el productor Salvador Velarde, para mezclarlo con ideas de los dos, porque desde hace veinte años hemos trabajado juntos”, Fernando comenta; “el audio lo vamos a manejar con una consola Soundcraft DC2020 de 32 canales, más monitores Dynaudio, y dispondremos de todos nuestros plugins, los que aplicamos desde la computadora, por vía de una interfaz Apogee. También vamos a “calentar” la señal mediante un emulador de Cinta Ampex”.

El testimonio, parte de un documental. “Está surgiendo gran interés en otros países y una gran ventaja es que hay orquestas sinfónicas en muchos lados”, reconoce el ingeniero; “y para nosotros (como producción) será mucho más fácil llegar a ensayar un día antes y poder representar el show completo”.

Masterizando al norte. “Normalmente lo hacemos en Estados Unidos, con una casa de masterización en Los Ángeles (California) de nombre Superior Audio”, considera; “porque nos interesa que haya una oreja ajena a todo este proceso y tener un criterio imparcial sobre cómo debe sonar el disco”, admite Fernando Espinosa al concluir.

Un hombre en el cielo, extraña la tierra.

Recuadro dos

Input list

Canal Instrumento Micrófonosoda6

Bombo Shure Beta 91
Tarola Shure Beta 57
Platillos Shure SM 81
Tom 1 Sennheiser e604
Tom 2 Sennheiser e604
Tom 3 Sennheiser e604
Overhead L Shure SM-81
Overhead R Shure SM-81
Percusión L Caja directa
Percusión R Caja directa
Bajo Caja directa
Guitarra Salvador Sennheiser e609
Guitarra Emerson Sennheiser e609
Teclado L Caja directa
Teclado R Caja directa
Teclado 2 L Caja directa
Teclado 2 R Caja directa
Violín 1er atril Shure KSM-137
Violín 1.1 Shure KSM-137
Violín 1.2 Shure KSM-32
Violín 2.1 Shure KSM-137
Violín 2.2 Shure KSM-32
Viola 1 Shure KSM-137
Viola 2 Shure KSM-32
Cello 1 Shure Beta 98-A
Cello 2 Audio-Technica ATM75
Contrabajo Shure KSM-32
Flauta 1 Shure Beta 98-A
Flauta 2 Shure Beta 98-A
Saxo Piccolo Shure Beta 98-A
Clarinete Shure Beta 98-A
Fagot Shure Beta 86
Corno 1 Shure SM-58
Corno 2 Shure SM-58
Trompeta 1 Shure Beta 56-A
Trompeta 2 Shure Beta 56-A
Trombón 1 Shure Beta 56-A
Trombón 2 Shure Beta 56-A
Trombón 3 Shure Beta 56-A
Tuba Shure Beta 52
Percusiones 1 Audio-Technica ATM75
Percusiones 2 Audio-Technica ATM75
Percusiones 3 Audio-Technica ATM75
Key Orchestra L Caja directa
Key Orchestra R Caja directa
Coro 1 Shure Beta 58 UR2
Coro 2 Shure KSM 9 UR2
Vox Shure KSM 9 UR2