El quehacer de un rigger (aquellas personas dedicadas a montar las estructuras para un escenario y colgar los distintos equipos de audio, video, iluminación y escenografía a ocupar en un espectáculo del tipo que sea), no es cosa sencilla. Una gran variedad de elementos se involucran para que todo se realice de la mejor manera, sin contratiempos y sobre todo con la seguridad necesaria, tanto para el personal involucrado en el montaje como para el artista y el público que llegará más tarde a disfrutar del show de su preferencia. En México y Latinoamérica, esta figura aún no goza de la profesionalización necesaria y muchas veces no hay certificaciones ni normas que se cumplan al pie de la letra para garantizar que esta labor se realice correctamente; sin embargo, compañías fabricantes de estructuras están dispuestas a mirar a esta región geográfica para trabajar en ello y es así como los holandeses de Prolyte visitaron nuestro país para llevar a cabo Prolyte Campus por primera vez, seminario que conjuntó los elementos más importantes en materia de rigging y montaje de estructuras.

riggers3Michiel van der Zijde y Paul-Erik Haseloop, jefe de producto de Prolyft, perteneciente a Prolyte Group, y el jefe de distribuidores, respectivamente, recibieron a alrededor de cincuenta asistentes muy interesados en estos temas estratégicos, en donde el elemento más importante fue la intención de profesionalizar el medio y darle el lugar adecuado a los riggers, ya que el montaje de estructuras es un ingrediente básico; de él dependen los equipos e incluso vidas humanas, tanto de personal técnico como artístico.

En realidad, en México no estamos acostumbrados a pensar en las consecuencias de cómo se hace esto y no estamos amparados para los accidentes que puedan suceder. Prolyte ha comenzado a intervenir en esta situación y hasta la fecha ha certificado a 35 riggers en Latinoamérica, pero evidentemente es una cantidad muy pequeña para la velocidad con la que se está desarrollando la industria del entretenimiento en nuestra región.

Después de esta introducción, nuestros visitantes de Holanda presentaron los productos de la marca y hablaron acerca de sus características más importantes, como los motores manuales estándar y los controladores Aetos, con SIL2 E stop, sistema de seguridad integral. Entre lo nuevo, fueron presentados los motores Auxo, hechos especialmente para el entretenimiento, con más elementos electrónicos y así satisfacer las necesidades diarias de rigging. Alejados de la forma antigua de control, ya que cuentan con control digital, no están basados en control directo o bajo voltaje. Su conexión de datos es vía Thuja Network, y estos pueden transmitirse vía daisy chain, además de que cuentan con registro de sobrecarga, aviso de certificación, certificados almacenados en el motor y visibles en el control, configuración almacenada en el motor, y están conectados a la base de servicio Prolyft.

Además de la información de producto, Michiel van der Zijde ofreció algunos consejos prácticos y útiles para que los riggers eviten accidentes de un motor de cadena, pero para que sobre todo se animen a continuar con su preparación y profesionalicen su quehacer. Entre estas sugerencias, se encuentran las siguientes:

·Inspección visual (carcasa libre de daños o sin fugas de aceite, que la bolsa de la cadena esté en buenas condiciones, examinar gancho y pestillo, que el metal esté bien y no fuera del gancho, revisar cables y cadena).

·Limpiar la cadena y revisar si hay eslabones dañados, agrietamiento, corrosión, lubricación, torceduras, final suelto.

·Asegurarse de que el gancho gire libremente.

·Si cualquiera de estas cosas pasa, poner el motor fuera de uso.

·Antes de conectar el motor, supervisar el voltaje.

·Después de conectar los motores, revisar la energía.

·Usar el conector correcto y asegurar que los cables no tengan corto circuito.

·Usar siempre una parada de emergencia.riggers2

·Cuidar la bolsa de la cadena (que se guarde en su totalidad y que sujete adecuadamente el motor).

·Cuando el motor está instalado, que la cadena no esté torcida y que cuelgue libremente.

·Después de usar el motor, no poner la cadena en el suelo y guardarlo en su estuche, checar que la cadena no esté sucia y marcar el motor inmediatamente si algo falló.

·Siempre usar protector de lluvia cuando haya estas condiciones de clima y después de su uso asegurar que no quede agua alrededor de la rueda de carga, abrir el estuche para secar el motor y la cadena y no dejar de lubricar ésta.

·Recordar que el operador es responsable de cualquier falla y es responsable de la situación de uso, por lo que siempre tiene que advertir si algo está mal.