Metallica, una de las bandas de metal más influyentes y legendarias, invitó a sus fans a dos conciertos épicos en el Chase Center de San Francisco en diciembre pasado para celebrar 40 años increíbles de música y actuaciones provocativas e innovadoras.

Hambre de conciertos

Como en muchos otros conciertos masivos que se están produciendo en estos tiempos, con protocolos distintos y fechas modificadas, el público se mostró ávido de ver a Metallica en todo su esplendor, por lo que la banda se lució para satisfacer tan amplias expectativas. Fue por eso que en aspectos como el diseño de iluminación fue elegido Rob Koenig, quien a su vez colaboró ​​​​estrechamente con el diseñador de producción, Dan Braun, cuya impresionante arquitectura visual, presentó 45 grandes superficies de video superpuestas y de varias capas, estableciendo el tono visual para esta retrospectiva del grupo en vivo. Si bien las pantallas fueron clave para mostrar la reproducción de videos, entrevistas, obras de arte y otro material de archivo que abarca las últimas cuatro décadas, la iluminación destacó tanto a Metallica como a su audiencia, uniendo y energizando un vínculo enorme que los ha visto permanecer en la cima de la música desde la década de 1980.

El diseño del escenario incluye una impresionante arquitectura visual con 45 grandes superficies de video superpuestas y de varias capas.

Diseños escénicos de avanzada

El diseño lumínico se tornó exigente y requirió de una solución muy poderosa, dinámica y flexible. Fue por esto que Rob y Dan eligieron 148 luces móviles Robe BMFL WashBeam para conformar el corazón de la plataforma de iluminación, más otras 16 luminarias BMFL WashBeam que se ejecutaron en cuatro sistemas RoboSpot.

Además de las 19 barras LED móviles, las BMFL fueron las únicas luces en la plataforma, a partir de las cuales el equipo de diseño creó 36 canciones con un aspecto y tratamientos únicos e impresionantes.

El espectáculo comenzó con “Hit the Lights” y Rob hizo exactamente eso, disfrutando de la oportunidad de traspasar los límites creativos del teatro, el drama y la emoción pura para 16 primeras canciones, seguidas de otras 16, mezclando temas clásicos, éxitos de taquilla y rarezas codiciadas en el segundo concierto.

Uno de los momentos más especiales incluyeron la primera interpretación en vivo de “Fixxxer”, un favorito de los fanáticos que es oscuramente complejo y conflictivo, del álbum “ReLoad” de 1997 y que fue entregado en la primera noche.

Rob y los programadores de iluminación, Joe Cabrera y Cat West, prepararon un grupo de 36 canciones. Sin embargo, sin una lista de canciones definitiva disponible antes de las primeras semanas de la vista previa y una selección de comodines excepcionales que se tocarían por primera vez en más de 10 años, hubo mucha oportunidad para echar a volar la imaginación. Cuando llegó la hora del espectáculo, Rob también se encontró improvisando más de una vez, lo que lo mantuvo completamente lleno de energía y encerrado en un flujo de trabajo “completamente estimulante”, como menciona.

Luces y video: combinación para ganar

El punto de partida para el diseño de iluminación fue el diseño físico y estructural de los elementos de video que se proyectaron desde el techo del lugar sobre una serie de estructuras de forma elíptica.

A medida que el diseño del video evolucionaba, las discusiones también giraron en torno a la ubicación de la iluminación, ya que Rob necesitaba suficientes luces en diferentes ángulos y niveles para llegar al escenario y también iluminar a la audiencia durante toda la noche, sin cegarlos y sin tocar las pantallas. De esta forma, la iluminación tenía que armonizar y contrastar con el aspecto visual general.

Así fue como veinticuatro luces BMFL WashBeam se desplegaron sobre el escenario, envolviendo una de las elipses más pequeñas que sostenían el monolito de video de forma cilíndrica central, con otros 48 dispositivos en una de las elipses más grandes que también fue dividida por elementos del sistema de audio.

En la audiencia, tres niveles de luminarias BMFL WashBeam fueron colocados estratégicamente para agregar profundidad y dimensión a la imagen, además de 24 dispositivos al nivel del piso y otros 24 equipos en el nivel de la explanada, con el tercer y más alto conjunto de 24 luces BMFL colgado sobre el público en posiciones óptimas para iluminar el escenario, que era una construcción en forma de diamante de trece metros en el centro del espacio.

“Una mentalidad y un enfoque ligeramente diferentes impregnaron este espectáculo”, comenta Rob, quien ha trabajado con Metallica desde 2008. Ese cambio estaba lejos de ser fundamentalmente oscuro, melancólico y amenazante, como son algunas canciones de la banda, y aunque no fue menos intenso que los espectáculos a los que Metallica nos tiene acostumbrados, también hubo un aire de celebración. “Siendo un festejo de 40 años, esa vibra fue adoptada en la iluminación, siempre conservando las complejidades y características vitales de la banda”, explica Rob. Dan Braun y el director de videos en vivo, Gene McAuliffe, colaboraron estrechamente en la creación de esta estética casi metafísica.

Las canciones se entregaron cronológicamente desde la más antigua en la primera noche y en orden inverso para la segunda, lo que ofreció más oportunidades para la espontaneidad, manteniendo a todos alerta. Rob Koenig menciona: “¡Fue muy divertido! Me encantó porque no sabíamos qué podría pasar después. Usamos todos los trucos posibles de BMFL y eso fue mucho para mantener la energía y la vitalidad”.

A medida que el diseño del video evolucionaba, las discusiones también giraron en torno a la ubicación de la iluminación, ya que se necesitaban suficientes luces en diferentes ángulos y niveles.

Una historia de éxitos

Las luces BMFL WashBeam han sido equipos importantes para Metallica desde hace algunos años, después de que Rob se enamorara inicialmente de él en la gira de reunión “Not In This Lifetime” de Guns ‘n’ Roses de 2016. “Sigue siendo mi mejor opción actualmente, gracias a su alta potencia y gran versatilidad”, comenta. Por otra parte, las luces seguidoras son fundamentales para iluminar un espectáculo completo de la banda de manera efectiva; ellos prefieren esta modalidad para acercarlos más a sus fanáticos y aunque siempre es más desafiante para las producciones, los resultados siempre valen los esfuerzos creativos y técnicos adicionales.

Así las cosas, 16 BMFL WashBeam Follow Spot fueron colocadas a lo largo de las elipses más grandes, distribuidas para aprovechar parte del espacio en el techo, así como para la separación y profundidad de los haces luminosos, con cuatro unidades siguiendo a cada miembro de la banda.

Además de la continuidad y la combinación perfecta de colores, con los BMFL WashBeam en la plataforma, Rob podía controlar todos los parámetros principales del punto de seguimiento (color, intensidad, iris, y demás), desde su consola MA Lighting GrandMA2, lo que permitía a los operadores, ubicados en las pasarelas del lugar, para concentrarse en seguir a la banda.

El control de seguimiento de enfoque RoboSpot fue muy útil cuando la banda se movía por el escenario, ya que los tamaños de los haces de iluminación de seguimiento permanecían intactos.

Por su parte, David Hunkins se encargó de configurar y equilibrar los puntos para montar las luces. Rob estaba encantado de tenerlo en el equipo: “Fue de mucha ayuda y rompió las reglas para hacer que las cosas aparecieran absolutamente en la cámara”, lo que también fue crucial, ya que el programa se transmitió en vivo y fue grabado por 21 cámaras.

Iluminación diferente para emocionar más

Metallica tiene una larga historia de realizar conciertos únicos, definidos por una operación de producción técnica y creativa de gran talento y un equipo con una enorme pasión y compromiso para hacer de esto un arte característico.

Los desafíos de iluminación específicos para estos dos espectáculos incluyeron la programación. Incluso las canciones que se habían tocado cientos de veces anteriormente tenían que verse y oírse frescas, nuevas y diversas, mientras que era necesario agregar contexto a las que rara vez se tocaban. Todo esto requirió tiempo y energía y algunos riesgos imaginativos, al mismo tiempo que le dio a Rob la oportunidad de explorar y salir de su zona de confort.

La carga fue estimulante y aunque tenían cuatro días para hacerlo, todo era necesario y se usó de manera productiva y eficiente. El video fue manipulado primero mientras el equipo de iluminación esperó pacientemente hasta que todas las pantallas estuvieran en su lugar.

Estos conciertos de 40 años de carrera de Metallica son ejemplos de cómo el meticuloso avance en los detalles y la cooperación entre las dos disciplinas, entre el gerente de proyecto de PRG, Eric Geiger, y el jefe de equipo, John Moore, además del gerente de proyecto de Premier Global Productions, Anthony Kordyjaka y el jefe de equipo, Jason Lanning, dieron sus frutos, con el talento de Rob Koenig y las luminarias BMFL WashBeam, gracias a BMFL se colocaron en su lugar una vez que llegó su momento gracias al pensamiento y la planificación eficaces de Chad Koehler, jefe de rigging.

El equipo de iluminación fue suministrado por Premier Global Productions desde Nashville, Tennessee. Los jefes de equipo de iluminación en el sitio fueron Anthony Kordyjaka y Jason Lanning y el equipo de video fue provisto por PRG. Los departamentos visuales también se fusionaron y administraron conjuntamente.

“Incluso después de 14 años y múltiples experiencias memorables de Metallica en todo el mundo, ser parte de estos dos espectáculos fue increíble”, recuerda Rob. “Se lograron redescubrir canciones como ‘Bleeding Me’ y ‘Dirty Window’, así como ‘Fixxxer’, que encendió miles de recuerdos de una actuación repleta de momentos memorables”.

“Sobre todo, fue muy disfrutable el trabajo en equipo, bajo el control del gerente de producción, John ‘Lug’ Zajonc. La sinergia natural, además de la experiencia y la imaginación de las personas y los departamentos involucrados en la creación y realización de estos espectáculos me hace sentir orgulloso”, concluye Rob.

En la opinión de Dan Braun, diseñador de producción

“He estado trabajando todo el tiempo en esto. Vi un espectáculo de Pink Floyd en 1975 y me decidí a hacer eso. Aprendí en el camino desde mis primeros días dirigiendo la música en un club, trabajé para tratar de hacer que el espectáculo se viera mejor.

Empecé a trabajar para Metallica en 1994, pero mis primeros shows con ellos fueron como promotor en 1985. Para esta ocasión especial, empecé a pensar en este espectáculo, porque íbamos a contar la historia de los primeros 40 años de la banda, pero también de sus fans. Este espectáculo fue único en diseño. Queríamos intencionalmente que cada asiento tuviera una experiencia personal y se necesitaron muchas pantallas para que eso sucediera.

Estuvimos en el Chase Center durante cinco días antes del primer concierto, pero pasamos varias semanas en la previsualización; Rob Koenig es un maestro en armar los espectáculos de esta manera. Cat West, con la asistencia de Joe Cabrera, programaron la iluminación. Lo mismo ocurrió con nuestro equipo de video; Gene McAuliffe, nuestro director, su asistente de dirección Naoki Ogawa y el programador de D3, Spencer Pokorski, también crearon gran parte de la magia antes de ingresar al lugar.

Por su parte, mi coproductor John “Lug” Zajonc, se ocupó de los desafíos de construcción; él hizo realidad el sueño y algo único que hizo en este show fue llevar todo el cableado hasta el techo para que el recinto no estuviera lleno de caídas de cables que obstruyeran las líneas del sitio. Debo agregar que fue un gran esfuerzo de equipo increíble hacer que estos shows fueran tan especiales como lo fueron para la banda y el público. Nadie hace algo así solo, y por supuesto, ¡trabajamos para una banda increíble!”

BMFL WashBeam, la estrella de la noche

Descrita como el brazo fuerte de la familia BMFL de la marca, la potente BMFL WashBeam integra una salida extra brillante y una gran cantidad de características sobresalientes, como framing shutters recientemente desarrollados, lentes frontales súper anchos y rueda de animación.

El BMFL WashBeam es capaz de realzar cualquier espectáculo con su haz lumínico producido a través de una amplia lente frontal de 180 milímetros. La rueda de gobos giratorios con gobos cuidadosamente seleccionados garantiza muchas combinaciones de animaciones en el aire, pero también puede producir proyecciones en forma de puntos en las superficies. Cuatro rápidas shutter blades, con movimiento suave y preciso, ofrecen posiciones en ángulo individuales dentro de un marco, que a su vez puede girar 90 grados, proporcionando un marco nítido o suave, repetible con precisión para la imagen proyectada. El movimiento rápido del sistema de encuadre también permite efectos de haz de aire únicos y agregar filtros de escarcha puede mejorar la proyección al agregar toques suaves al borde del haz lumínico.

Por Louise Stickland