La presencia de Martin Audio MLA como PA de primera elección en algunos de los principales festivales más famosos del mundo continúa. Tras ser la primera opción en los escenarios principales de Rock In Rio, tanto en Brasil como en Lisboa, Portugal, el alcance se extendió y este año, la marca fue la protagonista sonora en la capital portuguesa. “Esto nos permitió ampliar nuestra cobertura con mayor claridad e impacto”, afirma Peter Racy, ingeniero en jefe de la productora de sonido Gabisom, muy reconocida en el país carioca y parte importante en la proveeduría de una gran cantidad de equipos.

“El sistema principal estaba listo para cubrir 180 metros en el punto donde se mezcló con la segunda línea de delay (la primera línea se usó sólo para soportar la ambiciosa distancia de tiro en el caso de presentarse condiciones de viento)”.

Peter Racy.

Éxito probado

Ha sido un periodo fructífero para el sistema MLA, que debutó en 2015 cuando fue probado por primera vez en el escenario secundario de Rock in Rio USA, en Las Vegas, y más tarde en Río de Janeiro ese mismo año. Gracias al éxito, MLA lució por primera vez en el escenario mundial de Rock in Rio Lisboa 2016 y desde entonces se usó en las dos ediciones subsecuentes, en la edición 2017 y la de este año.

Para Peter Racy, todo se ha tratado de llevar paso a paso esta decisión, enfrentando los desafíos conforme aparecieron: “La principal preocupación era obtener una cobertura uniforme en toda el área de la audiencia”, afirma. A saber, una  zona que devela un parque natural de aproximadamente trescientos metros de profundidad por doscientos de ancho, con relieve asimétrico y una gran zona VIP en la parte posterior. “El sonido claro y potente es esencial allí. En ese sentido, los comentarios que recibimos fueron positivos de parte de ingenieros, staff y público, sin excepción”, comparte el ingeniero en jefe de Gabisom.

La ubicación del sistema de PA se hizo igual que en el diseño de la edición anterior: “Instalamos nuevamente el equipo en configuración side-by-side, que se ha convertido en la marca registrada de Rock in Rio”, menciona Peter Racy. “Este año, además, pusimos los MLA como delay y los subs apilados en el suelo se configuraron como matrices de tiro final. Estos cambios de diseño mostraron una mejora masiva en el resultado general de cobertura en campo lejano”, continúa. “El sistema principal estaba listo para cubrir 180 metros en el punto donde se mezcló con la segunda línea de delay (la primera línea se usó sólo para soportar la ambiciosa distancia de tiro en el caso de presentarse condiciones de viento)”.

Desafíos, la razón de ser

La segunda línea de retardo implicaba una tarea difícil: necesitaba cubrir los ochenta metros  restantes de audiencia, así como parte de la terraza VIP y una zona ubicada cinco metros sobre el césped. “Esto era un reto bastante grande para cuatro torres con seis MLA en cada una, pero funcionó excepcionalmente bien. Los subs a piso del PA  principal se hicieron sentir en la parte posterior y fueron reforzados con unos MLX más en la base de las torres del segundo delay”.

Al final, el diseño implicó el acomodo de la siguiente cantidad de cajas: sesenta MLA, cuatro MLD; veinte MLX en configuración volada hacia la izquierda y hacia la derecha para los principales arreglos lineales. Luego, 32 MLA; diez MLX colgados en los costados; 32 subwoofers de piso MLX; 16 MLA Compact como front-fills y 24 MLA, y finalmente seis MLX como delays. Los refuerzos laterales comprendían doce W8LC con ocho subs WS218X, mientras que los monitores de escenario fueron 24 LE2100.

Con un cartel de estrellas que incluyó a Katy Perry, Jessie J, The Killers, Chemical Brothers, Bruno Mars, Muse y muchos más, era vital que pudieran sonar con claridad y potencia a través de un sistema de PA firmemente establecido, con lo que Peter Racy confirmó que todos los ingenieros estuvieron complacidos de tener la oportunidad de probar el sonido de sus mezclas a través del sistema MLA. “Muchos no lo habían hecho antes y todos salieron contentos, después de haber experimentado buenos shows”.

En total, alrededor de cien mil personas por día asistieron al sitio que se adecua durante dos fines de semana, tiempo durante el cual el festival se realiza, con dos días de descanso como intermedio. El miércoles se retomó actividad para el Rock in Rio Academy, evento cerrado promovido por Roberto Medina, creador de Rock in Rio. El jueves se realizaron las pruebas de sonido y el viernes y sábado se reanudaron las actividades comerciales, como es habitual.

Como es en todos los eventos de esta magnitud, el personal humano es imprescindible para llegar a buen puerto, por lo que en esta ocasión, el festival fue apoyado por el experimentado equipo de Gabisom, que incluyó a Peter Racy y Eder Moura (audio en sala); Thiago Borges (monitores); Gonçalo Rebelo (parcheo); Rafael Molina (radiofrecuencias); Marcelo Ferraz (estudio móvil de grabación); Paulo Baptista (jefe de equipo); Luis Fernando Nando, Derrik Ferreira (riggers), así como Josiel Silva, Jeferson Barbosa, Messias Santos, Marzia Brini y Carolina Ribeiro (stage managers). Maestros del escenario.

Con un cartel que incluyó a Katy Perry, Jessie J, The Killers, Chemical Brothers, Bruno Mars, Muse y muchos más, era vital que pudieran sonar con claridad y potencia a través de un sistema de PA firmemente establecido.