Para honrar a lo mejor del celuloide hecho en México, la Academia Mexicana de las Artes Cinematográficas (AMAC) convocó a la sexagésima entrega del Ariel en el Palacio de Bellas Artes, foro cultural por excelencia de nuestro país. La velada que puso a los filmes “Sueño en otro idioma” y “La región salvaje” como las más ganadoras de la edición, supuso un tratamiento sonoro dedicado para homologar lo ocurrido en vivo con la transmisión en directo por televisión y, el debut, vía streaming desde la página de la Academia.

Evento para la memoria

Detrás de esta labor estuvo el trabajo de Alejandro Román González “Son” y Gerardo Celada, el primero en el diseño de audio en la parte técnica y el segundo en la producción. Con experiencia en la dirección de ingenieros de Grupo Televisa y como jefe de operadores de audio en dicha televisora, “Son” conoce del diseño y trato de audio para broadcast, monitores y sala con los artistas Paco de María, Tren a Marte, Los Hijos de Frida y la Zinco Big Band; además de ser CEO de la compañía de proveeduría de equipo Más Volumen Espectáculos. “Son” describe así lo concebido para el diseño de audio de la premiación: 

“Es la tercera vez que nos invitan a hacer la premiación y este año acotamos ciertos puntos en el escenario para que hubiera mejor control de lo acontecido en la ceremonia, la parte de conducción, los musicales especiales, el ambiente en el público y la transmisión en vivo en sí”.

Con el antecedente de ser una producción que ha hecho contacto con quienes llevan a cabo la premiación de los Oscar en Estados Unidos, se ha buscado emular el diagrama y sistema desde considerar elementos y formas de tratamiento para la transmisión en vivo: “Gerardo Celada atendió la parte de producción, fue el enlace con la AMAC, los artistas y demás; los aspectos técnicos y de ingeniería, los elegí yo. Para esta edición, la primera opción era usar en sala, monitores y broadcast, consolas Solid State Logic, pero al final quedó una mezcla entre el equipo ya disponible en Bellas Artes con el provisto por Más Volumen Espectáculos; en el caso específico de la Solid State Logic que tuvimos en broadcast, estuvimos apoyados por Audio Acústica y Electrónica”, detalla Son.

Reto, calidad del audio para transmisión televisiva

“Aunque pareciera un diseño sencillo ha evolucionando bastante. Somos pioneros en trabajar el tema de la mezcla de audio para broadcast de forma adecuada para una premiación. Nosotros le hemos dado a ese factor el peso que requiere de forma que cada área de audio -sala, monitores y broadcast- tiene su consola e ingeniero y su staff, lo hemos cuidado al máximo”, expone el jefe de audio. 

Con la intervención de otras empresas como Kaos y LineSpot (como provedores de staff y equipo), se conformó el crew que sonorizó la entrega. Así, cada área tuvo a su ingeniero de cabecera, más una persona de script o guión, quien como en una obra de teatro daba los cues para no perder nada, una persona de comunicación que daba las indicaciones del director de cámaras al operador. El trabajo se repartió de tal forma que en monitores sólo se hizo la mezcla de los musicales especiales que tuvo la ceremonia con la actuación de Jesse & Joy, Lila Downs y Gran Sur, el proyecto de Meme de Café Tacvba; sin atender conducción, dejando ésta en broadcast.

A esta labor se sumó la colaboración con el Canal 22, el cual transmitió la señal al aire completamente en vivo. “Se les envió la señal desde broadcast y ellos embebieron audio y video para mandarlo al aire; a su vez, me enviaron el audio de las VTRs que son los videos que aparecieron en las pantallas, pues al ser una premiación de cine, los cortos de los nominados llevan audio y ellos me regresaban éste para que yo se lo mandara a sala, lo amplificara y posteriormente me lo hiciera llegar a mí para enviarlo a televisión. Así fue el flujo”, revela Son.

Se decidió que el tratamiento del audio musical fuera con una consola y el broadcast en otra. “Muchas veces, atender lo musical para una transmisión de televisión no se entiende porque es súper dinámico; lo que se ve a cuadro es lo que tiene que estar sonando. Nosotros tuvimos que ver con el plano de cómo se dispuso la orquesta y demás para indicar los paneos en la consola porque la clave es corresponder lo que se escucha con la imagen; acá uno tiene que estar operando la mezcla todo el tiempo y si viene el solo de la guitarra le subes a ésta y además tienes que ver qué otra cosa está a cuadro. Tienes una persona hablándote al oído, indicándote qué cámara sigue y debes ir anticipando. Requiere toda la atención”, afirma el ingeniero.

La repartición de señal a Canal 22 para televisión abierta permitió que la premiación se viera en cualquier equipo del país en vivo y, a su vez, por streaming para Canal 11, con quienes se hizo la primera transmisión 360 en Latinoamérica y a través del canal de YouTube por la página de la AMAC. El audio y la señal fue la misma que se mandó desde la consola SSL que se tuvo en broadcast.

Solid State Logic, nominación ejemplar para broadcast

“Soy fan del sonido de SSL, vengo del mundo del disco, antes de ser operador de audio en vivo y de televisión, me hice en los estudios de grabación y desde entonces soy fan del sonido SSL. Me encanta la tersura que tienen sus agudos, su rango dinámico, en fin. Se me ocurrió hablarle a Javier Posada de Audio Acústica y Electrónica para tener las SSL en la entrega del Ariel y logramos tenerla en la parte de broadcast”, comparte Son, sobre la decisión de tener esa marca para su labor.

Parte crucial en este rubro fue por ello la intervención del ingeniero Óscar Tovar, en soporte técnico para la consola Solid State Logic que tuvo Alejandro Román en broadcast, como asignado directo de Audio Acústica. La de ÓscarTovar es una trayectoria que inició en el mundo del audio en vivo y tuvo su estancia en TV Azteca para eventos especiales. La relación con la marca surgió en 2013 en una gira con Jesse & Joy por los Estados Unidos que le hizo coincidir con Fernando Guzmán en Los Ángeles. Tiene muchas virtudes: puedes usarla de mil maneras; en mi caso en aquella gira tuve la necesidad de usarla porque tenía noventa canales y noventa salidas, pensé en SSL porque el sonido y todos los plugins que tiene son muy buenos, además del soporte técnico que te brindan”, comparte Óscar.

Para la tarea en particular que tuvo asistiendo a “Son” en broadcast para la premiación, Óscar expone: “Él ya conocía el equipo, lo que hicimos fue ayudarle a resolver dudas de forma muy puntual para lo que quería conseguir para la transmisión, el audio y el envío de la señal. Lo único en que debe ocuparse era mezclar de la mejor manera sin agobiarse por la programación, ni factores técnicos. Somos ingenieros y lo que queremos es disfrutar la mezcla, por eso siempre acudimos a la herramienta que se acerca a lo que nos permite trabajar de la mejor manera posible. En mi caso fue mi primera participación en un evento así y fue muy bueno ver cómo logramos empatar la calidad de audio que se tuvo en vivo con lo que recibió la gente en sus televisores. Fueron 69 canales con varios envíos a diversos sitios, se tenía que serlo más práctico posible, encontrar los atajos y disfrutar, llegar a eso en mínimos pasos. Mezclar es un arte y acá lo que quisimos fue sumar para hacerle la vida más fácil al operador”, concluye el ingeniero.

El trabajo dedicado en sala

Jorge Sánchez tuvo a su cargo la tarea de sala desde una consola Soundcraft Vi6, la que está en el recinto y, como ya había ocurrido un par de ediciones anteriores, hoy su labor se centró en la mezcla para los tres números musicales que hubo en la ceremonia. “La consola es muy buena, sus preamps son de gran calidad, con la acústica del recinto en sí podemos sacar muchas ventajas a favor. El PA fue el mismo del recinto y en microfonía ocupamos Shure, Sennheiser, DPA, las varas de conducción o podiums de Schoeps. “Usamos in ears, no hay nada de monitor a piso, tuvimos a nuestra disposición series bastante buenas, Shure y Sennheiser, desde la serie 900 a la 1000. Lo único que hubo a piso estaba a manera de side fill como refuerzo, para no perder la referencia de la acústica real”, comparte Jorge.

Para el puntual tratamiento de frecuencias se tuvo a una persona ex profeso, que facilitó depurar los in ears en estéreo y en mono aural, así como sus posiciones, explica por su parte Óscar Sentíes, encargado de monitores. “Acá el principal reto será trabajar con tantos artistas de distintos gustos, géneros y estilo, que vienen a acoplarse a un arreglo que se hizo para los premios. Ahí está lo más complicado, saber cómo se sienten, además de que se trata de un ensamble pequeño y está más enfocado a lo acústico. Dos teclados, dos jaranas, cuarteto de cuerdas, batería, bajo y guitarra es lo que habrá en el escenario. Algo muy íntimo y personal. Sumar para que se sientan cómodos, será lo importante”, concluye el monitorista.

Al final, la experiencia sonora que se vivió en los televisores pudo empatar la vibra de lo acontecido en el recinto cultural de México. Esta forma de trabajo permitió apreciar la gala del cine mexicano de otra forma, con el debut en streaming y sin castigar la calidad sonora de lo capturado en vivo.

Entrevistas: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco