“Lo que soy es una socia creativa. He llamado a mi rol una tecnóloga, visualista, mediadora, pero finalmente creo que soy una gran editora. Tomo la génesis del concepto del diseñador y lo hago prosperar en el caos de la producción”. Así se describe a sí misma Laura Frank, profesional del área visual en la industria del espectáculo que tiene grandes colaboraciones con David Bowie y Madonna, por mencionar sólo algunos artistas, además de haber participado en eventos especiales, teatro y televisión a nivel mundial, a través de la compañía Luminous Effects. De todo esto y más conversamos durante el Entrenamiento:LDI, durante la pasada sound:check Xpo .

“Me gustan los diseños sencillos, limpios, fáciles de entender y atractivos. Mi enfoque es que la iluminación y el video debe ser el fondo para el talento del artista”.

Por amor a la ciencia y el arte

Laura creció en San Antonio, Texas, y posteriormente a Marlboro College en la ciudad del mismo nombre, en el estado de Vermont, con interés en el teatro y un profundo amor por la física. Soñaba con una carrera en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en inglés), pero ganó la iluminación teatral. Al inicio de su carrera, participó en programas como Jacob’s Pillow Dance Festival como tramoyista y convenció a su universidad de ser la directora técnica del teatro para poder pagar la escuela y pasó un año en la Universidad de Cornell como electricista auxiliar en su Programa de Teatro Profesional Residente, asesorando a otros estudiantes en el oficio para ser electricistas escénicos.

“Llegué a Nueva York en 1993 y comencé a trabajar como electricista en lugares como el Teatro Joyce y DTW y en salas de eventos especiales por toda la ciudad”, recuerda Laura; “logré trabajar en un concierto con Vari-Lite en 1994, que fue esencial para dar forma a mi carrera actual, porque ahí construí relaciones con diseñadores y profesionales de producción desde Radio City Music Hall hasta Broadway y conocí a los principales programadores de luz de todo el país; trabajé en programación y diseño de iluminación para Spamalot y Shrek, y todo esto fue un ambiente grandioso para el desarrollo de mis habilidades”.

“En mis inicios, me sentía orgullosa porque conocía cada consola y mi reto era saber usar cada equipo; después, mi enfoque se fue hacia los servidores de medios: entender Catalyst, Hippo y otras herramientas que uso, porque tienen otra lógica en su operación. Es necesario no sólo entender su forma de trabajo, sino cómo es su estructura, para aprovechar todos estos equipos. Cuando la comunidad de usuarios de servidores de medios empezó a crecer, empecé a compartir lo que sabía”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Cómo es ahora el proceso de trabajo de Laura? “Dentro de mis socios está un programador, un ingeniero de servidores de medios, un director de contenidos y un coordinador, y yo estoy en contacto con los productores de los shows como una intermediaria, de manera que ellos me apoyan. Esta estructura nos sirve porque cada uno desarrolla sus habilidades, pero me toma bastante tiempo encontrar la mejor forma de interactuar para trabajar juntos en los proyectos que tengo, como broadcast y conciertos, porque tenemos estilos particulares en los panoramas de video y son complejos, con mucha iluminación LED o proyecciones”.

“Nos aseguramos de que los productores vean escenarios atractivos antes de que estemos en el recinto, así que usamos mucha previsualización, para que ellos sepan lo que verán, ya que no tendremos tiempo estando en el lugar, porque los ensayos de los eventos son muy cortos y hay que ser eficientes. Para un show de televisión tienes una semana, pero en un show para Broadway es distinto, porque se tienen dos meses de ensayos. En cualquiera de los casos, necesito saber cuáles son los objetivos del show y en función de eso, se forma el equipo, porque conozco bien a mi comunidad y sé quiénes tienen las habilidades necesarias para cada proyecto”, continúa.

“La mejor actitud es escuchar ideas, estar abiertos de corazón y contar con la mejor tecnología que se pueda”.

La relación con los artistas

Uno de los músicos de importancia capital con quienes Laura Frank colaboró fue David Bowie. En su última gira, comparte su aprendizaje: “Todo era acerca de la música, y con él supe que aunque tuviéramos el mejor escenario y las mejores luces, si los músicos no estaban bien, lo demás no lo estarían, porque la parte visual sirve para reforzar ese talento. Yo tomé ese concepto para el trabajo que hago para la televisión”.

“Mis diseños son sencillos, limpios, fáciles de entender y atractivos, y son el fondo para el talento del artista. Eso es lo que he aprendido y apliqué en el tour con David, pero también con Madonna y Miley Cyrus, por ejemplo”.

Estos diseños tienen a la tecnología como actor principal, pero ¿qué pasaba antes? Laura recuerda: “Antes de internet, leí todos los manuales de equipos disponibles e hice muchas llamadas para aclarar mis dudas técnicas, pero lo que complementó todo esto fue la comunidad de iluminadores, que en la década de los noventa nos reuníamos continuamente para intercambiar conocimientos”.

La diseñadora visual lleva esta filosofía a todos sus proyectos: “Además de que la tecnología avanza rápidamente y de que hoy requerimos mayor asesoría para entender los equipos, uno de mis retos más importantes es reunir a la gente adecuada para mis proyectos. Cuando yo soy la programadora, yo tengo el control completo, pero cuando hay que coordinar varios profesionales, es importante saber quiénes estarán mejor haciéndolo”.

“Mi enfoque ha sido permanecer abierta a escuchar opiniones; hay una comunidad dispuesta a colaborar para entender la tecnología e interactuar en la industria del video y la iluminación. Ha sido cuestión de educación de mi parte y de responsabilidad con la gente a quien tengo que apoyar. Siempre estoy haciendo búsquedas para entender los nuevos recursos, como el software. Esta parte visual como la vemos ahora es relativamente nueva y cabe aclarar que está abierta a escuchar voces femeninas”, señala.

Laura Frank tiene en gran valía lo que aprendió durante sus inicios, que sirven, por supuesto, a su carrera actual: “Tuve la suerte de comenzar a programar luces móviles a finales de los noventa, cuando todavía había pocas personas con este conjunto de habilidades. Con el apoyo de marcas como Vari -Lite, fui entrenada en la consola de control Artisan en 1994 y seguí muchos otros sistemas de control. Si están interesados en aprender acerca de una consola de iluminación, recomiendo la experiencia de programar luces móviles en un equipo convencional, ya que nada informa la práctica de programación como tratar con un montón de números para dar forma a la manera de organizar este tipo de datos. Durante el verano de 2001, en respuesta al desarrollo de productos como Medusa y Catalyst, me tomé seis semanas para entrenarme en Photoshop & After Effects. Esta ha sido una lenta evolución y educación en la última década a un calendario que ahora está dominado por contenido de video en todo tipo de eventos”.

Para concluir, Laura Frank explica las satisfacciones que ha tenido el duro trabajo que ha realizado: “Estoy agradecida por tener una carrera con tantos desafíos y oportunidades para aprender cosas nuevas. Para mí, es crucial equilibrar las demandas de esta industria con el don del crecimiento personal. Si eso significa tomarse un tiempo libre para explorar una clase o aprender un nuevo software, donde sea que se sientan impulsado a explorar, háganlo. Considero que más que una carrera, tengo un camino que alimenta mi pasión por el entretenimiento de vanguardia, pero también las paradas regulares en una playa en algún lugar para recargar energías”.

“Siempre hay oportunidades para quienes estén motivados, escuchen y estén buscando la forma de participar; tal vez no sea exactamente el rol que quieran hacer, pero si los ven colaborando, habrá una puerta abierta”.