Con el sello de Gou Producciones, José El Soñador (JES) regresó en 2022 a las marquesinas del teatro musical en México con siete semanas de funciones en el Centro Cultural Teatro 1 para dejar en claro que la audacia, innovación y creatividad son la punta de lanza de esta productora que ha transformado la referencia del teatro musical en nuestro país, como lo han probado puestas en escena como “Hoy No Me Puedo Levantar” (HNMPL) y “Jesucristo Súper Estrella”.

Son las cabezas de la compañía y el equipo de producción técnica de JES, quienes develan cómo se hizo realidad esta magna producción teatral, una experiencia de entretenimiento que estimula al espectador por la convivencia inmersiva de un muro formado por más de 400 metros de pantalla con diez metros de altura, videomapping, escalones de veinte metros de largo, bambalinas que se dividen, patas que se mueven, 120 luminarias. Un diseño artístico y de producción que logró hacer coexistir todo para contar una versión nueva, mexicana, de este clásico del teatro musical.

Gou Producciones: Incursionar, arriesgar y dejar huella

Alejandro Gou es hombre de teatro y lo ha producido con su propia compañía desde 2008: “Todo lo que ven es un resumen de lo que veo por el mundo y comparto con mi equipo creativo, Armando Reyes y Guillermo Wiechers. Lo que hemos hecho es una mezcla entre un concierto y el teatro musical, donde lo importante es no olvidar la historia que queremos contar, porque no me gusta hacer obras de teatro que ya vienen hechas y sólo replicas. A mí me gusta crear”.

Desde que compró los derechos de “Jesucristo Súper Estrella”, Alejandro Gou cuidó mucho que la tecnología no desmereciera a los actores y estableciera ese balance. “A la gente de Andrew Lloyd Webber les gustó lo que hicimos y hoy, quien quiera comprar la historia de Jesucristo Súper Estrella, tiene que comprar mi versión, lo que sin duda es un gran halago. Lo mismo pasó con JES”, menciona.

 

“Entonces, ¿cómo darle la vuelta a una historia tan clásica? Pues hablando de tecnología, ésta ha crecido maravillosamente bien y no está peleada con una buena historia, así que por ahí nos fuimos: Tenemos 420 metros de pantallas de LED, 200 luces robóticas y se logró un gran balance entre la iluminación, el video y los efectos especiales. Yo soy un soñador y ver esto, con el tiempo que estuvimos día y noche, y cuando se dio el primer acercamiento con el público y ver la reacción, fue increíble. Somos un gran equipo. Me rodeo de gente que me enseña, busco a los mejores en cada área y me convierto en un orquestador de todo”.

José Eduardo Mendoza, Alejandro Gou y Carlos Hernández

Guillermo Wiechers

Elemento clave en la visión y misión de Gou Producciones es Guillermo Wiechers, quien ostenta una carrera como productor independiente con 18 años de experiencia y 21 montajes a nivel profesional, en los que ha colaborado con artistas como Susana Alexander, Héctor Bonilla, Héctor Suárez, Víctor Trujillo, Ignacio López Tarso, Ari Telch y María Rojo. Desde el 2017 se unió a la producción ejecutiva junto a Alejandro Gou:

“Me toca ensamblar los brazos del pulpo”, comenta; “por un lado, soy el vínculo entre la empresa mexicana y la que administra los derechos de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, The Really Useful Group, que está basada en Londres, y por otra parte, me toca supervisar la contratación del talento, así que me he convertido en una especie de abogado de entretenimiento para leer las licencias, los contratos, las letras chiquitas y saber a qué se obliga uno. También soy quien revisa qué es lo que debe salir del centro de costos asignado para la producción, las peticiones de los creativos, los mandos operativos y hacer una proyección de cuánto costará ese periodo de ensayos, porque detrás está el trabajo de Armando Reyes con cada creativo que eligió llamar para este proyecto. Esta producción nos tomó 18 meses y soy también quien está trabajando en lo que sigue”.

La crisis sanitaria hizo que se vieran interrumpidas las funciones de HNMPL y también se postergó la misión de School of Rock, un compromiso que todavía no tiene fecha; fue entonces que empezó a concretarse JES, como comparte Guillermo: “Lo que la gente ve sobre el escenario es la conjunción de Armando Reyes, a quien considero un amigo genio, quien unió esfuerzos con talento de amplísima y reconocida trayectoria, como el escenógrafo argentino Jorge Ferrari, el diseñador de video Maxi Veco, el coreógrafo español Carmelo Segura y Mariano Deitri, quien durante muchos años trabajó para Cameron Mackintosh, el gran zar del teatro musical mundial”.

“Somos en total alrededor de 130 personas para dar esta calidad de espectáculo, desde vestuaristas, peluquería y maquillaje, con personas como Ángel Bernal, que lleva 13 años en Gou Producciones; tenemos un director vocal, un coordinador de los swings, una directora residente que función tras función da notas, una orquesta de 11 elementos con el productor musical Alex Carrera, que sabe de también de tecnología y conectividad para operar en el foso y mandar a cabina, un director de orquesta coordinando la ejecución de los instrumentos en vivo, un dance capter, dando notas de pasos de baile y naturalmente, un área técnica con su production stage manager, a quien cariñosamente llamamos Marmota (Xio Sánchez), que está en todo, además de los anfitriones, taquilleros, el personal de seguridad y estacionamiento”.

Un sello distintivo en el diseño de producción

Su imaginario está en el teatro desde niño y por ello es actor y egresado de la carrera en Arquitectura de Espectáculos por la Escuela Superior de Artes y Espectáculos de Madrid, con especialidad en escenografía. Es Armando Reyes, director de Tycoon Gou -la división de espectáculos familiares de Gou Producciones-, que trabaja con licencias de televisión como Nickelodeon y Cartoon Network- y el director creativo de JSE: “Cada vez que venía un proyecto de gran formato, como Jesucristo Súper Estrella, le pedía a Alex que me dejara hacerlo completo, y así empezamos a cambiar la manera de hacer teatro. Esto nuevo que creamos es una combinación de espectáculo de Las Vegas con concierto y teatro musical, lo que nombré como el súper gran formato. Así es como llegamos a JES”, afirma.

Armando también comenta que el diseño de JES surgió en la crisis sanitaria a petición de Alejandro Gou y su inspiración fue innovar en el uso de recursos tecnológicos: “Desde muy chico conozco el musical y era de esos que diseñé y rediseñé millones de veces en mi cabeza. Empecé con una maqueta y mi idea era meter mucha tecnología: trabajar con pantallas, pero de una manera teatral, pues hay una guerra muy fuerte contra éstas en este ámbito, porque dicen que esto no es cine. Yo quería redignificarlas y explorar hacer un uso teatral con ellas y mostrar que con creatividad se pueden usar. Eso fue lo primero que hice: me puse a hacer cuadros como pantallas y a darles movimiento y versatilidad, porque no es sólo una pantalla fija y eso le da un uso teatral. De ahí concebí la primera idea, me junté con mi equipo creativo, Jorge Ferrari, mi escenógrafo, y Maxi Vecco, un diseñador de video maravilloso y empezamos a hacer un story board. Cuando lo tuve me senté con Alex y se lo mostré. También me dijo que si estaba loco, si creía que era posible, y yo le dije: ‘Más bien dime si tenemos el presupuesto para hacerlo, aunque el presupuesto no debe ser un obstáculo, porque para mí, la creatividad no sólo se aplica para poner buenas ideas, sino también para hacerlas realidad”.

Alejandro Zambrano

Pablo Gutiérrez

El siguiente paso fue exponer la idea a la gente de Media Center, Carlos Hernández y José Eduardo Mendoza, para hacer factible las pantallas en movimiento y demás ítems de producción técnica. Se sumó el equipo artístico y después se integró diseño de vestuario, iluminación y audio. Armando narra: “Fui guiándolos hacia un lenguaje de espectáculo, de show. Lo visualizaba como hacer un espectáculo de Las Vegas, contando una historia. Este es un espectáculo que nace de la dirección de arte, del diseño de producción. Nosotros le dimos fondo y forma a algo que estaba montado en un salón de ensayos y luego les pedimos que le dieran vida en el escenario”.

“Yo creo que esto fue una comunión perfecta en la que trabajamos todos; este montaje no viene de ningún lugar, ¡aquí lo inventamos! Es una experiencia multisensorial que me confirma que más que hacer teatro, conciertos o desfiles, hago experiencias de vida para las personas y creo que esto es muy impactante, porque es muy estimulante a nivel visual, auditivo… ¡ataca todos tus sentidos!”, concluye Armando.

Audio: mezcla en vivo de un show híbrido

Alejandro Zambrano ha girado alrededor del mundo realizando el audio de “Billy Elliot”, “Charlie y la Fábrica de Chocolates”, “El Fantasma de la Ópera”, “La Bella y la Bestia” y colaborado en México en “Chicago”, “Los Miserables”, “El Violinista en el Tejado”, “Mentiras”, “HNMPL” y “Jesucristo Súper Estrella”. En JES armó el diseño asociado de sonido y operador técnico del mismo:

“Armamos el proyecto, planteamos, programamos y realizamos la mezcla que escucha el público. Usamos el sistema de audio RCF autoamplificado del lugar y la consola Soundcraft Vi6 con actualización de software Vi600 y una segunda consola Yamaha CL5para los músicos e in ears.  Todo está spliteado y en esa consola salen los in ears y las mezclas personales para los músicos. En microfonía tenemos Sennheiser y para los actores principales usamos cápsula DPA 6061 por una cuestión de presión: es un show que suena muy fuerte y necesitamos que esa presión la soporte bien el micrófono”.

“En este show tenemos treinta micrófonos inalámbricos y los tres protagonistas usan doble, para prever cuando se obstruyen por el sudor o cuando se quedan sin pila; también están preparados micrófonos de mano en el escenario. Casi no hay monitoreo de voces en el escenario. Kalimba y Carlos Rivera usan in ear y Fela Domínguez se escucha y guía con la música. El artista se adapta, lo saben desde el primer día. La obra combina teatro y show, entonces hay un volumen considerable y su referencia está en sala. Todo está automatizado por escenas y se van abriendo al nivel necesario, pero no hay automatización de fader, se mezcla el show en vivo, a la banda y los actores. Casi no metemos efectos, solamente aplicamos un poco de compresor y ecualizador”.

Iluminación: el desafío

Convocado desde la puesta de HNMPL, Pablo Gutiérrez (de Life Entertainment Crew) asumió el reto de colorear con luces lo que para él no es teatro ni un concierto, sino la fusión de ambos en un contexto de metros y metros de pantallas para video:

“Es una aventura totalmente diferente. Fue muy difícil aterrizar el diseño de iluminación, porque hay 450 metros de pantalla atrás y fue complicado decidir desde dónde íbamos a tirar y colocar las luces. Para hacerlas más presentes, hicimos un marco con las Elation Chorus Line como luces de calle (laterales, entre las piernas del teatro) y también usamos Vari-Lite VL2600 Profile, VL2600 Spot, VL2600 Wash y VL10 Beamwash, provistas por Media Center y que cambiaron todo por sus colores, que nos dejaron lograr muchas cosas y usarlos como cortadoras, además de las Profile en combinación con las Spot y arriba se usaron las VL10. Para el marco que está al frente se usaron las Chorus Line y unas Supersharpy de Clay Paky para dar profundidad y separación de la pantalla. Otro plus que metió Alex fueron dos luces RoboSpot de Robe como seguidores, que se controlaron desde arriba para los protagonistas. El diseño se hizo con Vectorworks y para operar se partió de una consola ETC, para pasar a MA Lighting grandMA2 full size. El balance con el contenido de video creado por Maxi Vecco se logró cuidando criterios como la temperatura y los colores, en relación con dimensión, perspectiva y sincronía”.

A Pablo le acompañan los programadores Andrés Campos y Luciano Marcos y en la operación Andrés Mendoza, Javier Hernández y Chalio, parte del crew del CCT1. “Para mí, JES fue un reto muy grande y estoy muy contento y orgulloso de participar”, afirma el iluminador.

Video: la clave para dar vida a un nuevo formato teatral

José Eduardo Mendoza, Director comercial de Media Center, fue el proveedor de los sistemas de video e iluminación para JES. Como expuso Armando Reyes, fueron los segundos en sumarse para hacer realidad las ideas de parte de la dirección creativa y ejecutiva y definir el tema visual, que es el ochenta por ciento de esta producción:

“Estamos hablando de un proyecto que nació con una idea de cerca de 400 metros de pantalla y quedó en 450 metros, equivalente a 29 millones y medio de pixeles. Cuando entramos a realizar el montaje de esta producción, ocupamos cerca de cinco mil horas hombre para tener las plantillas de montaje y programación presentadas para un previo del montaje final”.

“Se trata de 1,800 módulos de 50 por 50 centímetros de 3.9 milímetros de pitch; cableado, entre señal y corriente, de cerca de 15 kilómetros; más de nueve toneladas de pantalla móvil, porque es una producción donde la mecánica teatral y la automatización interfieren mucho y hay pantallas que se mueven de un lado a otro y otras bambalinas digitales que se parten. Tenemos cerca de cinco toneladas más de pantallas fijas, una escalera completamente visual tapizada de pantalla LED y siete kilómetros más de cableado para poder realizar esto, en algo que nosotros creamos de cero a cien. Son cerca de 180 mil watts, un generador que normalmente se usa sólo para video, así que acá tenemos tres centros de carga para video”.

“Tenemos un jefe de video, Jorge Medrano, encargado de correr el show. Todo está automatizado por medio de LTC, un time code de SMTP que automatiza audio, video e iluminación. Tenemos dos servidores que, entre los dos, generan 60 millones de pixeles y se crearon para este proyecto. Hay dos servidores, un main y backup, que corren en tiempo  real. Además tenemos cerca de 120 móviles, Vari Lite y ClayPaky, que están interactuando con todo el video. Fue un gran reto trabajar y generar luz de contra para eso pero nos hemos caracterizado como compañía, en tener las mejores soluciones para esas aplicaciones. La iluminación ha sido la punta de lanza de nuestra compañía y ahora el video que estamos logrando para realizar estos proyectos”.

El apartado de mecánica teatral en este entramado visual también fue clave: “Creamos rieles que fueron operados manualmente por técnicos de tramoya, porque si hubiéramos automatizado con motores toda esta producción, los tiempos del video no se hubieran logrado, pues éste interactúa con el movimiento físico de las pantallas, así que el video tiene que ir en el timing perfecto y no podíamos fiarnos de la tecnología. Fue más fácil retomar el tacto y experiencia humana. Lo único que sí es automatizado son las bambalinas: dos que se parten en un número del espectáculo y que bajan completamente al escenario con motores. Todo el rigging del escenario se tuvo que crear para esto y colgar todo. Este proyecto nos dejó poner todo el expertise acumulado en la vida; todo lo aprendido se resumió en este proyecto y vemos cómo todo ha valido la pena”, cierra orgulloso José Eduardo.

José El Soñador en la versión de Gou Producciones ha marcado un refrescante y memorable referente para el teatro musical de nuestro país. Si usted se quiere sumar y describirlo como Armando, de super gran formato, bienvenido; aquí lo importante es saber que el talento mexicano sigue trascendiendo por su audacia, imaginario, profesionalismo y eficiencia: “Al final, la gente agradece que hayamos traído a JES, pero yo les digo que lo hicimos en México. Está hecho por mexicanos y creativos extranjeros de muy alto nivel. Tengo 51 años y tendré veinte años más para producir; vienen más locuras”, afirma contundente Alejandro Gou, invitándonos a seguirle, indudablemente, la pista.

Fela Domínguez, la tecnología como incentivo artístico

La intérprete y actriz, con participaciones en obras como “El Guardaespaldas” y “El rey león: el musical”, y en el papel de La Narradora en JES, señala acerca de la tecnología y su trabajo en este proyecto: “Mi relación con la tecnología es antes y después de esta obra, porque es la primera vez que se logra mimetizar de esta forma: tenemos el teatro con unas pantallas gigantescas que nos obligó trabajar distinto, por el reto que fue salir del salón de ensayos para ir al escenario y tener estos monstruos atrás que hacían que ciertos movimientos nuestros se vieran chiquitos. La tecnología llegó para quedarse y para hacernos crecer como artistas. Creo que la evolución en todo siempre ayuda y qué bonito que en el arte la tecnología se pueda meter de esta forma para crear cosas espectaculares”.

José El Soñador: audio, iluminación y video al máximo de creatividad

Audio
• 
Sistema de audio RCF
Consola Soundcraft Vi6 con actualización de software Vi600
• Consola Yamaha CL5
• Microfonía Sennheiser
• DPA 6061 (para los actores principales)

Iluminación
• 
(24) Luminarias Vari-Lite VL10 BeamWash
• (16) Vari-Lite VL2600 Wash
• (12) Vari-Lite VL2600 Spot
• (06) Vari-Lite VL2600 Profile
• 
(14) SL Nitro 510
• (12) Luminarias Clay Paky Sharpy Plus

Video
• 
(420) Metros cuadrados de pantalla LED, Pitch de 3.9 milímetros (27,525,120 pixeles)
• (01) Videoproyector Barco láser de 35,000 lúmenes
• (02) Servidores de video custom con 6 salidas 4k 4096 por 2160
• (04) Tarjetas de envío Nova MCTRL 4K con control de 35,389,440 pixeles

Redacción: Marisol Pacheco