Entrevistar a un artista como Horacio Franco ha sido para mí toda una experiencia personal y profesional. No cabe duda de que la visión de ti mismo y hacia dónde te diriges siendo joven en la música te pueden hacer trascender más allá de tu propia expectativa. Entremos entonces en el mundo auténtico de Horacio Franco y su gran legado.

Mi primera pregunta fue: “Siendo la flauta dulce o de pico un instrumento —en cierta forma—subestimado y que puede acabar en un cajón de ropa, lápices y reglas de la escuela; que tiene la potencia de motivar la vida musical de un nuevo artista, ¿cómo rescatar la importancia de la flauta dulce para las nuevas generaciones? Horacio contestó: “Hay un tweet, obviamente público, del actor Alex Gou de 2018 que dice: ‘Deberían enseñar a bailar salsa o cumbia en las primarias, eso sirve más en la vida que tocar la pinche flauta’. En los años setenta se implementó en México la flauta en las escuelas de manera improvisada, sin metodología para que los maestros la enseñaran, pese a sus posibilidades didácticas”.

Un dato histórico y muy importante

A finales del siglo XIX resurgieron la flauta dulce y el clavecín, éste último tuvo su desencanto en las décadas finales del siglo XVIII, cuando las primeras versiones del piano ofrecieron otras opciones sonoras. Ambos instrumentos son importantes desde el Renacimiento y el Barroco y la flauta se conoce en Europa desde la Edad Media, quedando en desuso en los periodos del Romanticismo y el Clasicismo al momento en que la orquesta clásica se constituía por una gran variedad de instrumentos. En la antigua Alemania, Hitler estableció la música y la flauta como un “instrumento del pueblo” dentro de su estrategia política para inspirar el nacionalismo llamada “Volkisch, que significa “étnico” y también “de la gente”. También las bandas de guerra en Europa tocaban la flauta para que los soldados se hicieran más agresivos. Desde su resurgimiento, la flauta se usaba por amateurs en casa. Desafortunadamente, desde la antigüedad no hay registro de partituras u obras escritas para este instrumento desde bastante tiempo atrás y mucho menos antes del Renacimiento. La música se empezó a escribir hace mil años y de ahí hay obras; debemos considerar que la primera flauta encontrada en Alemania fue hace 43 mil años, sin embargo, no hay cómo conocer qué tocaban en esos tiempos”.

El valor de la flauta como inspiración musical.

En su juventud, en el salón de clases de Horacio había 59 alumnos y la flauta no inspiraba antojo como para dedicarse a la música, ya que se consideraba un instrumento que chillaba o era demasiado agudo (siempre y cuando se sople con violencia); por cierto, la altura de una flauta es soprano. A los once años, Horacio ya tocaba flauta de oído, y comenta con entusiasmo: “Me compraron una flauta Yamaha de plástico y Claudia Aguirre, una compañera de la secundaria, tocó al piano la Sonata Facile KV 545 de Mozart; fue cuando recibí una epifanía y de ahí empecé a oír música clásica”. Su maestro de la escuela lo puso a tocar en los eventos escolares, como el día de las madres.

Horacio compraba discos de 9.90 centavos en una conocida tienda departamental, no quería tocar el piano pese a su manifestación de Mozart en aquella epifanía que experimentó. Sus papás no sabían nada de música, le pedían una carrera y después podía dedicarse a la música. Entró a los trece años al Conservatorio Nacional de Música después de la secundaria y le pidió a su maestro José Suárez que le enseñara flauta, ya que no había esa carrera. El profesor Suárez hizo el rescate sonoro de “La Flauta de Cristal” de Claude Laurent 1835, la única flauta de cristal que se conserva en perfectas condiciones. Horacio comprendió que tenía que irse de Mexico a estudiar a Holanda. Su talento y determinación crearon la oportunidad; estudió violín con el maestro Icilio Bredo, quien le apoyó consiguiendo unas horas de docencia en la Escuela Nacional de Música, dinero que le ayudó, además de ganar el concurso “Rutas del Conocimiento” con un ensayo que escribió y con el que ganó doce mil dólares.

Holanda, el linaje de grandes estudiantes y artistas

Horacio estudió con Frans Brüggen, músico holandés, intérprete de flauta de pico, flauta travesera (traversa o transversal) y director de orquesta. Se graduó en 1985 con Walter Van Hauwe, con sólo tres alumnos más. “La carrera en la flauta es difícil para vivir, tiene un repertorio pequeño en el Barroco y puedes acabar dedicándote a otra cosa”; agrega Horacio. En el siglo XVIII, la calidad era menor en el repertorio, ya que escribían para aficionados. México era un terreno virgen para Horacio y para ejercer la flauta. Se convirtió en un flautista internacional, calificado como el mejor flautista del mundo por algunos medios de comunicación; sin embargo, de manera real y objetiva, él se considera “un trabajador de la música”.

Ante algunos hechos por los que se considera que algunos niños asiáticos y orientales muy pequeños son genios ante el piano y el violín, Horacio menciona: “El boom de los asiáticos se da por la inducción que tienen desde niños a la música. En la etiología de alguien que crece en un lugar rodeado de música y que tiene el bagaje de su cultura en casa con gente culta, se forma el oído por influencia musical de los padres, quienes los ponen a estudiar, a veces, con metodología dura. En el caso de Mozart por ejemplo, su papá lo hizo para sacarle jugo. Existe el riesgo de que tal enseñanza pueda ser una programación del niño y se vuelve mecánico; cuando se equivocan se frustran. Acá en México hay niños dotados en los pueblos indígenas, pero desafortunadamente todavía hay clasismo y los discriminan y esto lastima las condiciones para que se adapten. En otro sentido, todavía no hay programas de intercambio con las bandas de Oaxaca para que haya una vinculación institucional con los indígenas mixes, por ejemplo. Sin embargo, sí hay indígenas estudiando en el Conservatorio”.

Partitura y naturaleza

La obra en partitura no es de “obediencia en la ejecución”, según algunos clásicos, sino es dejar que ésta hable para ser interpretada. Horacio ha tocado con la flauta estilos como el jazz, música de los Beatles, con Susana Zabaleta, Ely Guerra y con los niños mixes, entre otros muchos músicos en el extranjero. La buena noticia es que en la Escuela Superior de Música ya existe la carrera de Flauta Dulce y en el Conservatorio Nacional de México también se implementará.

Por último, la música estimula la conciencia y la subconsciencia. Horacio afirma: “Interpreto la música para que a otra persona le produzca una sensación, la que le surja de manera natural, pues el mensaje teológico es interpretado por el oyente, ya sea religioso, cultural o lo que guste con base a su educación y sensibilidad”.

Palabras y un gran aprendizaje deja Horacio Franco en esta entrevista, dejando un ejemplo de disciplina y trabajo imparable que se escucha en todas sus grabaciones y conciertos.

 

Datos de la grabación de flauta

Horacio usa el micrófono Shure SM 57 con efecto de reverberancia y la grabación depende de la acústica de los distintos recintos. Es importante tomar en cuenta las preferencias personales a la hora de escoger el micrófono a utilizar en una grabación.

Posición A: Frontal a la embocadura, por lo que capta bastante sonido de aire, posibles ruidos de incidencia directa del mismo. Sonido de flauta bastante potente y brillante. Sonido de llaves medio.

Posición entre A y B: Frontal entre la embocadura y las llaves. Sonido de aire minimizado. Ausencia de ruidos por incidencia directa del aire. Sonido de llaves más evidente.

Posición B: Frontal al final del cuerpo de la flauta. Sonido inexistente de aire y sin ruidos del mismo. Sonido de llaves maximizado.

Posición C: Sonido de aire proveniente del cuerpo elevado. Ausencia notable del sonido propio del instrumento.

Plano 1: Micrófono paralelo al suelo, a la altura del instrumento. Sonidos de llaves, respiración e instrumento equilibrados. Respiraciones del músico maximizadas.

Plano 2: Micrófono a 45 grados del suelo, elevado, apuntando al instrumento. Sonidos de llaves e instrumento equilibrado. Sonido de aire medio, respiraciones del músico medias.

Plano 3: Micrófono perpendicular al suelo (aéreo), apuntando al instrumento. Sonido de llaves e instrumento equilibrado. Sonido de aire minimizado, respiraciones minimizadas.

Con información de hispasonic.com

*Guitarrista, compositor y productor. Ex-guitarrista del grupo Kerigma (1989 – 1993), grabó el disco “Esquizofrenia”. Como solista, sacó su primer disco instrumental “Horizontes” en sound:check Xpo 2018. Psicólogo educativo, psicoterapeuta corporal y de pareja, conferencista, consultor en sexualidad, cuenta con el Postgrado CORE Institute of New York. Es empresario, filántropo, fundador y director de la fundación Más allá de la Adversidad AC, para apoyo de personas con enfermedades reumáticas.