“Ser productor es algo que siempre hice, pero no había formalizado: en todos los proyectos que participaba, componía, hacía arreglos, cambiaba partes de la música, sugería estéticas y conceptos”, expone el baterista, compositor, arreglista y productor Hernán Hecht, cuyo trabajo ha merecido ocho nominaciones al Grammy y le ha hecho poseer uno.

Un entorno particular

Con estudios en arquitectura, desde hace ocho años Hernán inició la construcción de su propio espacio de grabación, para lo cual colectó desde los materiales hasta las herramientas que dieron forma al HH Studio, con la asesoría de Icautli Cortés y Hans Mues:

“Me tomó año y medio acabarlo y debía cumplir lo siguiente: primero, que estaría hecho de material reciclado por una cuestión personal-emocional (el noventa por ciento de los materiales tiene ese origen); segundo, que ofreciera un tipo de sonido más opaco y corto, a diferencia de los cuartos muy vivos, sin cabina porque me interesa tener el contacto directo con lo que está pasando y que las personas involucradas tomen conciencia del silencio y de estar atentos). Tercero, que fuera mi cueva, no un estudio para renta”.

Con las condiciones sonoras del cuarto logradas, la selección de equipo se basó en tener elementos para capturar diferentes colores de forma orgánica: “He encontrado en los micrófonos de listón (ribbons), el registro que me interesa. Tengo veinte canales que paso por preamplificadores API, Universal, Neve, y cada cosa representa diferentes tonalidades para cosas específicas. Para mí se trata de cómo microfonear y jugar con páneles para cambiar la sonoridad de las cosas y obtener el sonido orgánico que me gusta; los preamplificadores y el convertidor son la otra clave”.

“El convertidor es un Linx Aurora que, indagando, ha sido el alma del sonido británico que me gusta. En software uso Pro Tools por la manera en que se relaciona la información y porque es un estándar de comunicación entre estudios. Estoy apoyado por AVID, pero si no fuera así, también lo usaría porque es una herramienta brutal que suena tremendo. También hago muchas cosas con video, entonces para esas tareas, la sincronización es muy fácil”.

Ponderar el lado artístico

“Busco el sonido orgánico en muchos estilos y procuro pensar en el lugar donde ocurre lo que estoy grabando (el barrio, el país), porque eso representa un montón de cosas en la selección de reverb, los instrumentos, volumen, compresión. Desde mi posición como baterista busco ofrecer una personalidad camaleónica, alguien con la capacidad de transformarse según lo que la música pide. Y en el audio también quiero conseguir eso”.

“Por eso no soy tan fan del proceso de masterización”, menciona Hernán. “Lo conozco y he trabajado con grandes personas y técnicos y todo bien, pero algo sucede en las masterizaciones que siento que la música se enfría; la mezcla me parece un lugar más honesto a donde llega ésta. Siento que hay mucha gente que trabaja impecable, by the book, y está muy bien para los términos generales de la industria porque tienes que cubrir sus parámetros, pero yo prefiero el lado artístico de las cosas y para mí el sonido es como una manifestación máxima de lo que hago”.

Entre las recientes grabaciones en HH Studio destacan los discos de A Love Electric, Loli Molina y X-Pression Quartet, además de un trabajo de jazz a trío con Leo Genovese y Rodrigo Domínguez, música folclórica con jazz del flautista Juan Martín Medina y las canciones de Bárbara Riquelme.

“Estamos terminando dos discos de Loli Molina, uno será acústico y el otro eléctrico. El primero, además, es una película y estamos haciendo ambas cosas en simultáneo, producción y grabación. Ha sido espectacular lo que hemos logrado en colores y sonido”.

“Con A Love Electric (con Todd Clouser y Aarón Cruz), he llevado la producción de los tres discos. Estamos haciendo “Permanent Immigrant” track por track y lo que ocurre siempre es que Todd trae bocetos básicos: dos o tres acordes, riff y una guía de melodía y yo construyo con eso. Es opuesto a lo que hacemos en vivo —la experiencia, la energía— y como no podemos plasmarlo en los discos, lo que buscamos es sacar una foto de eso que cambia constantemente, las canciones y conceptos diferentes de todas las cosas que nos representan en nuestra historia musical”.

“X-Pression Quartet es mi proyecto. Sacamos el segundo disco “Todo es uno y es mil a la vez”. Tengo la suerte de tocar con Federico Sánchez, Aarón Flores (guitarras) y Alonso López (contrabajo) desde hace muchos años y sólo entré a poner mi impronta estética. Grabamos en dos horas y media, todos juntos, casi sin edición ni mezcla. Propuse un tipo de sonido cercano a la tesitura de los pianistas europeos, como Bobo Stenson, con ciertos tintes de rock británico, eso es un poco lo que quería escuchar como concepto global y marco estético”.

Difusión: modificar y romper

“Las plataformas digitales son la manera de escuchar música y me parece muy bueno, pero también es lamentable el poco interés que tienen quienes dirigen estas empresas por la música como tal. Siempre me he considerado un outsider e intento manejar la idea de que mi música rige mi industria, así que el producto está ahí y debe estar a la altura de la competencia internacional en términos técnicos y artísticos. Que exponga profundidad, identidad y búsqueda”, comparte el fundador de HH Studio.

“Me interesa que la música le llegue a la gente y entonces decidí dejar de fabricar CDs. El disco del X-Pression Quartet está en streaming y lo voy a vender mediante tarjetas de descarga que en realidad son hojas de papel reciclado con semillas incrustadas: después de bajar el disco, se pone la tarjeta en una maceta y tendrán flores silvestres. Pienso en cómo dar algo que nos recuerde que vivir es una experiencia, no sólo estar frente a la pantalla. Modificarme y romper todo el tiempo, ése es el esquema que la música me pide para que suene”.

Y, ya sea detrás de los tambores o la consola, Hernán Hecht está en el camino.

 

Los equipos de HH Studio

Software

  • Pro Tools Ultimate
  • Total Studio 2 Max Ikmultimedia
  • Live
  • Logic Pro

Convertidor

  • (01) Linx Aurora 16 en sincro con Universal Audio 710D

Monitores

  • (02) Quested, (02) iLoud Micro Monitor, (01) Monitor Control Drawmer MC3.I

Preamplificadores

  • (04) API 3124, (04) Universal Audio 710-D, (04) SSL, (01) Vintech X73i, (01) Avalon 737, (02) Burl Audio Serie 500 B1D, (01) Sams Amp Bass Driver D1

Compresores

  • (02) Neve Portico II, (02) Empirical Labs Fatso EL7X

Controlador Mixer

  • AVID Artist Mix

Micrófonos

  • (01) AEA R44
  • (01) Neumann M147
  • (02) Pair Matched KL184
  • (02) Pair Matched AKG 414 XLII
  • (01) D202
  • (02) Pair Matched Cole 4038
  • (04) Sennheiser 421, (03) e905, (01) e602II
  • (02) T Bone Ribbon RB500 (Modificados)
  • (01) Electro-Voice EV20
  • (01) Shure SM7B, (03) SM58, (02) SM57
  • (02) Audio Technica Studio Cardioide
  • (02) Rode NTK

 

Instrumentos

Teclados

  • (01) Piano Vertical Petrof, (01) Fender Rhodes Mark I, (01) Harmonium, (01) Arturia Minibrute, (01) Handsonic, (01) Roland SPD, (01) Omnichord, (01) Melódica Hoffner, (03) Controladores IkMultimedia y MOTU

Guitarras

  • (01) Gibson 335, (01) Fender Telecaster Thinland, (01) Telecaster Nashville, (01) Taylor electro acústica, (01) Johnson electro acústica, (01) Española

Amplificadores

  • (01) Fender Hot Rod, (01) V9, (01) Ashdown, (01) ZT

Baterías

  • (01) Gretsch New Classic (24,12,14,16), (01) New Classic (18,12,14), (01) Renown (20,12,14,16), (01) Slingerland (18,10,12,14, de los sesenta).

Tarolas

  • (01) Gretsch 14×6 ½ (de los sesenta), (01) Black Hammer 14×8, (01) New Classic 14×6 ½, (01) Fig Hernan Hecht Signature, (01) DW 14×8, (01) Slingerland 14×4 (60’s), (01) Yamaha 14×6 ½, (01) Premier 14×6 1/2 (de los setenta), (01) de PVC 14×12 (hecha a mano).

Platillos

  • Azturk, Zildjian y Sabian (más de 50)

Parches

  • Evans

Percusiones 

Pedales de efectos

  • Earthquaker Devices, Moog, Electro Harmonix, Line 6, TC Electronics, Boss (más de 20).
  • (01) Kaos Pad II, (01) Kaos Pad III, (01) Loopera Roland 505