IMG_7349
La capital del estado de Nuevo León vive actualmente un gran momento en la industria del espectáculo, después de tiempos difíciles que pusieron a prueba en muchos niveles a su población; sin embargo, como veremos a continuación, festivales como Pa´l Norte o Machaca demuestran que Monterrey está activo y con ganas de vivir su momento al máximo.
Desde su creación, en 2012, el festival musical Pa’l Norte se convirtió en la gran apuesta de los espectáculos en vivo en Monterrey. La ciudad, considerada la más importante de México en el sector industrial, y una de las primeras diez en dicho rubro en Latinoamérica, esperaba recuperarse tras el letargo que vivió debido a la ola de violencia desencadenada por el crimen organizado y que tuvo uno de sus episodios más dolorosos en 2011 con el atentado en el Casino Royale.

Bajo esa premisa, los hermanos Óscar y Jesús Flores, herederos de la empresa Apodaca Music Group, hicieron suya la iniciativa de crear un festival musical propio de las grandes ciudades, pero bajo un concepto que enalteciera las raíces del norte del país, desde el nombre hasta las actividades paralelas que ahí se realizan. Así nació Pa’l Norte, como una gran celebración al rock hispano y angloparlante que exalta a la cultura fronteriza en un mismo espacio.

“Sentíamos que en Monterrey faltaba un festival de estas características, tomando en cuenta que es una de las urbes más importantes en México y no contábamos con un evento de la magnitud del Vive Latino o Corona Capital”, cuenta el promotor Óscar Flores Jr. “Había muchos conciertos, en la Arena Monterrey, el Auditorio Banamex y otros, pero ninguno con el plus que un festival como los mencionados ofrece al público”.

IMG_7331Con el reto de conformar un atractivo cartel que captara la atención de los amantes del rock en México, la cuarta edición de Pa’l Norte reunió este año a Imagine Dragons, Calle 13, Garbage, Aterciopelados, Kinky, Café Tacvba, Intocable y Molotov, en una maratónica jornada musical realizada en el Parque Fundidora, uno de los sitios más emblemáticos de la llamada Sultana del Norte. El encuentro musical, que congregó a cerca de ciento diez mil personas repartidas en los dos días del festival, también reunió a figuras como The Kooks, Ximena Sariñana, Belanova, Juan Cirerol, Botellita de Jerez, Apolo, No Te Va Gustar y el rapero Flo Rida.

“Pa’l Norte es un festival más enfocado al rock, pero con tendencia a la música grupera. El año pasado tuvimos a Juanes y a Los Tigres del Norte, pero también a Snoop Dogg. Este año la gente pudo rockear con Imagine Dragons y luego sacar la texana (sombrero) y bailar al ritmo de Intocable de forma libre y sin culpas”, señala Óscar. “Este festival tiene una fuerte tendencia a ser una fiesta de rock latino, pero sin dejar de lado a las bandas de habla inglesa, que le dan el toque internacional y nos permite abrir el mercado”, añade el empresario.

2 Hands y Serpro: aliados del festival
Por segundo año consecutivo, la empresa 2 Hands Production Services, con José Aranda a la cabeza, fungió como la encargada de realizar la producción de Pa’l Norte. Con una joven historia (dos años como productora), pero con muchos años de experiencia de cada uno de los elementos que ahí labora, dicha empresa apostó por un concepto que revolucionara la imagen del propio festival: dos escenarios en el mismo lugar, algo innovador para éste, y un atractivo juego de texturas, colores y figuras a través de la magia del video mapping, para el cual se echó mano de la compañía Foto Niza.

“Fue una gran apuesta para todos, tanto para Apodaca Music Group como organización, pero también para 2 Hands como empresa productora. Estamos hablando de un escenario blanco de día, lo cual lo hace más difícil, con formas de cubos que sobresalen, un poco de arquitectura y diseño, hubo inversión del promotor, tanto en eso como en los equipos técnicos y la contratación del talento”, explica José.

G0044995“Hablamos de que el look and feel del escenario fue una segunda inversión; en este caso, tuvimos una pared de 90 metros de ancho y 18 metros de altura. La idea era que en la noche tuvimos una pared llena de proyecciones, quisimos hacer que la gente viviera una experiencia no sólo por el artista, sino con el lugar, que conviviera todo”, apunta el jefe de producción, quien afirma que Pa’l Norte es el primer festival de rock en México que incursiona en el video mapping.

El experimentado ingeniero de audio Thierry Goethals, elemento fundamental en 2 Hands, avala lo dicho por Aranda. “Como empresa productora propusimos una imagen general de los dos escenarios pegados, con toda la apuesta del mapping y una pantalla de 80 metros de ancho; eso obviamente representó un atractivo visual, para las marcas y el promotor, y un reto técnico para nosotros como empresa productora”.

¿Los retos técnicos en la cuarta edición de Pa›l Norte? El ingeniero de origen belga señala: “Nos enfrentamos, primero, a armar una estructura de scaffold de ese tamaño, en un parque que no cierra, a horas de carga y descarga que son muy explícitas y no necesariamente las más adecuadas en términos de producción, pero es así. Implica tener, independientemente del escenario y los techos, proveedores de audio, iluminación, video y backline, que en este caso fue Serpro Producciones, exclusivamente desde Monterrey”.

“Con Serpro estuvimos cubiertos en términos de calidad y de estándares internacionales gracias a las marcas que utiliza. En PA tuvimos L-Acoustics, en consolas mayoritariamente usamos Venue Profile de Avid, y Digico. Realmente estuvimos a la altura de cualquier producción de primer mundo”, subraya Thierry Goethals.

Los escenarios corrieron a cargo de la empresa Concert Structures; en tanto, Serpro fue la empresa responsable de proveer todos los equipos de audio, iluminación, rigging, video, circuito cerrado, generadores y backline para todo el festival, incluyendo los dos escenarios principales (escenario Indio y Tecate Light). Fue la segunda ocasión que esta compañía colaboró en la realización de Pa›l Norte a nivel técnico y humano, con 80 personas de su staff.

“El objetivo de Apodaca, 2 Hands, y nosotros como Serpro, es posicionar a Pa›l Norte como un festival de talla internacional, y trabajamos en conjunto para lograrlo, con marcas de equipos que son top a nivel mundial; por ejemplo, en audio tuvimos L-Acoustics K2, conjugado con subwoofers SB-28, consolas Venue Profile, Digico y Yamaha PM5D”, detalla Emmanuel González, gerente general de Serpro.

En iluminación, Serpro Producciones proveyó equipo Vari-Lite y Martin Professional, así como consolas MA Lighting en los dos escenarios. “Tratamos de hacer algo que no es tan común para marcar tendencia y diferencias. Es la segunda ocasión que Pa›l Norte apuesta por un escenario central, donde hay ciertas sorpresas con artistas que no están previamente anunciados”.

La relación de 2 Hand Production Services y Concert Structures nació hace un año, cuando ambas empresas unieron fuerzas para montar la producción del festival Hell & Heaven en la Ciudad de México. “Aunque conocemos a Pepe Aranda de muchos años atrás, la compañía nació en 2013 haciendo conciertos para Alejandro Fernández, Alejandro Sanz o Luis Miguel. Este año repetimos colaboración con ellos», cuenta Carlos Alcaraz, representante de la empresa especializada en escenarios originaria de Guadalajara.

Carlos señala que para esta edición de dicho festival regio, Concert Structures requirió diez trailers de equipo. “Fueron aproximadamente seis mil tubos que pasaron por las manos de quienes montaron el escenario. Requerimos 20 personas de nuestro staff, más unos 40 stage hands. Definitivamente es uno de los eventos más grandes que hemos realizado”.

Un festival con una producción a la altura de los grandes
Por segundo año consecutivo, Carlos Rodríguez “Patch” fungió como stage manager del escenario Indio en Pa’l Norte como parte del crew de 2 Hands. “La producción de Pa’l Norte es cada vez más grande, el elenco va creciendo y eso implica detallar más cosas. Buscamos que cada vez esté mejor pulido tanto de parte de nosotros como de la producción y los promotores. Pa›l Norte se está haciendo muy grande, es un esfuerzo de todo el mundo: promotores, agencias de booking, producción. Hay mucha gente involucrada y el avance ha sido impresionante”, apunta el técnico, quien también labora como production manager y monitorista de Kinky.

Precisamente Pal’Norte fue el escenario que Kinky eligió para iniciar su gira internacional “Unplugged 2015”, con la que la agrupación regiomontana ha recorrido diversos foros de México y Estados Unidos.

“Como stage manager, a lo que nos enfrentamos en casi todos los festivales es, primeramente a las pruebas de audio. Todo mundo quiere probar a sus tiempos y programar un soundcheck es como programar vuelos. Hay muchos grupos internacionales que vienen con cargas de otros países. En un festival siempre se trata de complacer lo más que se pueda a todos, evidentemente siempre habrá uno que esté por encima de otro, por la fama y los años de trayectoria, y ese también es un punto porque cada grupo tiene su forma de pensar. A veces hay que tomar una decisión de si podemos ceder o no”, señala Carlos Rodríguez.

“Técnicamente, en el escenario, mi labor también implica los espacios del escenario y las áreas de trabajo. Como stage manager siempre nos enfrentamos a jugar con esos espacios, con las sobretarimas tanto de baterías como teclados y percusiones y todo lo demás, como guitarras, pedaleras, cases, todo ese tipo de cosas. Ese es un punto clave para nosotros en los festivales: nuestras áreas de trabajo”, añade.

Por su parte, el ingeniero de monitores Marco Antonio López “Bato”, con una experiencia de casi 25 años en el audio, habla sobre su función como parte de 2 Hands en Pa’l Norte, en cuya cuarta edición fungió como monitorista del escenario Tecate Light.

“Básicamente, en la técnica tenemos lo mismo que todo festival grande. En esta ocasión, por ejemplo, trabajamos el primer día con una Avid Venue Profile en monitores, una Digico SD10, y para el segundo día cambiamos a una Yamaha PM5D, según las necesidades de los grupos. Pa›l Norte es un festival que está muy bien planeado, está todo muy bien cubierto con mucho tiempo de anticipación”, afirma.

Calle 13 y Café Tacvba, quienes actuaron en el escenario Tecate Light, fungieron este año como cabezas del festival. “En ambos shows hubo mucho movimiento. Calle 13 usó muchos canales, es una banda que tiene 56 canales de entradas y muchas salidas, 16 sistemas personales de monitoreo, monitores de piso, side fills y drum fill, así que con eso ya llenamos la consola. Usamos una consola SD10 para ellos, y estaba completamente llena con salidas y entradas”, explica El Bato.

“Tuvimos un sistema de trabajo muy bien armado, la dificultad fue la pre-producción, conocer las necesidades de cada grupo y ver con los proveedores el equipo que se requirió, pero como se hizo con tanta antelación, al final llegamos y todos estuvimos en el mismo canal coordinando todo. Trabajamos en equipo con toda la gente de Serpro, una de las mejores compañías de México”, indica el monitorista.

Semillero de algunas de las agrupaciones más emblemáticas de la escena musical latinoamericana, Monterrey es considerada actualmente la segunda ciudad en México que alberga más festivales musicales, siendo Pa›l Norte el más importante de una lista en la que también figuran el Hellow Fest, Machaca Fest, Rock and Picnic y próximamente el Rock Out. “La frecuencia de festivales en Monterrey llega a ser cada mes y medio, están surgiendo festivales y tomando fuerza”, opina Thierry Goethals. “A mí no me gusta comparar. Creo que todos son festivales diferentes, con públicos distintos. Creo que la idea de Pa›l Norte es muy regia, es decir, tienen una identidad, y el hecho de cerrar con un artista norteño, en esta edición con Intocable, tiene mucho de auténtico”.

dcc

Machaca Fest:
el resultado de la organización
El pasado 13 de junio, casi cincuenta mil asistentes formaron parte de la quinta edición del Machaca Fest para el cual el Parque Fundidora prestó sus espacios. Las tierras de Monterrey se cimbraron con los tres escenarios (Indio, Tecate Light y Machaca), que fueron instalados para las presentaciones de 34 bandas mexicanas de la escena ska y punk-rock, entre las que se incluyeron nombres como Rebel Cats, El Gran Silencio, Inspector, División Minúscula y demás agrupaciones con buen poder de convocatoria.

La producción del festival se llevó a cabo a través de la casa 2 Hands Production Services, empresa que reúne a un grupo de personas en un formato de trabajo donde lo importante es la cooperación y el compañerismo y donde el proveedor de equipos fue Audio Systems del Norte en los escenarios Indio y Tecate, mientras que en el Machaca Stage fueron provistos por Troya Eventos y Producciones. El hecho de haber instalado cuatro escenarios, involucró una gran labor porque, además, dos de los escenarios más grandes, Indio y Tecate Light compartieron un arreglo de altavoces por la parte media, ambos escenarios estuvieron uno a un costado del otro, por lo que hubo que tener un ingeniero de sala por cada uno.

“Nos encanta el tema de cambiar el concepto de lo que ya está establecido y lo que buscamos es cambiar; realmente tenemos pocos festivales en los que se invierte y lo que queremos es arriesgar. La idea desde el principio fue meter el mapping y que los escenarios tuviera su propia apariencia. La idea era que las bandas se vieran complementadas con el concepto visual”, menciona el jefe de producción, Pepe Aranda, y añade: “nuestra idea es tener un pool de profesionales a los que les apasiona la producción y que podamos tener sinergia y trabajar. A todos nos gusta crear y proponer. En esta ocasidel festival, habla de su os y tstata milnue y agradecemos la confianza que nos dieron y que estamos usando recursos humanos y tón trabajamos con gente de Guadalajara y de Monterrey”.

“El concepto de Machaca tiene poco tiempo, y lo que se busca es tener mucha diversidad. Lo que buscamos fue tener técnicamente lo mejor posible y al promotor les gustó la idea de tener los dos escenarios juntos, con tres PAs, por lo que no tienes que trasladarte mucho de un escenario al otro. Lo único en que se nos dificultó un poco fue en las pruebas de audio porque tuvimos la mitad del tiempo, pero hablamos con las bandas para hacer esto posible. Tuvimos dos consolas en sala y otras dos en monitores para que los grupos que llegaran probaran rápido”.

Por su parte, Thierry Goethals, como jefe técnico del festival, habla de su experiencia: “Al personal de planta que trabajó con nosotros lo llamamos desde un mes antes, como Carolina, Ignacio y Toto, para ir cerrando el staff. Ya se tenía el plan de los dos escenarios, lo que tuvimos que hacer fue buscar dónde poner el tercero y eso estuvo un poco complicado. La idea era que no hubiera mucha distancia para llegar a él”.

“En el tercer escenario trabajamos con staff de Guadalajara: Ricardo Becerra y Armando Chong. Es importante mencionarlo porque ese equipo surgió desde que colaboramos en el festival Hell & Heaven. Es gente que ya ha trabajado con nosotros y lo ha hecho muy bien”.

Thierry concluye mencionando los desafíos del Machaca Fest: “Para nosotros fue bueno el reto y creo que todo salió muy bien. Es bueno ver que se están produciendo muy buenos eventos en Monterrey y agradecemos la confianza que nos dieron y que podemos echar mano de recursos humanos y técnicos de todos lados”.

El audio del Machaca Fest
Ignacio Sánchez, encargado del audio, estuvo al frente del escenario Indio en sala, mientras que Carolina Anton en el Tecate Light. El primero, quien también trabajó en el festival Pal’Norte, habla un poco acerca de la organización en el escenario Indio: “Se trabajó con base en lo que el promotor quiso. Las personas que tuvimos que ver con el audio nos reunimos y hablamos respecto a qué equipo sería el mejor. Para el escenario principal, el dos-en-uno [Tecate e Indio] se escogieron tres clusters, no cuatro, como comúnmente se haría, por cuestiones de espacio y de estructura, entonces en ciertos momentos cada escenario compartía el cluster. Fueron tres sistemas de 12 cajas cada uno y ocho subwoofers de 21 pulgadas. En sala usé dos consolas Yamaha PM5D y una M7CL, que se utilizó exclusivamente para Los Caligaris”. Para Ignacio, la altura del escenario resultó un tanto problemática al momento de hacer la instalación de los arreglos.

Para el escenario Indio se utilizaron sistemas de audio Adamson, entre los que se hallan algunos modelos como los altavoces E15 (arreglos lineales), los subwoofers SpekTrix, T21 y Y10 como front fill. Se utilizó además,  un procesador de audio Galilleo 616 de Meyer Sound, consolas Yamaha PM5D y M7CL de 48 canales, los monitores fueron L-Acoustics de la familia HiQ y se utilizaron sistema de monitoreo Shure PSM 900 y SE 535.

En el escenario hermano, Tecate Light, la ingeniero Carolina Anton quien también trabajó en Pal’Norte, así como en Hell and Heaven, estuvo encargada del audio y comenta al respecto: “Tuve que estar al pendiente de los ajustes, yo colaboré en eso, hubo que tener una constante comunicación con el ingeniero de monitores. En sala trabajé con una consola D-Show de Avid y una PM5D Yamaha. En los casos en los que algunos grupos no llevaban ingeniero yo los atendía, normalmente siempre son los primeros, y a muchos de los ingenieros que no tenían escena también los ayudé a hacer una con las consolas que utilizamos en el festival. Como responsable del audio tengo ya hechas algunas escenas que elaboro antes del show; el tiempo es oro. Hubo que estar muy al pendiente de todo en el audio porque en ese escenario compartido no había margen de error, si algo se atrasa en uno pasa en el otro”.

El rider del escenario Tecate Light también estuvo equipado con sistemas de audio Adamson E15, subwoofers SpekTrix, T21 y Y10. Los sistemas de procesamiento, monitoreo y cableado fueron los mismos que los de su escenario hermano, a excepción de la consola Avid Venue D-Show en comparación con la Yamaha M7CL del Indio.

Luces regias
El diseño de iluminación del escenario Indio estuvo a cargo del ingeniero Julián “El Rojo” Nava, quien trabajó junto a Eduardo López “Toto”: “Comencé a trabajar en conjunto con Toto a partir de un rider grande que nos dieron para los dos escenarios, nos repartimos el equipo. Trabajamos con luminarias Vari-Lite VL3500 spot y VL3000 spot; también utilizamos equipo de Martin Professional Atomic 3000 DMX y MAC Wash 301. Trabajamos en general con buenas marcas, y hubo grupos que tienen un cierto tipo de diseño, por ejemplo, el diseño de la Maldita Vecindad que fue en niveles, como triangular, y traté de englobar un diseño en general parecido a ese. Para hacer el diseño de iluminación, yo utilicé el software Vectorworks; utilicé una consola Pearl Expert de Avolites”. De la misma forma en que para Ignacio, en el audio, resultó problemática la altura, lo fue para Julián a la hora de pensar en las estructuras de montaje lumínico.

A pesar de llevar poco tiempo en el medio, esta es la segunda vez que Julián Nava trabaja con la casa productora 2 Hands. “Además de la experiencia que uno pueda traer, es agradable trabajar con todo el equipo de 2 Hands porque se siente un gran compañerismo, y sobre todo trabajar de la mano de Toto, porque todo resultó mejor, nunca había trabajado con él, sólo había visto su trabajo y es alguien a quien yo admiro mucho; me compartió mucha experiencia”.

Del escenario Machaca y la dinámica
Este escenario, el cual fue ubicado a varios metros de distancia a partir del Indio/Tecate, estuvo provisto con un total de 14 cajas por cluster a cada lado del escenario: 12 J8 de d&b audiotechnik y 2 J12 por lado, más 11 subwoofers J-SUBS. La consola utilizada fue también una D-Show de Avid. En cuanto a los monitores, se utilizaron 16 de ellos, EAW SM400 iH. En este escenario se presentaron grupos como Genitallica, Inspector, Torreblanca y El Gran Silencio.

La organización y dinámica para hacer los cambios en un festival de la índole de Machaca Fest podría representar un problema, pero al parecer esto no representó problema alguno para el equipo de 2 Hands: “En realidad la parte de la organización la trabajamos previamente desde los horarios. Tenemos muy en cuenta ese aspecto, tenemos que estar al pendiente de qué tiempo se llevará entre los cambios, pero en realidad todo depende del tipo de banda que va a tocar. Lo tenemos previsto, en cuestión de riders y tiempos, llevarlo al plano se trata de hacerlo como lo tenemos en mente, a veces se atraviesan detalles, pero se pueden resolver. Creo que tenemos el tiempo suficiente y la capacidad técnica y operativa para resolver eso”, subraya Ignacio Sánchez.

La dinámica del Machaca Fest exigió al equipo de producción estar el pendiente en cada minuto de desarrollo; desde los aspectos de iluminación hasta los aspectos de audio, funcionaron lo suficientemente bien para brindarle al público regiomontano de una excelente quinta edición del festival, y a pesar de las ardientes temperaturas que regala Monterrey, disfrutaron de toda una jornada de música continua, comida norteña, y diversos ritmos que forman parte de la cultura popular en México, abarcando compases ricos de la cumbia y agitados del ska y punk.
Redacción: Michel Loeza