Los visitamos en 2018 y el anhelo era verlos mantener su filosofía: ofrecer un espacio de grabación y producción musical donde prevaleciera la esencia del arte, cuidándose -en el mismo nivel- el trato personal, la emotividad del músico y la aptitud técnica. Hoy, en los Estudios Noviembre se sigue cumpliendo la misión y prueba de ello es la inauguración de su Estudio B, con el que Luis Gutiérrez, Emilio Anaya y Rubén Rodríguez, amplían los alcances de sus servicios de grabación, mezcla y masterización.

Atender la oportunidad

Conformado por su Live Room, Control Room y Master Room, Estudios Noviembre añadió en el piso superior de su edificio el Estudio B, sin que esto trastocara el diseño, decoración y vibra del complejo, que conserva la calidez dotada principalmente por la madera usada en sus cuartos. Fue de la mano del ingeniero Alejandro Bernal que se llevó a buen puerto el proyecto desde hace aproximadamente dos años y medio:

“La idea fue nuestra y el concepto también”, comparte Luis y agrega: “Alejandro nos ayudó a poner el proyecto sobre papel y, conforme lo fuimos desarrollando, íbamos resolviendo. Gracias a su experiencia de cuarenta años en la acústica, nos ha ayudado también en la parte de mantenimiento y demás. Con él tenemos contacto directo, cercanía y confianza para darnos buena retroalimentación; proponía cosas que fuimos valorando. Participamos de las decisiones críticas que se tomaron, desde el rango de frecuencias en el que estarían operando los difusores hasta la iluminación. Nos dio mucha satisfacción y tranquilidad trabajar así”.

“Todo surgió porque ya no nos estábamos dando abasto. Teníamos sesiones de grabación de diez horas, por ejemplo, sólo para bajo o voz, y al mismo tiempo teníamos una big band; pensábamos que la voz se podía grabar bien en un espacio más chico —es un elemento que no necesita 180 metros cuadrados para grabarse—, y por eso pensamos en un espacio más chico, con las mismas cualidades: micrófonos y consola de alta gama en un lugar más reducido y aprovechar ambos espacios de grabación”.

Fue a finales del año pasado que los socios se dieron cuenta de que podían hacer una ampliación e incrementar, por ende, la infraestructura en canales de grabación, canales de intercomunicación y el live room, lo que ayudaría para integrar de forma más adecuada la consola, como explica Luis:

“Teníamos un conteo de canales de cuarenta y una intercomunicación de la misma cantidad entre live room y control room, e hicimos un recableado —si se quiere ver así—, para poder meter 72 canales. Del lado del live room tenemos entonces 72 conexiones distribuidas en todo el live room, y del lado del control room agregamos una segunda interfaz; trabajamos con una Orion 32 y, a través de protocolo MADI, agregamos una segunda Orion para poder tener 64 por 64 canales de grabación, y todo esto es expandible hasta 96 por 96 canales”.

“Nos dimos cuenta de que era una inversión en infraestructura necesaria porque nos llegaban más proyectos de orquestas y big bands que necesitaban mucho conteo de canales. Varias veces estuvimos por llegar al límite de nuestras capacidades y para relajar ese tema, decidimos hacer esa inversión”.

Para reforzar el posicionamiento

La construcción en sí comenzó en 2018 y quedó lista para finales de ese año, pero se tomó la decisión de inaugurarlo en 2019. Donde ahora se encuentra el Estudio B, antes era el estudio de masterización; se hizo la modificación para que fuera un estudio de producción agregando el control room y el equipo para grabar y mezclar. El estudio de mastering se movió al piso de en medio.

“Nos dimos cuenta de que había muchos clientes que fueron eligiendo grabar en el Estudio B en lugar del A, pues lo sentían más acogedor, y nos gustó saber eso: darnos cuenta de que estamos ofreciendo, no sólo un espacio “más chico para desarrollar otro tipo de cosas”, sino un espacio diferente. Les parece más personal el contacto con la gente y ello nos permite atender otro nicho. Hemos tenido proyectos y prospectos que conocen primero el Estudio A con su equipo y luego se pasan al B y deciden trabajar en él; eso es muy bueno, porque damos opción al cliente; tenemos espacios para elegir. Si se requiere grabar batería y guitarras, se puede hacer en el Estudio B y en el A, el bajo y la voz; ahora brindamos esa flexibilidad porque les gusta ese espacio”, detalla Emilio.

Con el estudio listo, el siguiente paso era convocar a un personal que lo atendiera, gente que estuviese al pendiente y se sumara al equipo para apoyar, tanto en el Estudio A como el B; pasaron a una operación de siete ingenieros en total, con un encargado del B y tres asistentes que puedan operar en uno u otro y así complementarse.

Estudios Noviembre ha estado orientado a la música y sus instalaciones han sido para producción musical, como el mercado lo ha pedido en 99 por ciento de lo que ahí se hace, cubriendo desde producción, grabación, mezcla y pronto también masterización.

“En 2019 tuvimos mucho trabajo de scores musicales para cine. Estuvimos trabajando mucho con tres autores-compositores: Daniel Zlotnik, Andrés Sánchez y Milo Coello para scores de películas.

Ese es nuestro acercamiento mayor con el cine”, expone Emilio.

Sonido vintage de alta gama

La selección de equipo para el Estudio B mantiene la firma de Estudios Noviembre: un sonido orgánico enfatizado por las condiciones de acústica y el audio análogo. Así lo describe Luis: “Cuando empezó el proyecto, buscábamos algo más moderno, con otras facilidades, pero en el camino nos dimos cuenta de que, como en el Estudio A, una de las premisas es tener equipo acorde a lo vintage, de cierto modo, porque ofrece un sonido particular. Pensamos que tener la consola SSL y micrófonos de ciertos años, nos daba una diferenciación en el mercado y quisimos mantener esa esencia, aunque el estudio fuera nuevo”.

“Así que tuvimos la oportunidad de ofertar por una mesa Amek Angela, justo un equipo de gran formato y análoga, para contar con un equipo de diferentes características enfocadas a grabaciones más específicas. Hicimos una selección más pensada en grabación de voces, guitarras o violines, un par de micrófonos Telefunken y un AR51 para tener opciones; un par de Neumann TLM107 para tener estéreo en algunas aplicaciones y también transductores más comunes, como el SM57 de Shure y demás. Lo que decidimos hacer con el equipo en el Estudio B, fue que estuviera muy enfocado a cubrir las propiedades de este entorno cómodo, si lo queremos ver así. Con eso grabamos perfectamente guitarras acústicas y voces, sonidos que remontan a cierta época, y justo eso que es lo que nos ha funcionado”.

Una filosofía clara

La distribución del trabajo entre Luis, Emilio y Rubén, sigue guiándose por el área de expertise de cada uno, complementándose en el día a día: “Nos dimos cuenta, con el transcurso de los años, de que cada uno atendía el área de más experiencia, en cada una de las ramas, y creo que la única que compartimos todos —en mayor parte—, es la de la grabación. En varias ocasiones dividimos el tiempo en cuanto a grabación, tomando el liderazgo del que esté a cargo, y sumamos a las personas con las que estamos ahora, pues buscamos entrenarlos también para que lo hagan de la manera en que nosotros estamos acostumbrados; que se siga replicando en nuestro equipo de trabajo”, relata Rubén.

“En general, cada uno tiene tareas relacionadas a la grabación y operación: Emilio tiene contacto con clientes y realiza la agenda; Rubén se encarga de lo financiero y yo del mantenimiento. Hacemos muchas tareas que nos exige el estudio para mantenerlo sano, además de la ingeniería”, complementa Luis.

La parte de finanzas ha ido de lo relativamente sencillo a un mayor control: “Conforme pasó el tiempo se fue haciendo muy complejo, incluso fue una cuestión de contar con los servicios de un bufete de contadores. Ha ido cambiando y yo he ido aprendiendo con el apoyo de gente experta, pero es una tarea que disfruto”, afirma Rubén.

Y lo mismo ha pasado con la prospección y atención a clientes, como comparte Emilio: “Le he tomado el gusto porque sé que es una parte importante, y he entendido que el buen trato repercute en otras cosas. Hay clientes que regresan por la parte de la ingeniería y otros por el trato que les damos, el servicio. Llega un punto en que eso es emocionante. Afortunadamente, hemos tenido este entrenamiento y nos hemos adentrado más en cada rama y competencia según la personalidad de cada uno, y por eso funcionamos bien como equipo”.

“Los tres llegamos a conjuntarnos: Rubén y Emilio fueron muy amigos desde mucho antes y yo conocí a Rubén por la gestión en estudios, éramos competencia. Creo que el factor importante para que funcione es que cuando nos juntamos todos viéramos hacia el mismo lado y así, desde que abrió Estudios Noviembre, luego de uno o dos años, nos dimos cuenta de que nuestra utilidad, lo que hace que el estudio funcione bien, es que ponderamos todo, respecto de lo bueno que somos cada uno en nuestra área. Nuestra prioridad es elegir proyectos que beneficien al estudio. Si bien tenemos nuestras glorias personales, apostamos siempre por lo que deje al estudio como si fuera otro elemento”, acota Luis, a lo que Emilio suscribe: “En esencia, nos hemos preocupado más por el estudio que por los logros personales, que si bien los tenemos, siempre estamos enfocados en que el estudio posea los suyos propios. Para nosotros, Estudios Noviembre es una persona más y debe salir adelante. Nosotros tenemos el pensamiento y las aptitudes para que otras personas puedan aprovecharlo y no sólo nosotros”.

La razón de ser de Estudios Noviembre

“Para mí sigue siendo lo que varios de nuestros clientes nos dicen: grabar con ustedes es un trabajo muy natural, como estar en la sala de mi casa. Eso se ha convertido en algo que nos motiva y nos ha permitido desarrollar un lenguaje entre nosotros, en la forma en que colaboramos y brindamos nuestros servicios: que vengas a grabar y te sientas apapachado; que no sólo la pases bien, enfocado en lo que haces, sino que recibas un trato muy humano. Podemos generar una relación de amistad, incluso. No es que vengas, pasa el proyecto en que nos involucramos y se acabó. No, este es un lugar amigable, te sabes en casa y eso es algo que nos define: no sales de tu entorno de confort para crear, sino que te mantienes en él”, expone entusiasta Luis.

Rubén refuerza dicha visión: “Ha habido ocasiones en que nos dicen que el estudio es muy bueno y que no es como una oficina, se siente diferente. Estamos haciendo música, es acerca de las emociones y cómo se expresan. Queremos mantener eso: que quien venga se enfoque en lo que quiere decir; nosotros existimos para ayudarles a conseguirlo”.

Estudios Noviembre

Equipo Estudio A

Consola Solid State Logic 6000E (44 canales)

Plataforma, monitores e interfaces

Macintosh OSX 10.11 El Capitán – Xeon 6 Cores @3.33Ghz

32Gb ram @1333Mhz

Pro Tools 12.8

Logic Pro X

Antelope Orion 32+ – Genelec 1031A

Yamaha NS10m

Periféricos

Avalon 737 sp-vt, Avalon U5

Focusrite Red 7, Focusrite Red 1, Focusrite Isa 428 Mkii

Manley Dual Mono

Universal Audio 4-710 – Drawmer DL241

Lexicon 480L

(02) Urei 1176 LN, Urei 1178

Valley International Gatex, Urei 539 Room equalizer

Micrófonos

(02) Neumann U47 FET, U87, U89i, km184i

AKG C12 The Tube, (03) C414 EB, (03) C452 EB (omnidireccionales)

(03) Sennheiser MD421

(02) Beyerdynamic Opus 87, (02) Opus 88

(02) Shure SM-7, (03) SM-57, (02) SM-58, 14A

Telefunken M80

Cascade Fat Head II (Matched pair)

Coles 4038

(02) 12 Gauge 12G50

Backline

Ludwig Classic Maple Drum Kit

Fig Tzalam Custom Drum Kit

DW Collectors Series Drum Kit

Tarola Ludwig Supralite

Tarola Black Panther Brass Premium Series – Tarola Black Panther Black Widow

Tarola Fig Tzalam Custom

Tarola DW drumworkshop All maple shell

Hi-hats Zildjian New Beat – Hi-hats Paiste 2002

Crash Paiste 2002

Crash Paiste 2002

Ride Zildjian HHX

Amplificador Vox AC30 C2X

Amplificador Vox AC30 C2

Amplificador Fender Twin Reverb Reissue 65 – Piano Yamaha G3 de media cola

Piano Yamaha CP70

Misceláneos

(07) Presonus HP4

(12) Audífonos Direct Sound EX29

Audífonos Beyerdynamic DT 770

Entrevista: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco