Adlib-Enrique12De España para el mundo. La compañía especializada en producción técnica basada en Liverpool, Adlib, brindó el sistema sonoro y el personal técnico para el más reciente tour de Enrique Iglesias por el Reino Unido y Europa, que llevó por nombre Sex and Love. El talentoso y multipremiado cantante, quien también tiene una exitosa carrera en la composición, producción de discos e incluso en la actuación, así como una enorme base de fans (ha vendido cien millones de álbumes alrededor del mundo y es llamado El rey del pop latino en español). Su meteórica carrera, como muchos en Latinoamérica sabemos, comenzó a mediados de los años noventa después de grabar una cinta demo como un supuesto cantante guatemalteco desconocido, sin querer sacar partido de su conocido apellido paterno.

La historia de Adlib con Enrique es reciente, ya que fue el año pasado, en el festival Capital FM Summertime Ball en el Estadio de Wembley, cuando dicha empresa proveyó el audio para el evento y el cantante se encontraba en el elenco. Ahora, el sonido de Enrique en los conciertos que ofrece por todo el mundo está coordinado por Mike Sprague, de Sound Image de California, con quien Adlib tiene una relación cercana y proactiva.

Ajuste perfecto

Alan Harrison, de Adlib, se unió previamente al equipo de producción para algunas fechas selectas de Enrique en el Summer European Festival Run, cuidando al ingeniero de monitores Eddie “El Brujo” Caipo, así que cuando la gira se extendió por Europa, Adlib fue la opción ideal. Andrés Restrepo fungió como jefe de producción, mientras que el staff de la empresa incluyó a Marc Peers como jefe de personal, Tony Szabo como ingeniero de sistemas y Richard Cook como técnico de PA.

El sistema L-Acoustics KARA fue especificado por el ingeniero de audio en sala del cantante, Brad Divens, e incluyó los altavoces K1 por lado para los arreglos principales, que fueron completados con subwoofers K1SB. Los gabinetes K2 fueron usados para los arreglos laterales, junto a dos arrays de KARA arriba del escenario. Más de estas cajas fueron empleadas para front fill, ubicado alrededor del escenario, el cual fue uno de los elementos principales del set. Los subwoofers SB28 fueron estratégicamente ubicados alrededor del frente del escenario, operando en modo cadioide y en arreglo L-C-R.

Adlib-EnriqueRetos físicos

Uno de los desafíos más grandes para el staff de Adlib fue físico, debido al posicionamiento de los arreglos de altavoces donde necesitaban estar para lograr un audio óptimo y ajustarlos entre la gran cantidad de elementos de producción, incluyendo una pantalla LED curvada. El sistema operó de manera digital con salida AES de la consola de sala Avid Venue Profile, seleccionada por Brad y que también contó con el rack de control Lake LM44. La consola corrió un procesamiento de señal digital máximo y 96 canales.

La señal de la consola fue enviada vía el protocolo Dante, y fue zonificada y distribuida por un procesador de crossover Lake LM26, para alimentar las señales de AES en los amplificadores L-Acoustic LA8, que operaron en red y corrieron vía el software propietario L2, que es accesible a través de control por tablet para los dispositivos Lake. En sala, Tony Szabo añadió su magia sonora y usó una selección de herramientas que incluyeron el programa de diseño de sistemas Meyer Sound SIM3, combinado con micrófonos de medición Earthworks y Josephson, una unidad Lectosonics RF.

Así las cosas, Alan Harrison fue invitado por Chris Sharpe de Sound Image y juntos cuidaron los requerimientos de los monitores y el ingeniero Eddie Caipo. Brad Divens, ingeniero de sala, menciona: “La Avid Profile está cargada con plug ins Waves Mercury y SSL, Soundtoys Decapitator, Cranesong Phoenix y SPL Transient Designer. Con sólo dos días de ensayos antes del comienzo de la gira, me basé en gran medida en los multitracks previamente grabados vía la interfaz Avid Native Thunderbolt, conectada a mi computadora. Esto, en adición al soundcheck virtual que ofrece la consola, me permitió marcar snapshots para cada canción y ajustar la mezcla para una perfección sonora en una corta cantidad de tiempo. El sistema L-Acoustics K1, junto al talento de Tony Szabo y el resto del personal de Adlib, me dieron la consistencia que requería para darle a Enrique, la banda y especialmente al público, el mejor show que pudimos entregar”.

Gestión de radiofrecuencias

La tarea más importante cada día durante la gira de Enrique Iglesias fue planear los 54 canales de RF para monitores, instrumentos y micrófonos.

Alan Harrison explica que fueron auxiliados masivamente en términos de administración para el trabajo de avance emprendido por el coordinador de RF de Adlib, John Fitzsimmons, y Theo Holloway, quienes complementaron los plots de frecuencia y obtuvieron la licencia para la mayoría de los recintos en el itinerario del tour.

Para supervisar el entorno local a la llegada a cada recinto, el equipo lo escaneaba con el software de frecuencias Shure Wireless Workbench (WWB), combinado con un osciloscopio análogo propiedad de Chris Sharpe, mismo que fue ideal para la asignación rápida de frecuencias en tiempo real.

Por su parte, Eddie Caipo también usó una consola Avid Profile de 96 canales, y todos los miembros de la banda de Enrique Iglesias emplearon sistemas de monitoreo personal, de forma que sin altavoces en el escenario hubo como resultado un set up muy limpio y ordenado. Eddie “El Brujo” Caipo, comenta: “Es complicado porque hay muchos cues de mezcla durante la actuación de Enrique y están todos fácilmente realizados a través del modo Scoped Snapshots en la Avid Profile. También usé los plug-ins McDSP ML4000 en las mezclas de monitores personales, y plug-ins Waves SSL y C6 en las entradas.

“Tanto Enrique como la banda emplean sistemas Ultimate Ears combinados con los modelos UE7 y UE11. No es necesario decir que Adlib y Sound Image fueron fundamentales en el éxito del audio para este tour. Su conocimiento y profesionalismo fue mucho más allá”.

El conteo total de la mezcla de sistemas personales de monitoreo (alámbrico e inalámbrico), fue de veinte. De los 16 sistemas de radio, se encontraron modelos como Shure PSM1000 y dos Sennheiser de la serie 2000. Un solo monitor de piso se ubicó detrás de la sala para la participación del público en los momentos en los que Enrique invitaba a algunos fans a subir al escenario.

Adlib-Enrique-Crew2También hubo sistemas de microfoneo Shure y Sennheiser 5000, con transmisores adicionales para las guitarras y entradas de micrófono alámbricas convencionales de rango completo para baterías, percusiones y demás, alimentados al sistema vía un sistema de línea estándar de Adlib y llevado a ambas consolas. Los sistemas de radio fueron puestos en red usando los programas Shure WWB y Sennheiser WSM (Wireless Systems Manager).

Enrique y su grupo actuaron tanto en el escenario como detrás de sala en la parte trasera de la arena, entonces la cobertura inalámbrica requería ser buena en todas partes. Tener un segundo sistema completo no era una opción viable, ya que la banda tocaba mientras se movían, así que hubo que asegurar que la arena completa estuviera cubierta con la señal. Los músicos que cantaron escogieron un nuevo set de micrófonos inalámbricos en el escenario C, mismos que estuvieron alimentados por un segundo set de antenas. Así, hubo dos sets de radio separados; uno recibiendo las señales desde el escenario principal y otro apuntando a sala y el escenario C. Un set similar fue empleado para los sistemas de monitoreo personal y también tuvo dos sets de antenas.

Después de esta parte del sugerente tour del hijo pródigo de Julio Iglesias, sus conciertos se dirigieron a los Estados Unidos, con otros recursos de producción, pero esa es otra historia. En Europa, Enrique Iglesias ha demostrado un talento en sí mismo sorprendente.