Arena Teques es el nombre del lugar que Plácido Domingo se encargó de inaugurar de la mano de Genera Música, un equipo que con la experiencia a su favor (producciones con Sarah Brightman, Santana y Elton John se encuentra en su currículum), viajó a Tequesquitengo, Morelos, para instalar los equipos del que fuera el concierto inaugural del recinto, como Adrián de León explica: “cuando fuimos por vez primera no había nada, sólo tierra; ahora hay accesos, escaleras, una explanada, todo. Inaugurar un lugar tiene su dificultad, por eso estamos contentos de haberlo conseguido. Además de que trabajar con Plácido siempre nos ha traído buenas experiencias, nos enorgullece saber que hemos puesto de nuestra parte para que de ahora en adelante Tequesquitengo recupere el lugar cultural que antes poseía”.

“El trabajo de Genera Música arrancó aquí desde lo primordial, desde tener un plano de sillería y darlo de alta para vender los boletos hasta negociar la firma de contrato con el artista y el Gobierno del Estado”, explica Adrián. “Hacemos de todo, a pesar de ser una empresa relativamente pequeña que se apoya en buenos proveedores. Trabajamos duro porque nos causa gozo ver la reacción de la gente durante los conciertos. Esto lo hacemos para que el público que pague su boleto disfrute a fondo”. Es Edmundo Ramírez, jefe de producción técnica, quien continúa: “Plaza Teques era una pista de go carts, pero ahora se inaugura como una arena al aire libre, un escenario cultural que ayudará a impulsar el turismo en Morelos”.

Preproducción en noventa días

El trabajo de preproducción del equipo inició tres meses antes de la cita con el tenor, con visitas al lugar cada fin de semana para checar que los trabajos de preparación mantuvieran buen ritmo. Formalmente, la producción arrancó una semana previa al concierto, y duró seis días; dos de ellos dedicados exclusivamente a la fabricación de camerinos y oficinas de producción, mientras el escenario tardó un día y medio en ser levantado. Posteriormente llegaron las plantas de energía eléctrica (una para iluminación convencional, otra para luces robóticas, una más para audio y video y una última como respaldo). La estructura del escenario provino de Guadalajara, de la empresa Gradas de Occidente, mientras que la barricada fue rentada a Nueva Imagen, desde el Distrito Federal. Y vale la pena detallar algo más al respecto, pues considerando las dimensiones del espacio, hubo que instalar dos mil metros de barricada en la periferia del terreno.
Del lado del audio, el PA fue Meyer Sound, teniendo como proveedora a la empresa Sexto Sol, afincada en Morelos y que ha trabajado con Genera Música en variadas ocasiones. Hablando del escenario, Plácido Domingo puso los pies en uno con altura de 12 metros de escenario a parrilla, mientras de punta a punta hubo 55 metros de distancia.

Considerando staff, músicos y, en general, todo el personal involucrado en el espectáculo del español, se requirió de la presencia de alrededor de 400 personas, laborando codo a codo. Un mundo de brazos que consiguieron que se produjera una transmisión diferida del espectáculo en plazas de Cuautla, Tequesquitengo y Cuernavaca. Trabajar con una cantidad de personal tan aparatosa no resultó sencillo, y Víctor Hernández lo sabía. Su trabajo consistió en “batallar con proveedores y checar la logística de carga y descarga (veinte trailers trabajando) de equipo de audio e iluminación. Coordinar esto fue complicado porque tenemos la orden de no afectar el diseño de la plancha del lugar, pues este suelo se anuncia como el tapete más grande del mundo, compuesto por un adoquín artesanal que forma una figura que puede apreciarse desde el aire”. Curiosamente, a modo de contraste con el trabajo de llegada, Víctor platica que el tiempo de desmontaje le tomó al equipo menos de un día, “si empezamos a las nueve de la mañana, a las cinco de la tarde no quedó nada”.

Detrás del escenario, el movimiento también es constante. Lilián de León desglosa cuáles son las rutas a seguir; “como camerinos, tenemos cuatro espacios de cinco por cinco metros hechos de tablaroca bajo los requerimientos de Plácido (construidos en cuatro días), alfombrados y con aire acondicionado. Plácido no pide muchas cosas en especial. Sólo veinte personas tienen acceso a su camerino, familiares y personal de Genera Música. Por otro lado, contamos con dos oficinas de producción”. Respecto al transporte del elenco artístico, Lilián explica que “tenemos ocho camionetas en carrusel, yendo y viniendo de los hoteles hacia Arena Teques”.

Tras desmenuzar los elementos técnicos que rodean una producción como la que Plácido Domingo acarrea, ¿qué más falta enumerar? Adrián coloca el punto final de la historia, uno tan importante como el PA, la microfonía y las pantallas: “el catering, que es de Sabor Para Llevar, a ellos les damos la confianza de que nos den de comer a todos porque ya sabemos que lo harán bien”.