Si bien las consolas digitales ya no nos resultan equipos desconocidos, si no tenemos la capacitación adecuada pueden volverse complicadas en su operación. La ventaja de ellas, sin duda, es que nos brindan grandes prestaciones, como no tener que transportarnos con muchos equipos para mezclar un concierto en vivo y en algunos casos pensar en el triple de estos equipos si quisiéramos sonorizar, hacer monitores y grabar.

Hoy sabemos que estas consolas son más bien sistemas (superficie de control, caja de entradas y salidas y DSP) que nos permiten configurar la consola a nuestras necesidades y gustos; algunas son portátiles y otras no, pero lo más importante es el sonido de cada uno de estos sistemas y la facilidad de operación. En cuanto a capacidad, éstas cuentan con DSP para procesar la señal (ecualizadores, dinámicos, efectos) y la posibilidad de agregar tarjetas de expansión, así como la comodidad de configurar y controlar la consola desde una tablet o smartphone, así que se puede preparar la consola días antes y hacer los ajustes pertinentes en el lugar del concierto. De manera que si el conocimiento de la teoría del audio es sumamente básico, también lo es conocer las diferentes opciones de consolas que la industria ofrece.

Continua leyendo el artículo completo aquí: