Ingeniero de audio, claro, eso antes que nada, pero Alex Case, el actual presidente de la AES (Audio Engineering Society) mundial, también es autor, profesor y músico. Aquí lo más sorprendente es: ¿cómo ha encontrado tiempo para hacer y ser todo eso? Tal vez tenga problemas de sueño, porque una persona normal sólo quiere irse a la cama después de un largo día de dar clases en la Universidad de Massachusetts, o después de una larga sesión de grabación, o después del concierto de alguna banda en alguna arena o auditorio. Pero no, Alex Case todavía encuentra tiempo y energías para todo lo demás después de todo lo anterior, como lo explica en esta conversación, a propósito de la Conferencia Anual AES Latinoamérica, llevada a cabo durante la más reciente sound:check Xpo 2017.

Dedicación al máximo

Alex se nombra a sí mismo músico y “geek” de toda la vida. Tal vez eso explica parte de la cuestión. “Crecí en una casa llena de música, mi hermano tocaba guitarra, mi abuela tocaba el órgano en la iglesia y yo mismo aprendí a tocar guitarra con la cual he vivido siempre” relata Alex; “pero al mismo tiempo era muy bueno para las matemáticas y las ciencias, razón por la cual mi familia frecuentemente decía que probablemente sería ingeniero, como mi abuelo. Acertaron y estudié ingeniería mecánica y robótica. Estuvo bien, pero definitivamente no satisfacía mi corazón, por lo que decidí regresar a estudiar producción musical e ingeniería de audio en el Berklee College of Music. Eso sí me llenó por completo, ya que esto era la mezcla perfecta entre música y ciencia”.

Así fue como Alex se convirtió en un ingeniero de grabación de tiempo completo en el área de Boston y Nueva York, por supuesto, posterior a pasar el proceso que la mayoría de profesionales del audio pasan: “Esto fue en los noventa y afortunadamente en esos tiempos había oportunidades de prácticas profesionales en los estudios de grabación, así que un miembro de la facultad me conectó con uno de los principales estudios de la ciudad y ahí comencé, desde abajo, hasta que fui ascendiendo para ser parte del staff y comenzar una carrera en producción”. Sin embargo, esto todavía no era suficiente para Alex y eventualmente hizo su regreso a la universidad, pero esta vez a estudiar acústica. “Mi interés estaba especialmente enfocado en acústica de sala y en psicoacústica. Paulatinamente, iba completando la cadena; es decir, con el tiempo, mi conocimiento alrededor de la música iba progresando; por un lado, estaba comprendiendo mejor el proceso de la composición musical, pero por el otro, también estaba tocando y grabando, hasta que finalmente mi deseo fue explicarme cómo el escucha percibe los sonidos que capta”.

Continua leyendo el artículo completo aquí: 

Related Posts