Los centros de producción de México han sobrevivido a las adversidades sanitarias, y los avances tecnológicos hacen que la escucha de la música actual goce de lo mejor de ambos mundos: el digital y el análogo. A estas ventajas se empiezan a presentar nuevas opciones que anteponen una suprema calidad de audio al almacenamiento o manejo de la información. La visión, adaptación y la reinversión han abonanzado a los estudios, y las industrias culturales cuentan con mas aliados para incrementar la calidad de sus propuestas.

Semillero Estudios se fundó en 2013 en la Ciudad de México, y las circunstancias creativas y las bondades del trabajo a distancia propició que dieciséis años después, este centro de producción cambiara su sede a la capital tapatía. Actualmente el pujante crecimiento de la empresa y los nuevos retos profesionales requirieron de abrir un nuevo punto de servicios alterno a la matriz, ubicada en la Colonia Americana. La Ciudad Creativa Digital (primer complejo de empresas creativas en Jalisco) albergó las nuevas instalaciones, la cuales cuentan con una sala de mezcla Dolby Atmos certificada. Para narrarnos la historia del emprendimiento, su fundador, el productor Álvaro Arce toma la palabra: “Semillero es un estudio boutique en el que ofrecemos servicios de música original, arreglos y producción musical específicamente dedicados a la industria audiovisual, pero también hacemos discos, así como diseño, sonoro y mezcla envolvente. Aquí tenemos 3 unidades de negocio, las cuales son música, publicidad y cine.”

El inicio

“Este estudio empezó en la Ciudad de México en un departamento en la colonia San Miguel Chapultepec, y siempre hubo un vaivén de comunicación entre Guadalajara y México, tanto de proyectos como de talento. Para muchas de las películas que hice estando aún en Ciudad de México, venía a Guadalajara a grabar con músicos tapatíos, ya que por ser oriundo, conocía exactamente al músico, o ensamble de músicos y músicas que eran los indicados para cierto proyecto, así como géneros y estilos musicales. En algún momento fue muy natural para mí abrir un estudio aquí, cosa que sucedió en 2019”.

La llegada de la emergencia sanitaria alteró las dinámicas del centro de producción y generó nuevos retos: “Con la pandemia entramos a una dinámica muy sana de no viajar para atender a tantos clientes en ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Ciudad de México, a reserva de que quisiéramos hacerlo. En 2020 cerramos definitivamente la sucursal de la Ciudad de México y nos enfocamos enteramente en Guadalajara. Pero fue el año pasado que inauguramos esta sucursal, también aquí, y que en realidad es un proyecto nuevo. Se llama la Sala de Arte Sonoro: es una sala Dolby Atmos 9.1.6, aunque también mezclamos en otros formatos surround e inmersivos”.

Después de plasmarnos la historia de la empresa, Álvaro Arce nos comparte un poco de su historia personal, y como se dieron las condiciones para el emprendimiento: “Yo estudié música desde joven con maestros privados, hasta que en los años 2000 y 2001 estuve un año y medio en el Powerhouse Institute en Londres, Inglaterra. Fue ahí donde decidí dedicarme a la música de tiempo completo. De ahí me brinqué a la carrera de Producción Musical e Ingeniería en el Berklee College of Music en Boston, y después decidí regresarme a México. Creo que en ese momento Guadalajara no me acomodó muy bien, ya que había cosas que aún no terminaban de amarrar en el aspecto de la industria musical. El terruño me pareció un poco chico y me fui a Ciudad de México, en donde estuve diez años. Ahí, mi carrera se tornó de ser un productor musical y músico de escenario a ser más un músico, compositor y productor musical de cine, películas y series de televisión: un mundo que me cautivó totalmente. Creo que en general el cine y el trabajo audiovisual me acogió muy bien y hubo mucha sinergia con directores y productores. La parte de la que me encargo mayormente, es hacer música original y por otro lado, hacer diseño sonoro y mezcla. En estas áreas contamos con un equipo de tres ingenieros y una estructura montada, con la cual podemos hacer varios proyectos al mismo tiempo”.

Semillero es un estudio en el que ofrecemos servicios de música original, arreglos y producción específicamente; tenemos 3 unidades de negocio: música, publicidad y cine.

Regreso al terruño

Arce prosigue con su narración: “Mi regreso a Guadalajara tiene más que ver con el hecho de que la tecnología avanzó de forma en que ya no importaba tanto en qué parte del mundo estuvieras, sino tu talento, estilo de trabajar y la forma en la que haces las cosas. Esto es lo que logra que finalmente tengamos esta sinergia entre personas y empresas para hacer proyectos juntos. Hace diez años, la tecnología ya estaba ahí. Ya existían Skype y les redes sociales. Había la forma de hacerlo, pero no había un trend para utilizarlas. La realidad era presencial y creo que cuando mudamos el estudio, ya era un momento en el que nos convencimos de que no necesitábamos estar físicamente en la Ciudad de México o en otro lugar del mundo, sino concentrarnos en seguir desarrollando y cultivando relaciones con las que tenemos un estilo de trabajo engranado y sinérgico. La grata sorpresa fue que, al estar más involucrados en la escena de Guadalajara, nos dimos cuenta de que va creciendo progresivamente junto con su talento. Actualmente hay un montón de proyectos y por ejemplo, en el tema de cine ya hay una ley fílmica en Jalisco, la cual por un lado permite las condiciones legales para que se puedan filmar proyectos en el estado y por el otro, hay un fondo para estos fines. Eso ha ido generando esta bolita de nieve que genera las facilidades para que la gente venga a radicar y a producir, y que gente talentosa que ha tenido su historia en el cine y la música, quienes están haciendo su carrera desde aquí, regresen luego de vivir fuera un tiempo”.

Dos sedes

El productor nos describe los dos centros de trabajo y sus funciones: “El estudio que está en la colonia Americana es el original, y se llama Semillero Estudios Guadalajara. Es un estudio mucho más enfocado a producción, tanto musical como sonora. Las instalaciones son una sala de grabación de 6 por 10, un control room de buen tamaño y bien calibrado en estéreo, y un sistema pequeño 5.1 para premezcla, además de otras dos salas de edición que están enfocadas tanto a diseño sonoro como para composición de música original. Es un estudio mucho más enfocado a edición”.

Álvaro Arce continúa describiendo la génesis de la ampliación del proyecto original: “Nuestra idea original de montar una sala Dolby Atmos se derivó de una iniciativa de Álvaro Guízar, a su vez dueño de una empresa de animación llamada Ool Digital y cuya idea fue alquilar un espacio de 800 metros cuadrados entre cinco empresas, todas enfocadas en medios audiovisuales, para poder atraer proyectos locales y foráneos, pero con un pool de empresas que pudiera dar más seguridad a clientes grandes, agencias de publicidad, productoras de cine y otras. Analizando las opciones, ya en ese momento sabíamos del formato Atmos, pero no lo habíamos estudiado a fondo, y finalmente decidimos irnos a la grande, a pesar de tener presente la incertidumbre de que despegara realmente el formato. Una de las razones determinantes por la que hicimos esta sala, fue que para mí como diseñador sonoro y músico de cine, no tenía disponible una sola sala de mezcla en la ciudad que a mí me convenciera. Entonces lo que acababa pasando era que yo, como otros diseñadores sonoros, muchas veces acabamos yendo a Ciudad de México a terminar proyectos. Ahí fue donde le dimos la oportunidad a este estudio primeramente. Posteriormente, con el nivel de producción cinematográfica en Guadalajara que exige los servicios de postproducción, decidimos establecernos de nuevo aquí. La arquitectura fue autoría de Gabriel Beas Díaz y el diseño acústico lo realizó Alex Lepe”.

“También hay un nicho muy bueno en la música que estamos explorando. Rentamos el estudio a bandas de rock y de la escena independiente de Guadalajara, como Siddhartha, Caloncho, Radaid y el Mariachi Nuevo Tecalitlán, para hacer desde livestreams hasta grabaciones de discos, y eso nos ha mantenido vigentes de alguna forma en el tema de grabación de música. Eso motivó el diseño y la construcción de esta sala, en la que todo el equipo concentrado está dedicado enteramente a mezcla. Nos entusiasmó mucho la idea de generar un proyecto que fuera innovador, que pueda tener un futuro más a largo plazo, y hacer proyectos más interesantes, raros y que converjan en el mundo del cine y las artes visuales, la música e incluso como instalaciones para un set de arte sonoro, y es por ahí que le encontramos este giro al estudio que nos emocionó mucho”.

Equipamiento

Álvaro nos da un recorrido por el hardware y software destacados y utilizados en ambos centros de producción: “En el estudio de música, cuando lo armamos en 2019, compramos convertidores Burl Audio, que son una maravilla. Tienen mucho carácter, aparte de ser muy finos y de hacer una conversión de un archivo digital de calidad prístina hacia eso que nos encanta de las grabaciones análogas, que es muy difícil de obtener en grabaciones digitales. Tenemos 16 canales de conversión y un monitoreo que también nos encanta, que es una marca suiza boutique llamada PSI Audio. Ellos tienen la filosofía análoga y nos pareció una buena combinación. También tenemos la serie A21, con el subwoofer A225, que combinan muy bien porque todos sus filtros son análogos. No hay chips ni tarjetas por dentro. Muchas bocinas lo que hacen después de tu conversión digital a análogo, es que reciben la señal, la convierten a digital y la vuelven a convertir a análogo para realizar el procesamiento. El procesamiento de estas bocinas es completamente análogo. Son muy parejas en respuesta de fase y de frecuencias. Esa es la idea del estudio de música: intentamos acercarnos al sonido análogo que más nos gusta”.

“En el tema de la Sala de Arte Sonoro, menciono que la única forma de hacer Atmos es a través de un protocolo digital llamado Dante, en el que en un solo cable de red puedes transferir 128 canales de audio, y eso es vital para el flujo de trabajo en este formato. El monitoreo en esta sala es Meyer Sound, del cual nos encanta el headroom. El subwoofer que tenemos aquí es el XL800, que es una joya. Tenemos una interfaz Avid MTRX, que es una interfaz modular y puedes ir sumándole los módulos que necesitas. Nosotros hacemos el procesamiento de las bocinas en un módulo de la interfaz que se llama SPQ, una tarjeta con la que podemos manejar la ecualización y los delays para tener las bocinas lo más homogéneas posible en cuanto a la calibración”. Entre las personas y compañías involucradas con la proveeduría de los equipos y su instalación, se encuentran Abelardo Yepez, de Solid Electronics; Isaí Belderrain, de Vari Internacional y Jesús Cardoso, de Audio Gate.

Finalmente, la productora Lili Guadalajara menciona algunos de los clientes asiduos y proyectos alternos que Semillero ha habilitado: “A lo largo de los años, se ha ido conformando un equipo muy bueno con excelentes ingenieros. Además, producimos nuestros propios proyectos o entrevistas con personajes del medio, como Enrique Blanc, Kiko Cibríán o María Centeno, esto para aprovechar la gran red que estas tres unidades de negocio han ido abriendo. Algunos de nuestros clientes son Grupo Bimbo, Pepsico y algunos en Estados, además de haber hecho proyectos con HBO, Netflix y Amazon Prime”, finaliza.

Cuarto de grabación

Microfonía
• 
(2) Shure SM57
• (2) Sennheiser MD 421-11
• (1) AKG D112
• (1) Shure SM58, Beta 57
• (1) Neumann TLM 103, KM 184, KM 184 MT
• (1) Austrian Audio OC818
• (1) AKG 420
• (1) Beyerdynamic TG D 71, Beyerdynamic M 160
• (2) AEA R84A Matched Pair

Backline
• 
Cable Nelson Baby Grand Piano
• Batería Yamaha Beech Custom Absolute 10, 12, 14 y 16 pulgadas
• Tarola Pearl Signature Series Steve Ferrone y Firecracker
• Set de platillos Zildjian K Custom
• Bajo Epiphone Viola
• Guitarra Acústica Taylor GS mini
• Guitarra Eléctrica Fender Stratocaster American Deluxe
• Sintetizador Elektron Analog Keys
• Teclado Nord Electro 3
• Sintetizador Korg MS-20 mini, MS-2000, DFAM
• Steel Drum

Semillero es un estudio en el que ofrecemos servicios de música original, arreglos y producción específicamente; tenemos 3 unidades de negocio: música, publicidad y cine.

Sala A

• Grabación y mezcla 5.1

Software
Pro Tools HD Ultimate
• 
Ableton Live 10 Suite
• Native Instruments Komplete 12
Spitfire Audio lnstrumentos Virtuales y Librerlas de Sonido
• EastWest lnstrumentos Virtuales
• Output

Hardware
• 
Controlador Avid Dock

Convertidores AD/DA
• 
Burl 880 Mothership 16 por 16

Compresores
• 
Looptrotter Monster Compressor 2 (estéreo)
• Elysia – Xpressor 500 – discrete closes A stereo compressor

Procesadores
• 
Elysia – Karacter 500 – discrete class A stereo saturator

Summing mixer
• 
Burl 832 Vancouver

Controladores MIDI
• 
NI Komplete Kontrol S49
• Sistema de Monitoreo 5.1 PSI Audio: TTL·NI Maschine
• (2) PSI Audio A21-M (Principales Left-Right)
• Ableton Live Push
• (2) PSI Audio A14-M (L-R Surround)
• (1) PSI Audio A214-M (Center)
• Drawmer MC 7.1 Surround monitor controller

Preamplificadores
• 
(2) Burl 81
• (2) Burl 81D
• (8) EDAX MAX 800

Channel strips
• 
(2) Neve VR88 Channel Strip
• (1) SSL Alpha Channel
• (1) Universal Audio 6176 Vintage Channel Strip

Ecualizadores
• 
(2In) Ward Connections The Brat

Sala B

Software
• 
Pro Tools HD Ultimate
• Ableton Live 10 Suite
• Native Instruments Komplete 12
• Spitfire Audio lnstrumentos Virtuales y
• Librerías de Sonido
• East West lnstrumentos Virtuales
• Output

Convertidores AD/DA
• 
Universal Audio Apollo 8

Monitores
• Focal CMS 65 (L-R)

Los proyectos destacados de Semillero Estudios

Cine
• Gloria. (2014). Largometraje dirigido por Christian Keller, estrenado en 2014. Producción musical ejecutiva. Made in Bangkok. (2015). Largometraje documental dirigido por Flavio Florencio. Música original de Álvaro Arce / Semillero Estudios.
• El Remolino. (2016). Documental dirigido por Laura Herrero Garvin. Diseño sonoro y música original de Álvaro Arce / Semillero Estudios.
• Chivas, La Película. (2018). Largometraje dirigido por Iván López Barba y Rubén R. Bañuelos, estrenado en 2018, distribuida por Cinépolis. Diseño sonoro, música original y supervisión musical.
• Rendez-Vous (2019). Largometraje en plano secuencia dirigido por Pablo Olmos, estrenado en 2019. Música original de Álvaro Arce / Semillero Estudios.

Series / TV
• Sr. Ávila. Música original de Álvaro Arce / Semillero Estudios. Producida por HBO y Lemon Films, ganadora del Emmy a Mejor Serie de Habla no Inglesa en 2017.

Desenfrenadas
Música original y supervisión musical de la serie original de Netflix producida por Caponeto y dirigida por Diego Martínez Ulanosky, estrenada en 2020.

IWC
Cineminuto producido por Altered LA. Mezclado en Sala de Arte Sonoro por Carlos Cortés, ganador del Óscar a Mejor Sonido en la edición 2021. Protagonizado por Tom Brady, estreno mundial en 2022.