Las autoridades de la iniciativa pública y privada del estado mexicano de Zacatecas pusieron los ojos del mundo en nuestro país con la inauguración del Palacio de Convenciones de la entidad, un inmueble cuya vanguardia arquitectónica y operación de alta tecnología y sustentabilidad, obra del arquitecto Carlos García Vélez y Cortázar, está acondicionado para la realización de exposiciones, conciertos, ferias, congresos o convenciones. El estreno del recinto puso a prueba la versatilidad de sus instalaciones con uno de los ocho grandes conciertos internacionales que el tenor Plácido Domingo ofrece cada año, acompañado de la Orquesta Filarmónica de Zacatecas en la primavera del presente año.

La producción de este magno evento estuvo a cargo de la casa Genera Música, dirigida por Darío De León (personaje clave del entretenimiento en México, como uno de los fundadores de OCESA y responsable de fomentar la visita de artistas nacionales e internacionales a nuestro país durante la década de los años ochenta y noventa), además de SAIM-Música Moderna, dupla a la que deberá atribuirse la depuración del inmueble para su uso como foro de conciertos, ya que para la ocasión debieron implementar recursos esenciales para la instalación del sistema de audio, video e iluminación con los que se dio forma a la velada del tenor.

 

Para Darío De León, involucrarse en la realización de este evento implicó volcar no sólo su experiencia de tres décadas en la industria, sino el intento por consolidar el sello con el que están creadas sus producciones: “Nosotros queremos hacer eventos grandes, pero que tengan un sello particular en todas las áreas: producción, relaciones con medios, promoción, patrocinio y demás. En esta ocasión el reto fue transformar todo un recinto, porque cuando llegamos a ver el lugar estaba prácticamente en obra negra. Nuestro objetivo entonces fue convertirnos en sus asesores, para que terminaran el proyecto adecuadamente y que efectivamente este foro pudiera servir para hacer todo tipo de eventos. Esto nos permitió armar un montaje de máximo nivel, al que se añadieron los mejores proveedores de México en todos los servicios, además del personal técnico. Nos tomamos el tiempo necesario, no escatimamos en nada y eso es lo que genera tranquilidad y seguridad para alcanzar el éxito, aspectos que sin duda se transmiten a los artistas”.

Ópera prima, los ajustes internos de un foro de primer mundo
Con la experiencia de haber producido los conciertos de Luciano Pavarotti en el desierto de Mexicali (2003) y del propio Plácido Domingo en Chichén Itzá el año pasado, hubo retos que demandaron en esta ocasión la presentación del tenor en un inmueble que, si bien contaba con todos los recursos tecnológicos de punta para operar, adolecía de aspectos de estructura de escenario indispensables para el montaje de los equipos de audio, principalmente, además de las exigencias particulares que el recital requería, como mantener libre la visibilidad del escenario para todos, en el entendido de que el concierto sería grabado y la ubicación de las cámaras de video se tornaba en un elemento básico para la correcta realización de ello.
De acuerdo con Edmundo Ramírez, jefe de producción técnica del evento, esta fue la manera en que se resolvieron los principales desafíos que les planteó el interior del foro: “Los primeros tres días (del montaje) fueron los más pesados porque teníamos el compromiso de los ensayos generales un día antes del evento, así que debíamos tener todo completo y si bien se trataba de un inmueble multifuncional, nos encontramos que no estaba acondicionado para conciertos, por ejemplo los pasos de gato, por lo que tuvimos que usar una grúa para colocar 44 puntos de rigging; también construimos el escenario en tres partes, dejando la última pendiente para que pudiera salir la grúa; y también se puso una canaleta central para todo el cableado”.

Esta tarea de depuración de los aspectos estructurales para el correcto montaje en el edificio, se planeó desde meses atrás cuando, junto al personal de Música Moderna, los productores realizaron la visita para hacer las pruebas técnicas. Para Renato de la Rosa, gerente comercial y operaciones de SAIM-Música Moderna, otro dilema importante por resolver fue contrarrestar los efectos de la altura en la acústica de la sala, porque afectaba el desempeño del sistema de sonido provisto para el recital: “Le pedimos a los ingenieros y arquitectos que pusieran unas vigas adicionales para subirnos y así pegarnos lo más posible a la viga inferior, que era nuestro límite. Con el agregado de que uno de los requerimientos del promotor era mantener la visibilidad del escenario totalmente limpia, de manera que no se atravesara ningún cable o bocina, pues le estorbaría al público visualmente. Prácticamente tuvimos que ocultar el equipo, los motores; tratar de brincar las vigas y ganar aunque fueran 30 centímetros, para tener ventaja visual y una mayor calidad sonora”.

 

En resumen, el montaje del escenario, así como los sistemas de audio e iluminación, tomó cuatro días. Renato destaca: “Fueron tres días para hacer la instalación de rigging y medio día para la instalación de audio e iluminación. Todo se dejó listo (en operación) luego de 36 horas de trabajo”.

Sonoridad e iluminación de exquisitez
Dado que la gente de Genera Música ha sido responsable de las recientes visitas de Plácido Domingo a nuestro país, el nivel de entendimiento con su equipo de producción está dado por la previsión con la que son complacidas, y previstas, las demandas de sus ingenieros. El raider especificado por Jerry Eade, ingeniero de audio en sala del tenor, tuvo como base un PA con los equipos Meyer Sound (al igual que los gabinetes ocupados para monitores en escenario); la consola en FOH fue una Digico, que en esta ocasión, tuvo una particularidad: el estreno en México del modelo SD7. “Jerry estuvo muy contento con la SD7, era la primera vez que la ocupaba pero no le fue difícil porque en los últimos años ha usado la marca y se cubrieron más de 80 canales de audio”, detalla Renato. Todo el sistema de sonido se ajustó con los dispositivos Galileo y SIM 3.

 
 
El otro pilar que redondeó la propuesta sonora fue la microfonía ocupada para sonorizar a la orquesta, el mariachi y la voz de Plácido Domingo, para lo cual se trabajó con la línea UHR de Shure (para cada instrumento y el apoyo de antenas helicoidales, todo de la misma marca), como complemento del set especial de micrófonos que lleva Jerry Eade a cada concierto del tenor, conformado por dispositivos Rode y Schoeps.

Por otra parte, para el diseño de iluminación se ponderó el uso de fuentes PAR y algunas robóticas, propuesta de Gabriel Crisóstomo, ingeniero de iluminación de Genera Música, quien tuvo libertad creativa para hacer el planteamiento lumínico del concierto, el cual debía fusionar calidez e intensidad, sin que esta última opacase la proyección de video generado por las dos pantallas de siete por cinco metros, en los costados del escenario sobre las cuales los proyectores DX transmitieron el detalle del recital sobre el escenario. La selección de las luminarias fueron Vari-Lite VL 3000 Spot y VL 3500 Spot, y su operación se realizó con dos consolas Flying Pig Systems Wholehog III (una empleada como spare que trabajó simultáneamente, para cualquier eventualidad).

La velada, en la que el tenor consentido de los mexicanos deleitó a cerca de seis mil asistentes con su interpretación de arias de Massenet, Puccini y las canciones de su nuevo álbum Amore Infinito, ratificó la propuesta de diversificar el ramo del espectáculo con la realización de magnos eventos, como bien los describe Darío de León, los cuales tienen como objetivo trascender las fronteras del país y muy especialmente, la manera en que se coordina la producción de este nivel de espectáculos: “En Genera Música nuestra intención es hacer cosas grandes, que conviertan al país en un foco de atención internacional… lograr lo que hicimos en Zacatecas: atraer las miradas de todo el país, que se sumen patrocinadores e instituciones públicas, que se incremente la participación de todos para que los artistas de renombre vengan, sin importar sus condiciones, porque ya vemos que México está listo para hacerlas cumplir”.