El grupo de música electrónica retoma su carrera musical y se presenta con un nuevo material de nombre En Eléctrico, en el que a través de 14 canciones sus tres integrantes (Alejandro Midi Ortega, Alfonso Pichardo y Jorge Soto) hacen gala de su sonido electrónico pero ahora con un toque que inyecta novedad y frescura con sintetizadores análogos de fondo. Presentamos la conversación que tuvimos con la banda, que festeja con esto una larga y sólida trayectoria, que tiene todavía mucho para dar.

“Después de nuestra pausa, tomamos baterías y energías y las plasmamos en este proyecto. Tuvimos reuniones con los managers, queríamos hacer un disco inédito y todos teníamos muchas ideas. Hubo factores que permitieron que esto saliera a la luz y uno de ellos fue que nuestro catálogo de canciones fue liberado, por lo que tuvimos la oportunidad de hacer un disco diferente”, comenta Midi, y agrega: “El sonido de los sintetizadores análogos le dio forma a lo que es En Eléctrico. El nombre remite a lo que los sintetizadores realizan, pues transforman la electricidad en sonido; nuestro objetivo era hacer algo eléctrico y no acústico”.

 
 

En Eléctrico contiene los éxitos que catapultaron a Moenia a la fama, entre ellos: En qué momento pasó, Estabas ahí, Manto estelar, Déjame entrar, y el sencillo Contigo estaré, en el que participó el ex vocalista del grupo, Juan Carlos Lozano.

“Estábamos a la expectativa de lo que pasaría con esta nueva producción, pero algo nos decía que todo saldría bien. Tomar canciones en sus versiones originales y darles un cambio radical no fue fácil. Las retomamos desde cero e hicimos arreglos totalmente nuevos para conformar así un disco nuevo”, señala Alfonso Pichardo.

El regreso
La reaparición oficial de la banda a los escenarios musicales ocurrió con el concierto que dieron en el Teatro Metropolitan hace algunas semanas. En este lugar la agrupación no sólo tuvo un lleno total, sino que iniciaron formalmente el Tour Eléctrico.

La producción de este disco, grabado a manera de pequeño concierto para setenta de sus más fieles seguidores en los estudios Sony Music México, estuvo a cargo de Armando Ávila, quien complementó su experiencia y gusto de amplificadores clásicos con el sonido electrónico que ha caracterizado a Moenia a lo largo de 13 años.

“Involucramos a Armando de tal modo que tuviéramos otra visión de las canciones que llevamos tocando muchos años. Era difícil salir de esa imagen y sonido y para ello colaboramos mucho con él, aunque no habíamos tenido la oportunidad de trabajar en conjunto”, comenta Midi. “Cuando lo conocimos supimos que le gustaban nuestras canciones y ya nos ubicaba a lo largo de nuestra carrera, sabía de nuestro sonido. Estaba muy involucrado con los sintetizadores, inmediatamente hicimos química y todo empezó a tomar forma”.

 
Aunado a lo anterior, Jorge menciona: “Ésta fue la primera vez que dejamos que un productor hiciera toda la propuesta inicial, pues En Eléctrico tiene temas que nosotros hicimos y ante esto es difícil darnos la vuelta a nosotros mismos. Sobre las bases y cosas que hacía Armando metíamos nuestra cuchara, Midi se llevaba unas secuencias de él, las analizaba y a partir de eso acomodaba cosas o metía otras más para que el sonido fuera distinto”.

Por su parte, Alfonso señala: “La producción se hizo en dos partes, Armando hacía sus propuestas, éstas estaban cargadas de muchas cosas y nosotros las desarmábamos y las volvíamos a armar. Tuvimos una semana y media en la cual retomamos esas bases (acordes, guitarra, batería) y ya con todos los músicos y el ensamble de sintetizadores empezamos a ensayar y rehacer las canciones. Desenredábamos de alguna manera el sonido y planeábamos quién iba a tocar qué y cuándo. Tratábamos de organizarlo para que el día de la grabación pudiera fluir. Entre el ensayo y la grabación se iban creando las canciones”.

Desde cero y sin errores
La grabación, realizada en los estudios de Sony Music, gracias a su espacio, facilitó acoplar e integrar estructuras de amplificadores, rieles y escenario, y que setenta personas pudieran ser testigos de En Eléctrico.

En el proyecto se utilizaron sintetizadores análogos de Moenia y del propio Armando Ávila que datan  de los años setenta. Ambas partes buscaron que el sonido creado fuera la parte esencial y núcleo en este material, y para ello recurrieron a instrumentos como: Minimoog Model D, Moog Prodigy, Minimoog Voyager, Arp 2600, Arp Odyssey MKII, Prophet 8, Roland Jupiter 8, Juno 60, SH-2, Korg MS-20, SQ-10, Yamaha CS-30, Electone YC-20, Elka Rhapsody 490, Nord Lead 3 y Mellotron.

Así como se planteó rehacer las canciones desde cero, también se planeó realizar un concierto tipo sesión que estuviera grabado en una sola toma. “De hacerlo de otra forma, hubiéramos perdido la fidelidad que sólo se consigue de esta manera. Cabe señalar que hicimos un ensayo general para ver el escenario, probar la acústica y hacer ajustes de consolas, pero lo que se grabó con el público fue de corrido, a lo mucho repetimos tres canciones”, comenta Alfonso.

 
 

“La mezcla fue un poco complicada y hubo que ajustar la microfonía para lograr una adecuada separación entre baterías o coros, por ejemplo, pero así fue la esencia y quisimos dejarlo de esa forma,  es parte de grabar cosas en vivo”, comenta Midi. Posteriormente, la masterización de En Eléctrico se hizo en Sterling Sound, en Nueva York y estuvo a cargo de Chris Gehringer, ingeniero de mastering senior que también ha trabajado con Jason Mraz, Rihanna y Timbaland.

“En la grabación en Sony Music se utilizó Pro Tools por ser un sistema muy amigable para el músico, además de que se pueden componer detalles o hacer arreglos. Sus interfaces son muy confiables. Armando decidió grabarlo así y después trasladarlo a Digital Performer; ambos sistemas iban corriendo en paralelo y así pudimos editar voces, instrumentos, corregir errores en los amplificadores o ruidos extraños de guitarras. Es un disco con un sonido diferente, sin dejar de ser Moenia, agrega Midi.

Complementos
Los músicos que  acompañaron a Moenia en esta producción son los que salen de gira con la agrupación. “Conocen todos los temas, además son excelentes músicos y tenemos plena confianza en su calidad”, señala Jorge. “En el bajo estuvo Freddy Cañedo, en la batería Iván Moreno, en la guitarra eléctrica y acústica Alberto Bribiesca y en los coros Melissa Galindo (que no acompaña regularmente a la agrupación en las giras pero que en esta ocasión aportó su  voz para la sesión). También colaboraron Paco Huidobro, María José, Juan Carlos Lozano y Amando Ávila”.

 

El disco En Eléctrico no sólo arroja un nuevo sonido en Moenia, sino que también permite conocer los instrumentos con los que cada uno de los integrantes dio rienda suelta a su imaginación y creatividad a través del uso de equipo diverso. En el caso de Alfonso, expresa usar menos dispositivos. “Compongo  en el piano, utilizo una grabadora digital y también toco guitarras para generar ideas. Mi proceso es más humano que técnico”.

Midi, por su parte, ocupa Pro Tools HD, un Digidesign Pro Control y Digital Perfomance. “Para mí, el centro de todo es Pro Tools y Pro Control, mezclo todo aunque lo haya realizado en la laptop, y por otro lado, Digital Perfomance es muy amigable para componer”.

Por último, Jorge se inclina por los samplers vintage. “Conocemos bien la tecnología digital, así que quise virar y conocer lo análogo. No me conformé con lo nuevo, y me adentré en lo que había años atrás”. El objetivo se logró, pues a lo largo del disco En Electrico está el sello de un proyecto que complementa sonidos digitales y análogos, con una producción cuidada al detalle desde mucho antes de concretarse en esta grabación diferente.