“Hemos querido ofrecer un gran homenaje al mundo del rock and roll: a la música y sus excesos, tanto de producción como de otro tipo”, dice Roy, guitarrista de la extravagante banda. ¡Y vaya que lo han ofrecido! Luces por doquier, efectos especiales y sobre todo la presencia de estos cinco músicos han logrado que muchos que no eran sus fans antes de ir a uno de sus conciertos, se convirtieran en fervientes seguidores después de ser testigos de semejante trabajo, que comienza mucho antes de que toquen los primeros acordes en sus shows.

Moderatto Army a la carga

La historia comenzó a mediados de los noventa. Moderatto nació como una parodia hacia los glamorosos grupos de los ochenta arriba mencionados, y donde era posible recrear este concepto de show. Querían ver a músicos volando, coches arreglados exageradamente, motocicletas, chicas, pirotecnia y otras cosas por el estilo. Originalmente era un proyecto alternativo para sus miembros, ya que todos ellos pertenecían a otras bandas, pero con el pasar de los años, Moderatto ganó gran popularidad hasta el punto de vender más de cien mil copias de su álbum Detector de Metal, con lo que obtuvo un disco de platino.

Si bien esta banda ha sido controversial y a veces criticada por el sector de quienes gustan de la música metalera, una característica de Moderatto es que nunca se conforma con lo que ha logrado. Siempre están imaginando y proponiendo nuevas posibilidades, lo que convierte el trabajo de su manager y equipo de producción en un reto constante. Para el staff es indispensable mantenerse actualizados, creativos e inteligentes, y con una mente muy abierta para cumplir los “caprichos de los músicos”, como dice a manera de broma su director de producción, Gerardo Ponce de León, quien goza ya de una amplia experiencia al lado de la banda.


Es tan relevante el punto de calidad en la elaboración de este tipo de espectáculos al que ha llegado Moderatto, que es ya reconocido a nivel mundial como uno de los mejores. Gerardo cuenta la anécdota: “En alguna ocasión le abrimos un concierto a Kiss en el Palacio de los Deportes y a pesar de todos los obstáculos que nos colocaron las personas de esta banda, nuestra producción había llegado a un nivel tan alto, que en cierta forma opacó la del grupo que habíamos admirado toda nuestra vida… ¡simplemente no lo podíamos creer!”. Xavi continúa: “En ese concierto, la batería de Elohim volaba, tal como la de Kiss, pero la de nosotros además se proyectaba a diez o 15 metros sobre las cabezas del público”.

 

Toda esa parafernalia utilizada en conciertos como los de Kiss es difícil de imitar, y más aún, como en el caso de la banda que hoy nos ocupa, mejorar. Este tipo de funciones no son tarea sencilla por ningún ángulo que se mire; la producción es ciertamente compleja, ya que involucran muchas disciplinas: pirotecnia, sonido, luces, escenario y logística, todas elementos fundamentales dada la cantidad de equipo que se utiliza en cada concierto. Gerardo es el encargado de resolver este tipo de problemas: “Una particularidad del grupo es la voluntad de llevar al escenario en vivo todo lo que se ha hecho en el estudio, sonoramente hablando. Esto complica un poco las cosas, ya que la mayoría de las veces los muchachos utilizan más de un tipo de instrumentos cuando graban; por ejemplo Brian no utiliza sólo un tipo de amplificador en estos casos, sino dos o tres o más, y lo mismo con las guitarras. Entonces esto nos obliga a incorporar estos mismos amplificadores y guitarras a las giras, lo cual ocasiona conflictos de transportación cuando tenemos que salir del país”.

   

“Teniendo esto en mente muchas veces tenemos que reducir la cantidad de equipo que llevaremos, ya que se convertiría en una verdadera pesadilla si portáramos todo; normalmente viajamos con la totalidad de los micrófonos de batería y de voces, monitores in-ear y la consola. Con respecto a lo demás, dependemos totalmente de las compañías de renta de audio, backline e iluminación. Por otro lado, nuestro staff es también muy sintetizado y lo conforman sólo las personas indispensables para cubrir las necesidades de la banda. En el caso del sonido, por ejemplo, Alejandro Frías, que es nuestro ingeniero de audio, se encarga tanto de la mezcla de sala como de la mezcla de monitores”.

 

Ingeniero sonoro dos en uno

 

Alejandro Frías explota con Moderatto su vasta experiencia en el campo del audio. Él ha trabajado con Aleks Syntek, Fobia y otras importantes figuras antes de llegar con la banda, a la que se unió cuando estaba apenas en sus inicios. “Empezar con este grupo fue apostarle a algo de lo que no se conocía el resultado que se obtendría”, dice Alex. Afortunadamente para todos, la apuesta resultó positiva, y aquí tenemos un grupo que ha ido de menos a más, por medio de un trabajo que además de duro, ha sido inteligente. Sería en este momento complicado para Moderatto encontrar a alguien que pudiera sustituir a Alejandro, ya que ha sido una pieza destacada para lograr todo lo que se desea en cuanto a sonido. Como lo mencionaba Gerardo, Alejandro hace las veces de dos ingenieros, lo cual duplica la dificultad y responsabilidad de su trabajo. “La verdad, lo prefiero así” nos comenta el ingeniero, y agrega: “de esta manera no pierdo el control de cada aspecto y detalle a cuidar; sin embargo, si el grupo llegara a crecer, estoy seguro que necesitaríamos las manos de más personas”.

En términos generales, no cualquiera puede ser ingeniero de audio de Moderatto. Existen dificultades técnicas que requieren mucha experiencia y trabajo conjunto para que puedan ser controladas: la batería de Elohim usa 24 canales; las guitarras son cambiadas constantemente durante el show; el grupo utiliza un formato de backline complejo, etcétera. “Yo trabajo muy de cerca con los músicos. Con Elohim, por ejemplo, decidimos juntos qué tipo de parches utilizará y cómo los afinará; además él me ayuda a elegir los micrófonos que se colocarán en su instrumento”.

A la frecuente pregunta de cuáles micrófonos son sus preferidos para Moderatto y cómo los elige, Alex responde: “Yo creo que no tengo favoritos, y no debería haber una norma para elegir un micrófono. Acerca de cuál es el mejor micrófono, creo que a veces se trata más de una cuestión más de mercadotecnia; pienso que no puede haber un solo dispositivo que pueda funcionar en todo tipo de producciones y con todo tipo de músicos, sino que debe experimentarse hasta encontrar el sonido que se está buscando sin tener en mente tanto la marca y el modelo. Hoy te puedo contar que todavía estamos en busca del mejor micrófono para cada una de las aplicaciones. Lo que quiero decir, es que continuamos experimentando, y si sale un nuevo micrófono a la venta, de inmediato lo probamos y decidimos si puede funcionar mejor que el que ya usábamos”.


 
Alex continúa: “En general, lo que quiero que quede claro es que no me gusta estar casado con una sola marca porque ello te limita, entonces nos damos a la búsqueda entre varias marcas y así podemos conformar grupos de micrófonos de diferentes marcas, útiles para ciertas aplicaciones específicas. Además, siempre tratamos de tener un plan B en cuanto a la configuración de los micrófonos, por si se da el caso de que no se lleguen a encontrar los que requerimos en un algún lugar. Por ejemplo, los micrófonos que usamos regularmente en los toms son los e604 de Sennheiser, pero cuando una compañía de audio no cuenta con ellos, podemos usar los SM-57 de Shure. En la gira Reventour estamos utilizando en los bombos los Beta 52 de Shure (los bombos son de 24 pulgadas y también se usa en ellos el SubKick de Yamaha). Quisiera comentar que nunca utilizo micrófonos de condensador en la batería; estos los trato de evitar debido al estilo de ejecución de Elohim, que es muy agresivo”.

“Por lo tanto, para resumir, opino que no hay una sola marca que resuelva todas las necesidades de calidad sonora, sino que se debe buscar entre varias para llegar a un resultado. Es lo mismo para cualquier otra pieza del equipo; en el caso de un sistema lineal, no puedo decir que uno sea mejor que otro, sino que el que ayude a resolver las necesidades de ese momento determinado, será el mejor equipo”, explica Alex.

En un set normal de microfonía de Moderatto puede haber hasta 22 canales sólo para la batería. A esto se deben agregar los de los gabinetes de la guitarra de Roy, que a veces pueden ser hasta 33; los de Brian, que sólo son 2, y los de Xavi. Tener tantos canales abiertos al mismo tiempo, puede resultar en problemas de feedback entre otros, pero Alejandro afirma: “yo no utilizo ningún tipo de procesadores de dinámica, en su lugar, trato de resolver todo por medio de ecualización y comunicación con los músicos acerca de varios aspectos fundamentales en el control del sonido”.

 

Cada concierto, del tamaño que sea, implica una carga de trabajo previa a cada función, donde cada uno de los encargados revisa que todo esté en perfectas condiciones para no tener contratiempos. Para finalizar, Alejandro explica cómo es el flujo de trabajo que hay durante el montaje: “Lo primero que reviso son los monitores. Compruebo que todas las señales de los in-ears lleguen sin dificultad a los receptores, reviso los dos monitores de piso que utilizamos, y posterior a esto checo la ecualización del PA frontal, después la de los monitores, y al último la de los sidefills. Enseguida, cotejamos que no haya retroalimentación de afuera hacia adentro y viceversa con todos los canales abiertos y el micrófono principal. Luego hacemos un line-check general para verificar que lleguen bien las señales de todos los canales que se ocuparán. Después viene un sound:check general con los técnicos de cada instrumento, y al último una prueba de sonido con los músicos”.

 

Sonido-Visión-Sonido

 

Entre más sentidos se involucran en un evento dado, mayor será la experiencia que se vive, por lo que Moderatto usa toda esa excitación auditiva en conjunto con la visual para crear un acontecimiento realmente especial. Las luces y la pirotecnia son el complemento a toda una serie de ingredientes que hacen a esta banda tan llamativa. Los encargados de esta sección son el argentino Gastón Forti en la iluminación, y Gustavo Jiménez en la pirotecnia. En definitiva, es realmente complicado manejar toda la energía que la banda usa en vivo. En los conciertos que el grupo ha dado en el Palacio de los Deportes, por ejemplo, llegó a utilizar hasta seis plantas de energía, de las cuales cuatro eran de 2400 amperes y tres de ellos de 1200 amperes. En esa ocasión se usaron 120 luces robóticas, 300 pares, 20 estrobos y diez seguidores, además de que se usaron dos consolas para controlar todo el equipo.

 

Como en el caso de Alejandro Frías, Gastón Forti comenzó a trabajar con Moderatto desde sus inicios. Es por eso que conoce a esta banda tan profundamente. En la gira Reventour se usaron 40 luces robóticas, 60 pares, seis ACLs, dos seguidores, diez estrobos, y se mandó hacer un letrero con el nombre de la banda de un metro y medio por nueve de ancho. Para el diseño lumínico, hay algo interesante que comenta Gerardo Ponce: “Moderatto cuenta con más de 20 plots diferentes de iluminación por dos razones: una de ellas es ofrecer espectáculos distintos en cada lugar donde se presentan, y la otra es para dar una mayor capacidad de adaptación en los conciertos donde puede haber problemas para conseguir todo el equipo”. En este campo, así como en el de audio, siempre se tiene en mente la cuestión de la logística, pero nunca se olvida el concepto general de la imagen del grupo.

 

En este último caso, Gastón cuenta: “la imagen de Moderatto está basada en los grupos de heavy metal de los ochenta. En aquella época no existían tantos recursos de iluminación ni tanta tecnología como la actual. Si uno observa detenidamente en qué tipo de luces se sustentaba un concierto de Kiss, por ejemplo, podemos ver que principalmente contaban con luces Pares. Nosotros tratamos de respetar eso; usamos mucho los colores primarios y muchos blancos también. No obstante, no quiero decir que lo nuevo no desempeñe un papel importante”.

 
 

Fuego en el escenario, elemento de respeto

 

En ese entonces, cuando los conciertos de glam ochentero estaban en su apogeo, también había fuego, mucho fuego en el escenario. Los autos entraban a escena acompañados de explosiones escalofriantes y de un sinnúmero de fuegos de artificio (como dirían en España). Desde niño todo esto veía Gustavo Jiménez, y su tendencia a la piromanía se comenzó a encender hasta llegar al punto de prender escenarios completos. Es por esta razón por la cual fue contratado por Moderatto; bueno, no sólo por hacerlo, sino más bien por cómo lo hace. “Hemos encontrado en Gustavo a un elemento realmente artístico para nuestras producciones”, dice Gerardo; “contratamos a un especialista en pirotecnia y efectos especiales, alguien que sabe”. En efecto, el tema de la pirotecnia es un asunto poco tratado aquí México, y en muchas ocasiones no es tomado tan en serio como se debería. Moderatto es muy ambicioso en el tratamiento del fuego para sus presentaciones, y es por eso que se convierte en una responsabilidad aún mayor para Gustavo el tratamiento de este recurso.

 

El mismo Gustavo (que representa a la compañía de efectos especiales Pyrofetti y que ha trabajado con esta banda por más de cinco años), nos cuenta cómo maneja toda esta sección del show: “Cada vez que Moderatto inicia una gira, toda la parte de iluminación y pirotecnia se rediseña, Gastón y yo nos ponemos de acuerdo acerca de qué colores se pueden combinar, en qué momento y demás. En el Reventour cambiamos todo el esquema de los efectos especiales. Traemos flamas de diversos colores de cuatro metros de alto, así como sistemas de humo móviles a presión (CO2). Antes podíamos ver máquinas de humo tradicionales, pero en este momento traemos unas que se mueven 360 grados horizontales y 180 grados verticales. También contamos con pirotecnia por toda la pasarela y por la parte trasera de la batería, arreglada de manera que cuando Elohim toca el solo, éste va acompañado de flamas y laser-comets. Utilizamos los siguientes tipos de efectos, que son laser-comets, minas, bombas de dos pulgadas y fuentes de chispas de 20 segundos, las cuales son utilizadas por Xavi en un bajo que tiene la forma de una metralleta y que en un momento dado del show dispara hacia la gente”.

 

El cómo es tan importante como el cuándo. Si todos los efectos no están perfectamente sincronizados con el flujo de la música y los movimientos de nuestros artistas, obviamente la impresión sobre el público se vería disminuida. “Todo es timing, usamos equipos manuales principalmente y sólo empleamos dispositivos digitales en los robots y las flamas. Utilizamos el protocolo de comunicación DMX, y una consola Even 416 de Jands para operar los robots de las columnas de CO2; excepto esto, todo lo demás es manual, ya que en lo referente a la pirotecnia, el mejor equipo todavía es análogo. El equipo digital todavía no es tan seguro, ya que los protocolos DMX mandan voltaje desde el momento en que se prende una consola, y si no se tiene extremo cuidado en su manipulación, esto puede ocasionar una detonación en serie de toda la pirotecnia sin tener control alguno sobre ella”, explica Gustavo.

   

Si seguimos la tendencia a hacer comparaciones, podríamos preguntarnos con quién en el mundo del showbiz se podría comparar la infraestructura en pirotecnia que Moderatto posee. De inmediato Gustavo responde: “se puede comparar con Rammstein orgullosamente. Ellos cuentan con un diseño de pirotecnia perfectamente pensado, ya que su manager y su vocalista han estudiado la especialidad de artificios y explosivos; de hecho, ellos cuentan con el grado que los certifica como especialistas para demoler edificios. Estos estudios no existen en México; no obstante, el show de Moderatto puede ofrecer una calidad similar. En nuestro país, ya existen muchas personas y compañías que tienen la posibilidad de realizar este tipo de trabajos, lo único que nos falta es creer un poco más en nuestros compatriotas y arriesgar”.

 

Los años de contemplación, crecimiento y trabajo, han dado frutos y satisfacciones enormes a Brian Amadeus y sus secuaces. La crítica los podrá atacar fuertemente, pero no siempre objetivamente cuando se observa de adentro hacia fuera, y no sólo a nivel profesional, sino también personalmente, donde se descubren como gente de trato agradable y gentil antes de subir al escenario a rodearse de fuego y proyectar grandes cantidades de energía, todo dedicado a ese gran ejército que es la Moderatto Army.

Enlaces adicionales:

One Response

  1. LUIS RUBEN CHELA TANDAPILCO

    estaba leyendo su biografia me parecia muy interesante a raiz de la musica mil demonios y eso me llamo la curiosidad a saber mas de ustedes un grupo fantastico y que sigan adelante y muchos exitos carnales.