Este es el relato de cómo se inició una aventura llamada Memoria Estudios hace aproximadamente 18 años, cuando en Los Mochis, Sinaloa, apenas iniciaba la apertura de los estudios profesionales de grabación. Fue en ese entonces cuando Osbaldo Peñuelas Castro decidió dejar la música como ejecutante activo y se inició en la producción y grabación, creando lo que es este espacio, que hoy cuenta con tres salas de grabación para la producción de música norteña.

“En esas tres salas cuidamos tener un sonido vivo de los instrumentos sin problemas de reflexión”, comienza su charla Osbaldo. “Contamos además con un control room con un tratamiento y diseño acústico hecho especialmente para optimizar la respuesta de nuestro sistema de monitoreo, equipo de muy alto estándar a nivel internacional, garantizando así sus producciones. Una gran cantidad de artistas  y productores de gran importancia han pasado por nuestros estudios, casi todos en el género de banda, por ejemplo El coyote y su banda, Banda los Tierra Blanca, Banda Los Recoditos, Intocables del Norte, Alegres de la sierra, Los Nietos, Cuates de Sinaloa, Banda Móvil, El as de la sierra, Yadira (Operación Triunfo), Analy (profesora de La Academia), y muchas otras agrupaciones y producciones de rock, jazz y pop, además de los trabajos que recibimos para mezcla y masterización, tanto de disqueras grandes como de productores independientes”.

 
Osbaldo tuvo sus inicios en estudios de grabación trabajando en el primero que existió en Los Mochis: “Desde entonces empecé a comprar micrófonos, barras, procesadores de efectos y compresores, hasta que logré ahorrar para adquirir mi primera mezcladora, y posteriormente mi primera grabadora multitrack análoga para arrancar mi sueño. Mi mayor desafío es mantener el trabajo constante y así los ingresos para invertir en nuevos equipos. Todo el equipo que tengo lo he elegido por decisión propia, claro que he escuchado propuestas, pero al final sólo yo he decidido. Creo que todos los que nos dedicamos a esto tenemos un gusto especifico de cómo nos gusta sonar y con base en mi gusto elijo el equipo con el que quiero trabajar para lograr un sonido particular”.

“Técnicamente siempre me gusta supervisar el sonido de cada instrumento, porque ese será el origen real de cómo sonará lo que grabemos. Es ahí donde el conocimiento y preparación en materia de audio es notable, sin quitar mérito a la experiencia que hemos obtenido todo este tiempo. También es importante mencionar que gracias a mi actividad como músico puedo entenderlos perfectamente. Siempre estoy apoyando en los sonidos que usan en sus teclados, el sonido de sus instrumentos al natural, y dándoles consejos de cómo podría sonar mejor”, continúa el fundador de Memoria Estudios.

El equipo humano es por supuesto pieza fundamental de este estudio sinaloense, tal y como es el caso del ingeniero Roberto Rocha Villarruel, con quien Osbaldo ha hecho un gran equipo desde el año dos mil, y con lo que el estudio se ha visto fortalecido en su posición de primer ingeniero, ya que cuenta con una amplia experiencia y una gran trayectoria, ya que ha trabajado en producciones de Vicente y Alejandro Fernández, Julio Preciado, Pancho Barraza, Banda Torera, Banda Caña Verde, y muchas más. Además de Osbaldo Peñuelas como director general, en Memoria Estudios también aportan su talento Ana Lilia Gerardo Lozoya como directora vocal y Oswaldo de Jesús Peñuelas Pazos como asistente de grabación, para dar forma y vida a los próximos proyectos del estudio.

La escena actual
La especialización musical de los estudios de grabación en Los Mochis, que le han provisto de un sonido muy característico a sus producciones discográficas, los han hecho merecedores de un lugar especial en la región, sin embargo, la tendencia actual hacia los home studios los ha afectado fuertemente, aún en el caso de Memoria Estudios, con sus años de presencia. Osbaldo Peñuelas comenta: “Difícil, sería la descripción correcta para esta situación. La apertura de muchos estudios a nivel casero nos vuelve cada día más complicado sobrellevar una empresa dedicada al audio profesional todos estos años, sobre todo con el pago de personal, impuestos y demás. Lo cierto es que el elemento más importante por el que existe tanta actividad de este tipo en Los Mochis es que hay mucho talento musical dentro del género regional mexicano, pero también hay una gran facilidad actualmente para adquirir equipos a bajos costos y de buena calidad, logrando muchas veces buenas producciones, aún sin tener mucha experiencia en la materia”.
 
De cualquier manera, Memoria Estudios da un gran valor a sus logros a través de sus años de existencia: “Definitivamente, nuestra experiencia, personal, e instalaciones, con gran cuidado acústico en las salas de grabación y control room, así como nuestro monitoreo en sala de grabación y todo el equipo en perfectas condiciones, es muy importante para nosotros, pero de cualquier manera nos hemos adaptado a la nueva situación de la industria: cada día recibimos más trabajos hechos en home estudios para que nosotros grabemos voces adecuadamente, o para mezclar en buena sala y con buenos monitores, o para masterizar. Y muchas veces terminamos asesorándolos de cómo pueden sacar mejor provecho a su equipo, para que en un futuro nos lleven mejores cosas. Creo que seguiremos existiendo, con un margen mucho menor de ganancia, pero quienes amamos esto seguiremos firmes, ya que mientras exista la música alguien tendrá que grabarla”, reconoce el fundador de Memoria Estudios, seguro de que los tiempos actuales pertenecen a quienes se adaptan a ellos.