Hace algunas semanas estuvo en cartelera en el circuito mexicano cinematográfico la cinta El Estudiante, del director Roberto Girault, historia que narra la decisión de un hombre mayor por estudiar la carrera de Literatura en la universidad, y lo que la brecha generacional provoca, conviviendo con jóvenes alumnos. Con este tema como marco, la música fue un factor fundamental para reforzar el trabajo actoral de gente como Jorge Lavat, Norma Lazareno, Cristina Obregón, Pablo Cruz Guerrero y José Carlos Ruiz, entre muchos otros, y fue así como los creadores musicales, Juan Manuel Langarica y Alberto Suárez, junto con la Orquesta Sinfónica de Puebla, bajo la dirección del maestro Alfredo Ibarra, decidieron realizar la grabación en el Auditorio José María Morelos, en el estado poblano.
 

Para tal efecto, el diseño de grabación fue realizado por el estudio Mixtlán, con René Cárdenas en la dirección, y el sistema seleccionado fue Pro Tools TDM con 24 canales, el cual fue montado en una cabina adaptada para tal fin en los camerinos del auditorio durante los cuatro días de actividades. En ese lugar también fueron instalados 16 canales de preamplificadores HHB, dos Amek y seis Allen & Heat, más una consola de monitoreo Mackie y monitores Genelec. Como la música se realizó contra imagen fue necesario el uso de dos pantallas LCD, una en cabina y otra más en el escenario frente al director, que a su vez utilizó audífonos con el metrónomo de referencia.

 

  En específico, algunas piezas tuvieron la participación de un coro de cuarenta personas colocadas en las butacas del público para un mejor aislamiento y control. El diseño partió de la configuración decca tree, con micrófonos Schoeps omnidireccionales, así como una distribución AB con dispositivos AKG 414. Así mismo, se colocaron spots en cuerdas, alientos, metales y percusiones.
 
Una parte importante en el desarrollo de esta grabación fue la participación de ex alumnos de Mixtlán como Alejandro Abara (de Fábrica de Éxitos) en la parte técnica, Fernando Cabrero (de E Sound), en la operación de Pro Tools, y Ana en la logística de la grabación, quienes brindaron calidad y tranquilidad al proyecto, principalmente para que el poco tiempo que se tenía con la orquesta fuera cien por ciento creativo y no existieran contratiempos técnicos. Por último, la mezcla 5.1 y diseño de audio se realizó en E Sound.