Hasta el momento, el tesón de esta cantante le ha permitido editar siete producciones, de manera independiente, pero con la contundencia necesaria para ubicarla en un sitio preponderante entre las intérpretes de música popular. Geo, quien estrena ahora su material Dosis de placer, asegura en esta conversación que “esta década ha sido un camino muy hermoso, a pesar de que han existido momentos dolorosos, crisis existenciales y profesionales, porque a veces vas por tus sueños y sientes que no llega lo que quieres, que quisieras abrir más puertas, pero las satisfacciones hacen que, al final, olvides todo eso”.

¿Quién fue la primera persona a la que escuchaste cantar en tu vida?

“Mi mamá. Presiento que fui concebida con música, que escuchaba la voz de mi madre desde el vientre. De ella aprendí muchas canciones como Júrame, porque la escuchaba en las fiestas o en la casa”.

¿Cuáles consideras que son los factores básicos para que un cantante logre emocionar al escucha?

“Primero, me parece que cualquier actividad requiere de pasión y de la capacidad de soñar. Después, es necesaria una gran disciplina y encontrar al maestro adecuado que te ayude a reconocer tu sonido y a descubrir otros; con estas bases se debe trabajar, hacer una introspección. Otra cosa fundamental es vivir con plenitud, saber llorar y reír, estar informado, tener todo a flor de piel para que pueda expresarse. Puedes ser súper técnico, pero si no pasa nada en tu interior, se pierde la intención de hacer arte”.

¿Con qué maestro educas tu voz?

“Sigo estudiando con el maestro Manuel Peña. Yo he visto cómo me he desarrollado, porque aparte de la gran paciencia que tiene, es muy amoroso. Yo aprendo a través del amor, no me gusta la mala vida ni el maltrato, porque muchos piensan que uno aprende mejor por el lado terrible de la disciplina mortal, pero a mí me gusta que el aprendizaje sea amoroso”.

   

En tu disco Amuleto contra el mal de amores recuperas temas de autores mexicanos históricos como Mario Ruiz Armengol, José Alfredo Jiménez, Felipe Valdés Leal, María Greever, Alfonso Esparza Oteo, Álvaro Carrillo y Tata Nacho. ¿Cuál ha sido la respuesta de la gente?

 

“Maravillosa, el público se emociona hasta hacerme estremecer , y esque el repertorio de Amuleto… me permite expresar las cambiantes emociones que nos habitan, son canciones que evocan un pasado glorioso de la musica mexicana con un toque contemporáneo, pero sobre todo son canciones que en mi voz se convierten en pócimas para aliviar las heridas que deja el desamor. Los músicos con quienes fundamentalmente trabajo son Pepe Torres (piano y dirección musical), Marco Durán (guitarra) y Joel Hernández (percusiones).

 

¿Hay alguna diferencia específica con Dosis de placer, tu nuevo disco?

 

“Sí. Dosis de placer rompe o marca un camino diferente a lo que he venido haciendo. Ahora nos atrevimos a interpretar a autores contemporáneos, algunos mexicanos y otros argentinos, como Rafael Mendoza, Armando Rosas, Gerardo Peña, Víctor Heredia, León Gieco y Silvina Garré. Es un disco pop jazz, si habría que ponerle etiqueta. Para mí es el desahogo, la locura, la emoción, sentir la vida a mil. Hace poco fui a Argentina y pude estar con Víctor Heredia, a quien siempre he admirado. Pude sentarme a platicar con él y hacerlo escuchar el disco. Siempre había interpretado a autores que ya no viven y podía hacer con las canciones lo que me parecía mejor, pero esta vez quería ver su reacción, y fue una grata sorpresa”.

LA GRABACIÓN

 

¿Dónde grabaste Dosis de placer?

 

“Parte del disco se grabó en Estudio 19 de la ciudad de México (con Orson Ramírez y Alejandro Rodríguez), y la mezcla y la masterización fueron hechas en Boston por Pepe Torres y Alejandro Rodríguez. Estudio 19 es uno de mis preferidos, porque me abriga y tiene de todo. Me encanta su dotación de micrófonos. Nunca había grabado con un micrófono Telefunken de 1942, que usé en Amuleto de mal de amores”.

 

El aspecto técnico

Como una figura que ha estado comprometida por mucho tiempo con diversas necesidades humanas, Georgina estuvo presente en la ceremonia de apertura de la Segunda Preconferencia Mundial de Pueblos Indígenas Originarios y Afrodescendientes frente al VIH Sida, las Sexualidades y los Derechos Humanos, en la ciudad de México. Para la ocasión, la cantante ofreció un showcase, donde en la parte técnica estuvo apoyada por Thierry Goethals, detrás de la consola. Así explica Thierry cómo se crea el sonido de Geo en vivo: “El sistema para este concierto estuvo formado por un arreglo lineal Geo S de Nexo.

“En cuanto a los subwoofers, se utilizaron los CD 12, también de Nexo, de características cardioides. Las consolas de sala fue una Verona, y una Siena para monitores, ambas de Midas. La primera tuvo una configuración de 48 entradas de micrófono, con ocho canales configurables en estéreo, ocho subgrupos y ocho auxiliares, mientras que la consola de monitores se configuró con 48 entradas de micrófono mono, 16 auxiliares y master L-R. Las 48 entradas contaron con cuatro bandas de ecualización semiparamétrica”.

Partícipe siempre de las buenas causas, poniendo en alto el nombre de México por donde quiera que canta, Georgina Meneses es una figura que pone énfasis en la manera como se hace escuchar, con un audio legible, transparente, que deja pasar la sensibilidad de su voz, con el apoyo de un profesional del sonido, dueño de una importante trayectoria dentro y fuera de nuestro país, en una vasta cantidad de géneros musicales.

Enlaces adicionales: