Con temas de su autoría como Reencuentro, Tus ojos, Staying closer, Alegría y New Song, así como canciones de compositores como Cesar Portillo De la Luz y Milton Nascimento, Magos Herrera, una de las cantantes más importantes de jazz en América Latina, lanza su más reciente disco Distancia, que producido por ella misma y Tim Rise, refleja emociones de amor y agradecimiento a cada minuto. Es por eso que escribo estas líneas con el objeto de proporcionar información de su proceso de producción.

Más de un año fue el plazo que se invirtió para componer los temas, seleccionar el repertorio, hacer los arreglos y hacer una ruta crítica de grabación para armar el rompecabezas de la producción discográfica que aquí presentamos.

Siempre hay varias opciones como ruta para llegar a la meta. Esto complica y al mismo tiempo enriquece el panorama, entonces es necesario sentarse y definir entre el valor comercial y el compromiso artístico que tendrá el proyecto. Esta parte es la primera responsabilidad que deben de asumir tanto el artista como el productor artístico y ejecutivo, porque de esta definición habrá implicaciones en lo económico, en la carrera del artista y en el resultado final del proyecto. En este caso, Magos inclinó la balanza hacia el valor artístico, el reto, el riesgo y la exposición de crecimiento, y es sin duda un camino que requiere valentía. Junto con Tim Rise, decidieron  presentar la alineación que normalmente se presenta en vivo, un cuarteto conformado por piano, contrabajo, guitarra y batería y el apoyo de dos coros femeninos.

Una vez tomada esta decisión se  procedió a hacer la selección de los temas a través de un demo casero grabado de manera simple con una grabadora digital estéreo Zoom H2 y simultáneamente se conseguían citas con las distintas opciones de distribución y licencia de lo que sería el proyecto, esta vez, en Nueva York y México paralelamente, para lograr una expansión del mercado. Finalmente se consiguió una distribución internacional a través de la compañía Sunnyside Records, que distribuirá el disco en los Estados Unidos, Canadá, España, Portugal, Francia, Alemania e Inglaterra, entre otros países, y una licencia en México con JM Distribuidores.

 
Últimos detalles
Terminados los preparativos y arreglos, en la ciudad de Nueva York se organizó un ensayo general con los músicos un día previo a la grabación. Al día siguiente nos reunimos en Bennett Studios en New Jersey, una vieja estación de tren que se remodeló como un amplio estudio de grabación que cuenta con dos salas. En la sección norte se instalaron con biombos acústicos tres áreas aisladas acústicamente y con conexión visual entre sí, donde se ejecutaron el contrabajo, la guitarra acústica y eléctrica con amplificador, para lo que se hizo una pequeña caja acústica aislante y se instaló el piano Yamaha C7, mismo que fue cubierto con mantas para evitar ciertas reflexiones y sonidos del exterior, de una manera interesante y funcional.

Por otra parte, en una recámara se instaló la batería y en otra contigua el micrófono para la voz. El estudio tiene superficies de madera y un excelente tratamiento acústico que permite la adecuada grabación de instrumentos acústicos. Esto fue ideal, porque se había decidido grabar a todos los músicos simultáneamente, y de hecho, de cada canción sólo se hizo un par de tomas y se realizaron algunos doblajes de coros y voces de Lionel (guitarrista) sobre las bases en algunas canciones. Todo fue comandado y manipulado por el ingeniero de grabación Joseph Barbaria, quien nos entregó las sesiones digitales de grabación en un par de discos duros que fueron enviados  a Los Angeles, California, para el proceso de mezcla, que estuvo a cargo del ingeniero Rich Breen en Dogmatic Studios, posterior a la grabación de overdubs de coros, que fue realizada en el estudio Sala de Audio de Salvador Tercero, y  Prado Sur Audio, así como algunas ediciones para limpiar pistas y grabar algunas melodías vocales de Magos en el estudio del mexicano Alex Verguer en Nueva York.

 
Después de realizar este proyecto, y desde mi perspectiva, la grabación logró un excelente sonido acústico, con cuerpo y balance muy delicado, todo ello gracias a la colaboración de esta magnifica organización y equipo, y a la interpretación excepcional de los músicos, que siempre fueron propositivos y sumamente exigentes consigo mismos. Al escuchar el resultado final me sorprendió el crecimiento artístico y profesional de Magos. En definitiva, este material discográfico invita a escucharlo y tenerlo, y es sin duda una producción que dejará huella en la internacionalización y en el sello que imprime en el jazz latino el proyecto de nuestra entrañable artista mexicana, Magos Herrera.

Marcos Deli, reconocido promotor y productor de espectáculos en nuestro país y el extranjero. Es director de Mundial Stage y colabora con Magos Herrera como su manager.