La última edición del Festival Beale en Memphis, Estados Unidos, es una fiesta anual que reúne a melómanos y sibaritas durante tres días para ser testigos del Concurso Internacional de Cocina de barbecue al ritmo de las sesiones musicales creadas bajo el concepto Beale Street Music Festival y Sunset Symphony, en donde tienen lugar más de sesenta presentaciones en cuatro escenarios, con  géneros diversos como el soul, country, blues y rythm & blues.

Este año el diseño del sistema de audio estuvo a cargo de la compañía Allstar Audio Systems, Inc, cuyos técnicos eligieron los equipos Aero de D.A.S. Audio para sonorizar los dos escenarios principales del evento: el Cellular South y el Sam’s Town, particularmente arreglos lineales de la Serie 2, lo que convirtió al Festival de Beale en el evento especial que más cajas de esta gama ha ocupado en los Estados Unidos.

Con la guía de Mike Borne, presidente de Allstar Audio y su personal técnico, instalaron en el Cellular South un total de 24 gabinetes Aero 50 (12 en cada costado), a los cuales se añadieron los subwoofers Aero LX-218A, para consolidar el despliegue de frecuencias bajas en cada espacio, además de cuatro módulos con los gabinetes Aero CA-28A como frontfill. La operación en sala estuvo a cargo de Eric Pookie Saum, quien puso a tono las presentaciones de las canciones de Al Green, Bonnie Raitt, Jerry Lee Lewis y Theory of a Deadman. Para el escenario Sam’s Town, el diseño exhibió arreglos lineales con 28 Aero 38A (14 por lado) más 18 subwoofers Compact 218 2K, ubicadas debajo de los altavoces Aero 38A. El front fill de este montaje se armó con seis Aero CA-28A, distribuidos en el perímetro del escenario.

Cada escenario se ubicó en la zona norte del lugar, separados por una distancia de aproximadamente 460 metros, por lo que Borne comentó que entre los desafíos a vencer estuvo poder mantener la fidelidad y potencia sonora, sin contaminar ambos espacios y logrando llegar a las más de cien mil personas que visitaron el festival: “Con ese tamaño de audiencia, el reforzamiento de sonido debía ser robusto y entregar una cobertura adecuada en las zonas profundas. La dispersión vertical fue un factor crítico a controlar en cada escenario para mantener el audio de manera independiente en cada uno, y usamos el software EASE Focus para determinar la posición exacta de los altavoces para mantener la cobertura y realizar los ajustes necesarios. Estos eventos son ideales para este tipo de diseños a partir de sistemas de arreglos lineales porque así se prueba su verdadero alcance, ya que minimizan el uso de otros componentes y programaciones”, detalló el dirigente.

Finalmente, la respuesta entusiasta del público dejó ver que este fue uno de los Beale Street Music Festival más atractivos de las últimas dos décadas, por decisión de los organizadores se dijo que se pedirá a AllStar el diseño sonoro del próximo año.