Como una urbe donde la escena musical está en constante efervescencia, Guadalajara es un lugar donde lo mismo goza de excelentes músicos como también de sitios donde apreciar este arte y por lo tanto, también es tierra fértil para la instalación de aquellos espacios para plasmar en un producto toda la creatividad sonora con el equipo adecuado. Se trata de los estudios de grabación, que aunque pasan por una etapa complicada, aquellos que quieran sobrevivir tendrán que adaptarse a los tiempos que corren, con inteligencia y sobre todo realismo. Este es el caso de Cubo Estudios, donde han aprendido a jugar el juego de la producción musical para ofrecer servicios de calidad en un amplio horizonte de posibilidades.

¿Cómo inició esta aventura en la perla tapatía? El director y fundador de Cubo Estudio Juan Antonio Páez, cuenta: “Todo empezó en 1999, cuando regresé de Los Angeles después de haber tomado un curso de producción en  Musicians Institute y contacté a Sergio Sanmiguel, un amigo que trabajaba en el CNA; juntos hicimos los primeros proyectos. Actualmente, de acuerdo al mercado en Guadalajara, básicamente nos enfocamos en ofrecer la mejor calidad a un precio muy accesible, produciendo y grabando tanto música como audio para fines comerciales”.

 
  A medida que Guadalajara crece y la escena de espectáculos y creación musical también, los espacios para grabación han aumentado, desde los estudios formales hasta los populares home studios: “Si bien desconozco exactamente cuántos estudios en forma han abierto en los últimos años”, comenta Juan Antonio, “sin embargo la ventaja de poder hacer grabaciones con tan sólo una computadora y micrófono hace tentadora la idea de tener más home studios”.

Juan Antonio también explica la manera en que ha seleccionado los diferentes equipos incluidos en Cubo Estudio, entre los que se encuentran micrófonos Neumann, AKG, Sennheiser, Shure y Royer, así como una consola SSL Matrix y convertidores Apogee, entre otros equipos: “Hay equipo que es indispensable para lograr un sonido profesional y no es desechable, en nuestro caso la selección ha sido por prioridades y la actualización constante ha sido como correr un maratón contra la tecnología, a la que no le ganarás; hay que estar en la competencia, siempre dentro de lo posible”.


Los servicios de Cubo Estudio abarcan tanto la música como la publicidad y particularmente, la producción y los arreglos son un factor muy importante en el lugar, como menciona su director y fundador: “Estos dos elementos absorben la mayor parte del tiempo de trabajo, además de que hay muchos grupos que rentan el estudio para hacer su grabación y mezcla. Por otro lado, el trabajo de publicidad siempre es a través de agencias y creativos independientes. Hemos tenido la oportunidad de trabajar en jingles, spots, campañas políticas, musicalización de cortometrajes y videos corporativos”.

La situación actual y la importancia de la adaptación
Si bien es cierto que la industria de la grabación está viviendo momentos difíciles, siempre habrá un grupo, cantante o creativo que requiera de alta calidad en su trabajo. En opinión de Juan Antonio Páez: “Por lo menos a corto y mediano plazo pienso que seguirán los estudios formales siempre que haya artistas y/o proyectos que busquen un excelente nivel en el resultado. Por otro lado, en el medio discográfico, la era que nos está tocando vivir nos impulsa a ser una industria independiente y a encontrar medios de distribución alternativos”.

De acuerdo a lo que Juan Antonio comenta, y gracias a la conciencia de que debe haber un cambio de visión para aquellos que se dedican formalmente a la grabación, Cubo Estudio se encuentra ubicado en un lugar tranquilo de Guadalajara: “algo que en estos tiempo de estrés globalizado se agradece”, comenta su director, “además de que contamos con un equipo que asegura la pureza del sonido, profesionalismo, una buena relación costo calidad y las instalaciones”. Todo eso hace que Cubo Estudio sea considerado como una seria alternativa a considerar en la capital de Jalisco.

Para completar el círculo, el tema del personal en estas instalaciones es básico, puesto que como se trata de un sitio donde se crea música con fines tanto artísticos como publicitarios, las tareas son divididas en el equipo creativo del estudio: “Todos hacemos de todo. Una cosa no es menor que la otra, ya que ambos géneros tienen su momento de creatividad, elemento esencial en la producción”, finaliza el director y fundador de este estudio de grabación que siempre ha tenido claros los objetivos por los que Cubo inició operaciones pero teniendo siempre en cuenta que lo primero es el gusto por la música y el audio de calidad.