¿A estas alturas podría existir un grupo de covers que emocione al público? Pues sí, existe, y se llama The Hot Rats. Formado por dos miembros de la también reconocida banda Supergrass, el ahora dueto ha decidido dar una creativa vuelta de tuerca a clásicos como Drive my car de The Beatles, The Lovecats de The Cure, y Can’t stand it de The Velvet Underground. Tienen ya un primer disco, y conciertos para recordar como el del Festival inglés de Glastonbury. Tal parece que The Hot Rats llegará a ser tan famoso como su antecedente, y para fortuna de sus seguidores mexicanos, visitaron el Distrito Federal para tocar en un recinto del Centro Histórico. Fue así como Gavin McComb, ingeniero de audio de sala y monitores de la banda, relató un poco de su trabajo, en el que figura principalmente la marca Allen & Heath.
 

“Comencé mi carrera en audio en 1986 —aquellos días análogos—, cuando tenía 17 años y era asistente en los estudios CaVa de Glasgow, Escocia (que desafortunadamente ya no existen). Tuve la oportunidad de trabajar con muchos artistas escoceses importantes en aquellos días, como Deacon Blue, Love and Money, Hue and Cry, Big Country, The Simple Minds y muchos otros. Después decidí seguir mi carrera como músico y esto me llevó a conocer mucho del audio en vivo, aunque no estuve detrás de una consola hasta cinco años después. Así me convertí en ingeniero de sala, después de haber sido tour manager y staff de backline, y me di cuenta de que ese era mi camino. En 2007 comencé a trabajar con Supergrass y el año pasado cuando surgió The Hot Rats, empezamos a usar equipos de Allen & Heath iLive. Debo decir que mi cambio a la tecnología digital fue un largo proceso porque era muy escéptico y siempre había usado mesas análogas, hasta que un día mucha gente en recintos y festivales empezaron a usar digitales, así que leí los manuales y entendí su funcionamiento”, comienza Gavin.

El audio de The Hot Rats tiene sus peculiaridades. Gavin explica: “Es una banda de dos integrantes: batería, guitarra, voz y algunas pistas. Tienen un repertorio de covers, algunos clásicos, y otros un poco más obscuros, pero su sonido es de la vieja escuela de rock, cálida y robusta, con empuje”.

 “Actualmente usamos una superficie de control Allen & Heath iLive 80 con la mezcladora iDR10, sistemas de monitoreo personal Shure, al igual que los micrófonos, y cajas directas Klark Teknik. iLive funciona bien para nosotros porque es compacta y para algunos de nuestros shows, los lugares no son muy grandes; de hecho cuando es necesario podemos llevarla en un transporte pequeño, encontrar una esquina para la superficie de control, correr un cable CAT5 a la mezcladora, dar un L/R al PA, ajustar, microfonear, y estamos listos en media hora. Generalmente sonamos muy bien y la banda obtiene la misma mezcla de monitores”, continúa el ingeniero de sala.

Al ser una banda pequeña y de presupuestos no tan grandes, The Hot Rats realiza su monitoreo en la misma consola, así que Gavin también trabaja en este sentido: “Realmente no hemos considerado la opción de tener un ingeniero de monitores para las giras, así que eso es hecho por mí. Afortunadamente, el sistema me permite tener todas mis líneas internamente, pudiendo entregar a la banda mezclas completamente aisladas desde sala, lo que hasta ahora ha trabajado muy bien”, finaliza. Tal como él lo dijo, el sonido del concierto fue claro y potente durante todo el concierto, y tanto Gaz Coombes como Danny Goffey se vieron contentos e inspirados. Tanto, que parece que se les vio en otras calles del Centro Histórico de la ciudad de México, disfrutando de nuestra vida nocturna.