Cuando hablamos de preparar la producción de un concierto, visiblemente hay muchas situaciones que deben ser muy bien cuidadas; una de ellas es sin duda, la selección del micrófono del cantante, ya que ellos quieren habitualmente dos cosas: escucharse con total claridad y tener movilidad absoluta por todo el escenario. Para esta situación, la selección adecuada es un micrófono de mano (handheld) inalámbrico.

Antecedentes
Los sistemas de microfonía inalámbrica convierten las señales de audio creadas por los micrófonos en señales de radio, que son enviadas por el aire a través de un transmisor hasta un receptor y después pasadas por éste al sistema de audio, eliminando la necesidad de cables, para ya no estar atado a un sistema de audio, ni enredarse con los cables sobre el escenario.

Debido a los permanentes avances y mejoras en cuanto a calidad de sonido y confiabilidad, los sistemas de micrófonos inalámbricos son ahora más accesibles que nunca. Sus usos potenciales van mucho más allá de los escenarios, ya que ahora se pueden encontrar en escuelas, centros de trabajo, salas de conferencias gimnasios o en cualquier lugar en el que un intérprete o presentador necesite libertad de movimientos.

Un sistema de micrófono inalámbrico está formado básicamente por dos componentes:

•Transmisor
•Receptor

La calidad del sonido se ve influenciada en gran medida por la cápsula del micrófono, pero el sistema inalámbrico en sí mismo no debería afectar a la misma.

sennheiser

El sistema
Una vez expuesto lo anterior, hablaremos sobre un sistema nuevo en el mercado, el Sennheiser ew D1-835-S-H-EU, que es una versión con patrón polar cardioide y que viene con el transmisor de mano SKM D1H y el receptor EM D1. Primero que nada, esta nueva serie llamada D1 evolution wireless, es una gama de sistemas inalámbricos de microfonía digital destinado a músicos solistas o grupos musicales que se presentan en recintos como bares o pequeños escenarios y cuenta con opciones para voces (de mano o diadema), o instrumentos.

Como muchos otros sistemas de
 reciente lanzamiento, el D1 opera en el rango de frecuencias Wi Fi (2,4 GHz), exactamente entre 2,400 y 2,483.5 MHz. Ciertas particularidades de cada región son provistas en las variantes de cada país. Para permitir la coexistencia entre Wi Fi, Bluetooth y otros sistemas 2,4 GHz, el receptor D1 escanea continuamente el ambiente de radiofrecuencia; de
manera silenciosa y continua cambiará a otra frecuencia si detecta interferencia. El D1 comprueba continuamente la banda completa de 2,4 GHz en su entorno para garantizar un desempeño óptimo.

Por otro lado, en el sistema siempre están disponibles dos canales; es decir, aparte del canal de transmisión de audio actual, el sistema opera un canal de respaldo redundante, es decir, un receptor Diversity; estos disponen de dos antenas independientes para asegurar una recepción de señal constante y segura. Si la señal inalámbrica es débil o incluso con ruidos en una de las antenas, la segunda antena se ocupa de la recepción, evitando de esa forma la transmisión de señales ruidosas o con cortes.

¿Calidad y control del sonido?
El D1 utiliza el códec aptX Live, que asegura una excelente calidad de audio para la voz hablada e instrumentos. En general, su latencia está debajo de los 3.9 milisegundos. Para asegurar niveles óptimos, el D1 selecciona automáticamente la sensibilidad correcta del micrófono.

Lo más interesante es que el receptor ofrece más características que permiten ajustar o afinar la señal que recibe mediante algunos procesos como un ecualizador gráfico de siete bandas y filtro de corte de graves (HPF), además de un control automático de ganancia y un de-esser, así que es posible procesar la señal desde el receptor y de este modo quizá no usar el ecualizador de la consola y/o procesos adicionales.

Otro detalle muy interesante es que en los dos sistemas vocales del D1, las modalidades 835 (cardioide) y 845 (supercardioide), vienen con capsulas microfónicas dinámicas “evolution”, pero también pueden combinarse con cápsulas de condensador de esta serie, que están disponibles como accesorios y que dan diferentes respuestas de frecuencia y patrones de captación.

La parte inalámbrica
Una de las situaciones que más se deben cuidar y que además requiere del conocimiento de manejo de sistemas inalámbricos tales como el manejo de VHF y UHF y el ajuste de frecuencia entre transmisor y receptor, se vuelve mucho más sencillo en los sistemas D1ew, ya que como vimos, usa la banda de frecuencia de Wi Fi y además las frecuencias se ajustan automáticamente. Y si se trata de sistemas múltiples, los receptores se sincronizan entre ellos para acomodar hasta 15 canales en un ambiente RF ideal. Donde las regulaciones de las
frecuencias locales lo permiten, por ejemplo en los Estados Unidos y Canadá,
Sennheiser utiliza un sistema que
gradúa la potencia de salida en función de las necesidades hasta 100 miliwatts, lo que permite ahorrar batería cuando no se necesita toda la potencia de emisión.

El transmisor SKM D1H del sistema D1ew puede ser alimentado con baterías estándar o “accupacks” recargables que están disponibles como accesorios. Estos paquetes recargables de litio-ion se recargan a través de un USB o un cargador y ofrecen la ventaja adicional de que la vida de la batería restante se indica en el transmisor y el receptor.

Una ventaja más que tiene el sistema D1ew es que puede controlarse desde dispositivos Apple o Android utilizando una app específica y vienen en sistemas completos y listos para usarse o pueden ser hechos a la medida, combinando componentes individuales.

La prueba
El sistema viene en una maleta (case) muy segura y en su interior se encuentran el transmisor SKM-S D1, el receptor EM D1, el eliminador de energía, un par de antenas, un par de baterías y el cuello del micrófono. Poner a trabajar el sistema es muy sencillo, sólo hay que poner las baterías en el transmisor, colocar las dos antenas al receptor, conectarlo a la corriente y a la consola con un cable de audio (XLR o plug).

Posteriormente, al presionar brevemente el botón de encendido, el sistema empieza a trabajar; si se oprime este botón por tres segundos el sistema se apaga (transmisor y receptor). La parte que suele ser complicada en otros sistemas inalámbricos es muy sencilla en este sistema, y se trata de comunicar al transmisor con el receptor (sincronizarlos), solamente hay que oprimir el botón PAIR momentáneamente en ambos sistemas y cuando encienda el LED en verde, listo. Pero si son varios sistemas y se quiere cambiar de dispositivo, sólo hay que oprimir el botón PAIR, durante tres segundos y hacer el cambio; y si se pierde el link entre equipos, debe oprimirse éste por tres segundos.

Una vez que suene el micrófono es posible hacer los ajustes pertinentes de ecualizador, De Esser y ganancia en el receptor. Por último, y si se quiere tener mayor control del sistema y se cuenta con internet, un router y un iPad, existe una aplicación que permite hacerlo y se llama Easy Control.

En condiciones de concierto, el micrófono se comporta muy bien y sin interacción; entre los demás micrófonos e in-ears inalámbricos, redes de control inalámbrica en las consolas de audio o con la audiencia y sus sistemas de telefonía es muy limpio; en cuanto a la distancia, en condición de calle con tráfico, llegó sin problemas de pérdida de señal a 35 metros.

Sobre todo y lo más importante, es que el D1 es un sistema interesante y confiable, resultado de años de investigación y desarrollo en el mundo del audio profesional por parte de Sennheiser.

Related Posts