Desde el lanzamiento en junio de 2015 de la línea dLive, pensada en un inicio para grandes producciones, festivales y teatros, la marca británica ha puesto la vista en otro segmento del mercado para colocar un nuevo producto con capacidades poderosas a un costo más accesible.

Apuesta por la versatilidad

dLive C Class, el producto más reciente de Allen & Heath, se ha posicionado en la industria como uno de los productos con importantes características, beneficios y prestaciones para el mercado de compañías de renta, iglesias, teatros y foros, entre otros, a nivel mundial.

La potencia de dLive se obtiene gracias al desarrollo de un nuevo motor de proceso llamado “Núcleo XCVI”, que integra la tecnología FPGA (Field Programmable Gate Arrays) y que le brinda a dLive la capacidad de realizar muchas funciones sin sacrificar calidad en la señal o disminuir los recursos del sistema, además de que le permite trabajar de manera nativa a 96 kHz. Para este nuevo proceso se están desarrollando constantemente características nuevas.

El sistema se compone principalmente de un módulo llamado MixRack, donde se encuentra todo el procesamiento y donde se provee la mayor parte de su conectividad, además de brindar conectividad digital por medio de un adaptador y/o tarjeta. Los formatos aceptados actualmente incluyen Dante, MADI, WavesSG, Ethersound y GigaACE. El segundo componente es la superficie de control, la cual brinda conectividad de entradas y salidas adicionales (en formato análogo y digital) y toda la interfaz de control para el usuario.

Continua leyendo el artículo completo aquí: 

Related Posts