Símbolo de la arquitectura contemporánea suiza, The Hovet Arena está ubicada en el corazón del complejo esférico más grande del orbe, en la ciudad de Estocolmo. Se trata de un inmueble de usos múltiples con capacidad de albergar a ocho mil personas, lo mismo en un concierto que en un evento corporativo, o lo que ha sido más común, ser la sede oficial de los partidos de hockey sobre hielo. Por esta razón, el diseño del sistema acústico de este singular coliseo fue reforzado con equipos de QSC Audio, elegidos por los expertos de la distribuidora DM Audio. Este robustecimiento sonoro ha sido constante y ha tenido como uno de sus retos cubrir la elipse que describe el sitio con sus 85 metros de altura. En este sentido, ha sido fundamental la plataforma de transporte de señal RAVE DSP de la firma californiana.

La prueba de fuego para evaluar el desempeño de estas recientes adecuaciones, sin duda se da cuando el foro se habilita para las sesiones de las batallas sobre hielo. La necesidad de transmitir la emoción de la contienda, tanto en imágenes auditivas como visuales, demandó un proyecto de sistema acústico en estéreo. Jan Petersson, creador de éste, describe el propósito a cubrir de esta instalación: “Necesitábamos alcanzar objetivos como mejorar la calidad de imagen y ampliar el rango sonoro, además de tener control de la señal de back-up y redundancia”.

 

 
   

La solución fue agregar (a la ya existente red para sistema de audio, Control.net), los procesadores RAVE 522, que comparten la misma configuración: matriz de mezcla y ecualizador, así como un delay y un limitador por cada par de altavoces. Sus cualidades, entre las que se cuentan varias entradas (seis de éstas para circuitos digitales TTL con control de voltaje y resistencia pasiva), se emplean con el fin de elegir uno de los ocho registros que pueden usarse para desactivar distintos altavoces, si la condición del evento así lo demanda. Cada cluster de cajas acústicas está formado con los altavoces de alto poder HPR153i y HPR152i, también de QSC. Los primeros operan tanto en el canal derecho como en el izquierdo, y están distribuidos para cubrir la zona norte, sur y este del lugar, en tanto que los segundos están ubicados sobre la pista de hielo.

Lars Wern, coordinador del proyecto de DM Audio, explica la configuración: “Debido al ancho de la dispersión existente en el lugar —90 grados horizontalmente—, debíamos cubrir acústicamente cada asiento, lo que se consiguió con esta distribución de los altavoces y el diseño del sonido en estéreo, y que fue esencial para el back-up porque teníamos dos señales separadas, que provenían de la mezcladora y dos de los equipos RAVE 522aa, más los del resto de los altavoces. En otras palabras, si alguno de los canales de salida de la mezcladora fallara, cualquiera de los dispositivos del procesador RAVE 522aa o de las cajas, permitiría el envío de sonido a todos los gabinetes instalados”. Esta unidad permite la configuración para procesamiento de señal digital (DSP) e incluye la red de trabajo para transporte de audio CobraNet, patente de QSC.


El secreto no es otro que la posibilidad de combinar funciones como control, monitoreo y procesamiento de señal, adaptables a las necesidades de amplificación que se requieran de un sistema de altavoces, cuando éste se opera mediante Ethernet, de ahí que la elección de la unidad RAVE 522aa resultara indicada para robustecer el equipo acústico existente en uno de los recintos cúspide del paisaje urbano suizo.  

Enlaces adicionales:

Related Posts