Soluciones para experiencias inolvidables. Las soluciones de esta compañía, ubicada en Costa Mesa, California, se han destacado al paso de los años por su rápida instalación y buen sonido, así como su facilidad de uso y transporte. Diseñados para ayudar en cualquier evento y entregar alta calidad en cada una de sus aplicaciones, la historia de QSC está alrededor del apellido Quilter, del fundador, Patrick Howe Quilter, además de Barry y John Andrews, quienes hace casi cincuenta años decidieron formar una empresa fabricante de amplificadores de guitarra. Actualmente, además de amplificadores, la compañía goza de reconocimiento a nivel mundial gracias a sus desarrollos en altavoces y mezcladoras para una gran gama de usos profesionales, y esta vez tuvimos el privilegio de conversar con Pat, quien recorre los inicios de QSC y narra los factores clave de su éxito.

Entre música y experimentación

La pregunta obligada: ¿Cómo comenzó Pat Quilter en el audio profesional? A lo que él responde: “Siempre me interesó la música y tuve la suerte de crecer en una familia que disfrutaba de ella. Mi madre tocaba el piano y le gustaban los instrumentos de cuerda, y mi padre montó un equipo estéreo de alta calidad. Pude jugar con discos a una edad temprana y mis padres animaron mis lecciones de música. Por lo tanto, cuando llegué a la universidad fue muy fácil interesarme por la electrónica, así que comencé a aprender los fundamentos de la amplificación de audio”.

“A medida que los últimos años sesenta avanzaban y una nueva generación irrumpía en la escena”, rememora Pat; “la música popular se hizo muy radical y parte de la experimentación involucró amplificadores de guitarra de alta potencia que abrieron un camino más grande de sonidos posibles. La guitarra eléctrica se inició como un brillante instrumento de resonancia de rango algo limitado, pero en manos de los Dioses del rock se convirtió en casi una orquesta completa, capaz de tonos sostenidos, overtones salvajemente aumentados y retroalimentación. Los músicos empujaron sus amplificadores a niveles inauditos y los fracasos eran comunes. Mi hermano menor, Matt Quilter, era un participante ansioso en la música rock, así que vi la oportunidad de construir amplificadores de alta potencia que pudieran jugar todo el día en sin afectarse. Los amplificadores tienen una potencia de pico bien definida, por lo que parecía posible diseñar todas las piezas para manejar esta potencia y así obtener una fiabilidad completa.

La historia comenzó así: “Empecé Quilter Sound Company y tuve varios socios de negocios para enfrentar este desafío. Muchos de nuestros primeros amplificadores de guitarra funcionaban de forma confiable a plena potencia, pero algunos todavía fallaban misteriosamente y tomó un tiempo entender los fundamentos del buen tono, así que la oportunidad de mercado pasó por nosotros y Quilter Sound Company no pudo convertirse en una marca de amplificador de guitarra. Como esto se hizo evidente para mí y la compañía, tomamos la decisión de reorientar en el campo más amplio de audio profesional. Los sintetizadores acababan de llegar y ni siquiera estábamos seguros de que la guitarra eléctrica seguiría siendo popular. Pero el músico que interpretaba siempre necesitaría algún tipo de sistema de sonido de propósito general y nosotros podríamos suministrarlo, así que Quilter Sound Company se convirtió en QSC Audio Products”, hace memoria nuestro entrevistado.

Posterior a la primera incursión en la industria musical, Pat Quilter menciona cómo fue la creación del primer producto QSC Audio Products: “A principios de los años setenta, echamos un vistazo a nuestros conocimientos técnicos. Nos preguntamos qué habíamos aprendido que podría competir mejor en el audio profesional. El amplificador de potencia de nuestros equipos para guitarra fue el mayor reto y el más difícil de conseguir. Los circuitos de preamplificación de baja potencia estaban bien descritos en los libros de texto y otros diseñadores empezaban a fabricar mezcladoras de alta calidad y procesadores de señal de bajo costo y alta calidad, pero la amplificación de alta potencia confiable era entendida por unos pocos y los diseños existentes eran complejos y caros”.

Así las cosas, Pat Quilter pensó en simplificar el diseño utilizando componentes fundamentalmente adecuados, lo que produciría un amplificador de potencia confiable a un costo menor. “Así, empezamos a producir un equipo más pequeño y ligero, que podría llenar un vacío por debajo de los costosos productos de alta potencia. Gracias a mi experiencia en amplificadores de guitarra, siempre insistí en que nuestros equipos debían jugar a plena potencia sin interrupción, y por lo tanto, nuestras pequeñas ‘cajas de hojalata’, compitieron muy bien contra amplificadores más pesados. Otro factor en la decisión de centrarse en los amplificadores de potencia fue el proceso de venta directa. A diferencia de los instrumentos musicales, que deben ser probados antes de decidirse a comprar, un amplificador de potencia puede ser ‘vendido en papel’, mediante la presentación de especificaciones estandarizadas. Esto hizo más fácil aumentar nuestra base de clientes y nuestra gama de precios más baja y la reputación cada vez mayor para la confiabilidad crearon una demanda cada vez mayor”, menciona.

Instantes esenciales

Como toda compañía, QSC ha tenido momentos muy importantes en su historia. Para Pat, hay varios: “Como una declaración general, el desarrollo del amplificador de potencia es bastante evolutivo, ya que cada año ofrecemos productos con un poco más de energía, un poco menos de peso y el mejor valor posible. Por lo tanto, QSC no suele ser una empresa de ‘grandes saltos’. Sin embargo, tomamos algunas decisiones importantes a lo largo de los años. El primer gran cambio, al principio de nuestra historia como QSC, fue la decisión de abandonar los gabinetes de altavoces y mezcladoras y centrarse totalmente en los amplificadores de potencia. Esto nos permitió sacar el máximo provecho de nuestros recursos limitados y crecimos constantemente desde 1975 hasta 1990 haciendo sólo amplificadores de potencia. Sin embargo, a mediados de los años noventa, nos enfrentamos a dos nuevos desafíos competitivos. Necesitábamos desarrollar tecnología confiable de amplificador ligero y requeríamos desarrollar tecnología de redes digitales. Los amplificadores PowerLight y PLX demostraron que podíamos fabricar amplificadores fiables, ligeros y de alto rendimiento a un costo razonable y comenzamos una larga y paciente inversión en tecnología digital. El último gran cambio en este marco de tiempo fue la decisión de volver a los altavoces. En nuestros primeros años no podíamos permitirnos una gran cantidad de materiales y más tarde, cuando teníamos más fondos, no vimos un valor único que pudiéramos llevar a los altavoces. Sin embargo, el desarrollo de estos productos cambió la situación y nos permitió explotar nuestro amplificador de potencia y tecnología de procesamiento digital para agregar valor y hacer que nuestros altavoces funcionaran mejor”.

Con honestidad pero seguros de haber hecho lo correcto, Pat Quilter menciona: “Durante muchos años, QSC tuvo una filosofía de producto ‘segundo en el mercado’, lo que tenía sentido cuando éramos más pequeños. Podíamos observar buenas oportunidades, hacer un mejor trabajo para resolver los problemas y terminar en una posición competitiva fuerte. Ahora, sin embargo, QSC es uno de los principales líderes y depende de nosotros ser los pioneros”.

“La compañía ha desarrollado un ‘mapa de ruta’, un proceso para buscar en el futuro, la identificación de tendencias probables y el inicio de programas de desarrollo para resolver problemas. Al igual que la mayoría de las empresas exitosas, buscamos las necesidades de los clientes que podemos resolver con nuestras tecnologías, o con mejoras en el futuro cercano y luego nos centramos en esos productos”, explica Pat.

Valores. Pat habla también acerca de los factores clave en el crecimiento de QSC a través de los años: “Puede parecer una cualidad normal si no es que mundana, pero un factor que nos ha ayudado a crecer de manera constante es nuestra dedicación a la honestidad y el realismo. Hay un viejo refrán sabio que dice: ‘Es mejor decir siempre la verdad, porque entonces, usted no tiene que seguir la pista’. Nuestro liderazgo siempre ha creído que la mejor manera de resolver problemas es conseguir tantos hechos sobre la mesa como sea posible, entonces la solución queda clara para todos y no dependemos ni de la política interna, ni de cambios repentinos de opinión para saber lo que necesitamos hacer. Podemos construir sobre una base sólida y los resultados son confiables. Este enfoque del mundo real es esencial para un buen diseño de producto y los buenos productos mantendrán a los clientes volviendo por más. Esta orientación también nos ha permitido atraer a personal altamente calificado y equipos de diseño, que han ampliado enormemente nuestra capacidad para desarrollar nuevas tecnologías”.

Dentro de esos valores, también se encuentra el concepto de innovación: “Hacemos las mismas cosas que todos los diseñadores hacen: imaginamos, creamos prototipos, probamos y encontramos problemas y lo arreglamos los problemas hasta que el producto está listo para salir y dar un buen servicio. Hacemos nuestro mejor esfuerzo, pero hay otras personas inteligentes en todo el mundo que pueden hacer esto también; sin embargo, un área que creo que hacemos mejor que la mayoría es hacer productos ‘fáciles de usar’, fáciles de entender y fáciles de obtener buenos resultados. Todos hemos experimentado productos altamente avanzados que son tan difíciles de aprender que terminamos frustrados en lugar de satisfechos. Nos gustaría que cada encuentro con QSC dejara al cliente sintiéndose más recompensado. Si podemos alcanzar este objetivo, tendremos éxito a largo plazo”, establece el cofundador de la compañía estadounidense.

De frente al futuro

¿Cómo ha enfrentado QSC la fuerte competencia en la industria del audio? Pat Quilter responde: “Como empresa privada, hemos sido capaces de centrarnos en el éxito a largo plazo. Hemos sobrevivido e incluso prosperado durante las recesiones económicas, cuando otras compañías necesitaban despedir personal para ‘recortar costos’ y hacer que sus retornos trimestrales se vean mejores. Esas empresas deben volver a agruparse y tratar de restablecer el impulso cuando los tiempos mejoran, pero nosotros preferimos mantener nuestros programas orientados hacia el futuro y utilizar las recesiones como motivación para mejorar la eficiencia y mejorar la resolución de problemas, tanto grandes como pequeños. También hemos sido capaces de ser pacientes con las inversiones a largo plazo. A veces nos toma mucho tiempo dominar una nueva tecnología, pero siempre y cuando veamos una necesidad estratégica, seguimos trabajando en ello. Este es otro atributo que nos permite atraer a la gente buena, que es realmente el requisito fundamental para el éxito”.

Aprendizajes, seguramente hay muchos, pero los siguientes son los que Pat Quilter recuerda especialmente: “He tenido algunas ideas técnicas sorprendentes, o momentos en los que la respuesta a un problema finalmente se hizo clara y dio lugar a una mejora importante del producto. Estoy agradecido por estos recuerdos, pero en retrospectiva, el aprendizaje más valioso tiene una dimensión humana. Es cierto que siempre quise tener una empresa que fuera un buen lugar para trabajar, con valores de decencia, respeto, honestidad, habilidad y espíritu de equipo, pero todavía me asombra que muchos de los miembros de nuestro equipo casi se preocupan más que yo en mantener nuestros valores corporativos”.

Con un espíritu honesto y agradecido por compartir algunas ideas con nuestros lectores, este grande de la industria del audio concluye: “He tenido una carrera larga y buena, y no habría sido posible sin buenos clientes. Cada generación está en los hombros de la generación anterior, y está en cada uno hacer buen uso de estas amplias oportunidades”. Gracias, Pat Quilter.

Related Posts