Hace ya 166 años que los festejos de Semana Santa en la capital del país, con la representación de los últimos días de Jesús de Nazareth hecha por los habitantes de la delegación Iztapalapa, reúne a una multitud de fieles, que actualmente llega a casi dos millones de personas, tanto del país como del extranjero. Esta festividad religiosa arranca el Domingo de Ramos y tiene su momento cumbre el Viernes Santo, cuando tiene lugar la escenificación del vía crucis y la crucifixión a las faldas del cerro de la Estrella, y es debido a la trascendencia y creciente popularidad del acto que se ha recurrido al uso de equipos sofisticados de audio para sonorizar la jornada religiosa, así como de un set básico de iluminación y tres pantallas de LEDs para la visualización de los momentos principales de estos pasajes de la Pascua, ubicadas en la explanada principal de la delegación y en el cerro de la Estrella.

Es a petición del Comité Organizador de la Pasión A.C. y la jefatura de la Delegación Iztapalapa que se somete a concurso de licitación el desarrollo del proyecto auditivo y, desde hace una década, Jaime Lobato y las compañías Jar Producciones y Audiovisual Sistemas, ha tenido la enmienda de transmitir esta pasión religiosa, apoyado por los hermanos Víctor, Juan y Salvador Tovar de +3db, quienes se sumaron al proyecto hace tres años.

En cuestión de audio, la ortodoxia no es la última palabra
El diseño de audio contempló sonorizar tres ámbitos centrales: los episodios del Domingo de Ramos, la Última Cena y la aprehensión de Jesús; el trayecto del vía crucis y la crucifixión de Jesús. Para los pasajes se utilizó microfonía Sennheiser y monitores de piso L-Acoustics, a fin de dar una guía para los protagonistas, quienes no se someten a un trabajo actoral riguroso y sólo se apoyan en estos para escucharse. Para el vía crucis se ubican fuentes de audio en los puntos donde ocurrirán las tres caídas de Jesús.

El principal acomodo de audio tiene lugar en las faldas del cerro de la Estrella. Ahí se instalaron arreglos lineales ubicados en seis puntos, dos L-Acoustics en la parte más alta (en cada costado, donde están ubicadas las cruces) y cuatro Meyer Sound (dos MILO y dos MICA) en la parte baja; sin duda el sitio donde se pone a prueba todo el concepto sonoro planteado para la ocasión, con retos como la inestabilidad del terreno y la restricción que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) determina para colocar las fuentes de audio, debido a que en el cerro se encuentra una pirámide prehispánica; sin olvidar que la propuesta de los hermanos Tovar implicaba fusionar los arreglos de ambas marcas.


“Nosotros le presentamos un proyecto a Jaime con el diseño de audio y la optimización de los equipos. Él ha usado Meyer Sound y nuestra propuesta fue agregar L-Acoustics, lo cual no suele hacerse por cuestiones de ortodoxia teórica. Eso implicó un temor pero a la vez un reto porque establecimos que con la mezcla de ambas marcas podíamos conseguir una mayor cobertura e inteligibilidad, que es lo crucial en este evento. Nosotros tenemos la escuela de Meyer Sound y quisimos añadir estos nuevos juguetes de L-Acoustics y demostrar que se puede estar parados en dos mundos del audio y sacar lo mejor de cada uno”, explicó Juan Tovar, responsable de la optimización del sistema. 

A pesar de la restricción, el trabajo de predicción fue esencial, por lo que dos semanas antes del acto se trabajó con el software SoundVision de Meyer Sound. Salvador Tovar complementa: “Tomamos las posiciones que por años se han colocado —las que permite el INAH—, y nos adecuamos al lugar porque el relieve del cerro es muy abrupto. Tenemos seis puntos con arreglo lineal, y la decisión de ubicar arriba L-Acoustics KUDO fue para obtener más cobertura (llega a 110 grados). Abajo pusimos Meyer Sound: MILOs en segundo plano y MICA en tercero y cuarto plano porque en años pasados nadie entendía nada, se pararan donde se pararan, y eso debe evitarse a toda costa, porque aquí lo único que importa es que la gente escuche los diálogos de Jesús, de lo contrario el trabajo no fue el correcto”.

 

No es milagro, es experiencia e innovación tecnológica  
Para la optimización del sistema, manejo del tiempo y delay entre cada torre se usaron tres analizadores de audio SIM 3 (Meyer Sound) y dos procesadores Dolby Lake, estos últimos otra de las innovaciones tecnológicas que se añadieron al trato sonoro del sistema ocupado en el evento. “Tenemos la ventaja de estar entrenados de fábrica para el uso de Dolby Lake y para calibrar los sistemas de L-Acoustics, somos una figura de distribución junto con Vari Internacional. Además ya operamos el LA8 (el heredero del amplificador de sistemas LA4 para KUDO), así como su software de predicción y optimización”, detalla Víctor. 

A este trato auditivo tan singular se sumó el trabajo en sala de Alejandro Delgado de Audiovisual Sistemas, quien con sólo la configuración de las voces de los personajes principales, hecho un día antes del Jueves Santo (previo a la representación de la captura de Jesús), ecualiza desde la consola Yamaha M7CL la parte clímax de la jornada, cuando se emiten las últimas palabras del personaje central desde la cruz.

 

 
“Son los últimos treinta minutos los que más importan y para que todo salga bien me apoyo en tres cosas: los chicos que microfonean, que están como sombra de los personajes centrales, el manejo versátil, digital que ofrece la M7CL y el trabajo de optimización previo hecho para el sistema por la gente de +3db. Es justo lo contrario a un show porque si un micrófono falla lo puedes arreglar, pero aquí no lo puedes hacer. Lo que te queda es confiar en la tecnología y el trabajo previo que puedas hacer para que el personaje te dé esas palabras, que son diálogos muy cortos pero contundentes. Lo que esperan escuchar todos”, relató Delgado.

Preservar un legado
Para Audiovisual Sistemas, Jar Producciones y +3db participar en este evento es de nervio pues tienen la responsabilidad de mantener intacto el legado de la comunidad religiosa más importante del país. La Pasión de Iztapalapa está catalogada como una de las escenificaciones más importantes del orbe; sólo ocurre una vez al año y todas son distintas, no puedes anticipar nada. “Conlleva una responsabilidad enorme porque no es el Teatro Insurgentes, el Foro Sol o cualquiera de los foros que quienes estamos en esto ya tenemos más o menos dominado. Ya sabes cómo resolver tal o cual cosa. Acá hablamos de millones de personas que vienen a presenciar esto por su sentido místico y por eso nos queda la satisfacción de ver que la gente vive la representación en cada momento. La gente escucha y con eso estamos contentos”, concluye Juan.

Related Posts