En Guadalajara existe desde hace mucho tiempo un ambiente propicio para la producción musical en el estudio. Ya sea para publicidad, cine, televisión o por supuesto, bandas y músicos solistas, las oportunidades parecen crecer para aquellos que confían en su talento y dejan de lado los temores que tienen para mostrar lo que hacen.

Un ejemplo de esto es Neil Damy, tapatío, arquitecto de profesión y músico apasionado no sólo de este arte, sino también del audio, y quien desde hace unos años tiene su propio espacio para la producción, en donde ha incursionado desde la música y la publicidad, hasta en música orquestal que se ha podido ver y escuchar por miles y miles de oídos.

  Camino definido

No Más Mellow Producciones es el espacio que Neil Damy puso a disposición desde hace nueve años, iniciando en proyectos publicitarios y después para su banda, llamada Muhu, que estuvo en funciones de 2009 a 2012, aproximadamente. “Además de componer esta música, empecé a producir para otras artistas y jingles”, comienza Neil; “desde hace cinco años, el estudio se mudó a otra zona de la ciudad, que es donde continúa hasta la fecha, y terminó de profesionalizarse. Nació para poder ensayar con el grupo y una cosa nos llevó a otra, la gente nos empezó a ubicar y así empecé a grabar diferentes instrumentos, baterías y metales, hasta que poco a poco me fui encaminando hacia esa dirección”.

El estudio ha evolucionado hacia la producción y composición. “El año pasado fue magnífico, porque tuve la oportunidad de componer para orquesta, lo que me abrió una puerta mucho más amplia, que no había considerado. Había hecho dos o tres piezas, grabadas con un cuarteto de cuerdas y oboe; la escucharon un par de directores, grabamos un video y así me comenzaron a hablar para brindar audio en proyectos corporativos. Posteriormente me contacté con Carlos De la Torre, director general de Grupo Fernández, y con Daniel Robles, encargado de los visuales para el concierto ‘Un azteca en el Azteca’ de Vicente Fernández, y me recomendaron para componer una obertura. Empecé a trabajar con la música y las imágenes e hicimos una propuesta con la idea de la composición de un amanecer mexicano, con imágenes del campo. Esto gustó, se aprobó y finalmente se usó para el concierto en el estadio, que se usó en el DVD y en todos los canales de distribución. Esta fue la puerta que me empujó a seguir por este camino”, menciona Neil.

A eso siguieron otras cosas en cuanto a música orquestal, como la que se escuchó en la ceremonia del Grito de Independencia el pasado septiembre, así como un tráiler de la gira de Maná que pusieron durante la gira, y de nuevo con el Grupo Fernández, para un espectáculo de navidad.

“La idea es seguir por ahí”, señala el fundador de No Más Mellow Producciones; “lo difícil es que empiecen a dar la oportunidad para desarrollar nuestras capacidades. Con el estudio puedes producir jazz, pop o rock, pero es complicado con otro tipo de música, aunque creo que lo importante es siempre hacer un buen trabajo y que los involucrados queden contentos”.

De resistencia y profesionalismo

Se dice, y tiene su parte de verdad, que la carrera musical es de resistencia. Neil Damy tuvo educación formal en piano, aunque de manera autodidacta, se ha seguido preparando en otros aspectos de la música, hasta que se dio la oportunidad de mostrarlo a un público más grande. “Estuve componiendo todo el tiempo y cuando surgió la oportunidad no sabía cómo la gente tomaría el trabajo. Cuando salió la pieza de la obertura del concierto de don Vicente Fernández yo tenía otra más y la grabé con otro director, lo que me dio confianza”, señala.

Irónicamente, la música y la manera de grabarla empezó para Neil Damy como un hobbie: “Soy arquitecto, pero me hubiera gustado empezar antes con la música. Para mí, el mayor cambio tecnológico es que con una computadora y unos buenos plug ins puede producirse o crearse música, lo que antaño hubiera sido imposible. Desde que empecé el grupo hasta ahora, esta evolución en el estudio me tomó nueve años”.

“Cuando nos mudamos al que ahora es el estudio, yo lo acondicioné acústicamente, y para mí el cambio fundamente tiene que ver con la parte de los plug ins. También uso hardware y me encanta, tengo todos mis sintetizadores y en cuanto a las interfaces, cuando empecé a producir bandas, empecé con un rack muy sencillo, luego una consola Audient de 16 canales, y el gran brinco que tuve fue con la SSL; eso ha servido mucho con todos los proyectos. Tengo también outboard: compresores Universal Audio, micrófonos Audix, Rode y Neumann”.

“Cuando tuvimos esa consola fue cuando sucedió el gran cambio. Conseguimos también una grabadora de cinta; no es para todo, pero en ciertas cosas se oye muy bien; tengo convertidores Apogee, y para componer uso Cubase, además de tener Pro Tools”, explica Neil.

Por fortuna, la carrera arquitectónica de Neil Damy se ha combinado perfectamente con su labor de músico, productor e ingeniero, de hecho, su trabajo en arquitectura le ha merecido varios reconocimientos en su tierra. “Literalmente hacía arquitectura y trabajos inmobiliarios mientras tenía algunos proyectos en el estudio; buscaba oportunidades en agencias de publicidad, con diferentes directores, tocaba puertas y me daba cuenta de que no se trata solamente de la parte musical, sino de lo que en publicidad requiere el cliente.

“En Guadalajara hay una serie de agencias de publicidad que piden música y también hay grupos que siempre están buscado dónde grabar y producir su música. Yo quería empezar a trabajar en otro género musical, que fue lo que se me permitió hacer el año pasado, y la colaboración ha sido muy importante. Hay veces que hay que grabar sólo voces, baterías o guitarras; a veces el proyecto requiere sólo arreglos y hay que tener la mente abierta para lo que haya que hacer”, menciona Neil.

Lo nuevo

Neil está comprometido con la música nueva que se está produciendo en México y Jalisco: “Ahora estoy apoyando en la producción del disco de una banda que se llama The Last Grounds; quiero seguir componiendo y también estamos haciendo orquestaciones MIDI para un director; estoy haciendo cotizaciones de composición orquestal, y por ahí quiero seguir. Además, pensar en conseguir más equipo o recursos es muy importante para mí; estoy abierto a cualquier posibilidad: grabar, producir o componer”.

“Creo que hay que discernir las diferentes partes de la producción: dependiendo del tipo de producción que voy a realizar yo compongo en piano, y trato de buscar la melodía y la armonía; si tengo que componer algo orquestal, busco en diferentes recursos. Si voy a grabar, la línea de grabación la hago análoga; a la hora de la mezcla trato de utilizar lo más posible la consola y si tengo necesidad de usar plug-ins los utilizo, así como el hardware”, explica .

“Cuando se trata de un disco, la masterización la hacemos aparte, aunque si se trata de otro tipo de proyecto, lo podemos hacer aquí. Hago la mezcla dependiendo de la producción de que se trate, pero si necesito otro oído, definitivamente echo mano de ello. Si estoy componiendo para video, echo mano de plug ins, pero si es alguna pieza, lo hago en piano o guitarra; aunque no hay reglas: creo que se debe usar lo que necesite el sonido, pero no se pueden tener recetas”.

“Creo que todo depende de la producción en cuestión; desde que estás improvisando para sacar ideas, pero cuando tienes algo para televisión o video en un espectáculo, la música debe apoyar lo visual. Debes preguntarte qué sentimiento quieres transmitir. No hay reglas, aunque sabes qué es lo que puede funcionar mejor”.

El mensaje de Neil Damy es contundente para quien necesite inspiración: “Hay que perder el miedo. Si produces música, se trata de sacar al mercado lo que haces. Lo más difícil para mí ha sido tener la oportunidad de darme a conocer en la música de orquesta, pero sigo en el trayecto. Todo esto es por el amor que hay hacia la música”.

Lista de hardware y software No Más Mellow Producciones

Monitores

ATC SCM25A Pro, Avantone Cubes, Dynaudio BM6 MKII

Interfaz AD-DA

Apogee Rosetta 800 (3x) (24 canales simultáneos)

Consola

Solid State Logic AWS 900 (Serial No. 049)

Preamplificadores

NEVE 1073LB, UA 2-610, SSL 24 canales en consola

Compresores

API 2500, Universal Audio LA-2A, Universal Audio 1176 EA, Retro 176, Shadow Hills Dual Vandergraph, SSL X, Rack con 8 compresores E-Series Super Analogue, SSL Super Analogue BUS Compressor (en consola), 2 Compresores SSL Super Analogue (en consola)

Ecualizadores

2 Serie 500 Harris EQ, 2 Serie 500 Speck ASQ-V, 24 EQ SSL Super Analogue (en consola), 24 Pres SSL Super Analogue (en consola), 1 Shadow Hills Mono Gamma

Efectos

FX, TC Elctronic 2290, Yamaha SPX2000, Bricasti M7

Plug-ins

Waves, UA Quad Core, Native Instruments Komplete, UVI, Vienna Sympnonic Library, Arturia, Ik Multimedia SPECTRASONICS, reFX, DiscoDSP, Celemony Melodyne, Autotune, Eventide, PSP

DAW

Steinberg Cubase 8, Avid Pro Tools, Motu Digital Performer, Avid SIBELIUS, Make Music FINALE

Related Posts