“El NAMM está como en sus mejores tiempos”. Fue lo primero que pensamos cuando nos reunimos para conocer y ordenar el cargamento de información, boletines de prensa, revistas y materiales que llegaron de Anaheim, a propósito del show organizado por la National Association of Music Merchants. Como es tradición, el Centro de Convenciones de dicha ciudad californiana fue el punto de reunión de la industria de la música y el espectáculo que en esta parte del mundo se mantiene en constante evolución.

Esta vez se cumplieron 110 años que el NAMM se organiza y ahora fueron más de 90 mil asistentes de todo el mundo, entre fabricantes, distribuidores, asociados e invitados especiales y más de 1,400 compañías expositoras. Como un evento de importancia probada para la ciudad de Anaheim, el impacto económico fue de 80 millones de dólares y la respuesta en los sondeos entre los expositores fue de un incremento en sus ganancias. Las actividades, además claro, de la exhibición de productos, fueron muy esperadas: desde los Breakfast Sessions y presentaciones de NAMM University hasta los desarrollos tecnológicos en Hands On Training (H. O. T.) Zone y el Hand-Crafted Instrument Pavillion, la importancia de la música en las vidas de todos fue demostrada con mucho ímpetu.

 
  Amén de actividades como el Living Legends Jam, la celebración del aniversario quince del John Lennon Educational Tour y la entrega de los Premios TEC a los productos más innovadores, se abrió por primera vez el Pabellón de Aplicaciones Musicales y Juegos, en donde se conocieron las nuevas alternativas para dispositivos como smart phones y tablets, con los que se abre un amplio abanico de posibilidades en la operación de todo tipo de instrumentos y equipos en la industria de la música y el espectáculo. Como cada año, y para quienes creen en este arte y disciplina, el NAMM es un importante espacio, termómetro del clima que se vive año con año en este medio gratificante pero que también resiente los vaivenes económicos.
   

Related Posts