amphionTodo comenzó en sound:check Xpo 2015. Subiendo por las escaleras, en la entrada, estaba el stand de Audio Gate International, que en aquella ocasión instaló una cabina acústicamente tratada en donde se pudieron hacer algunos demos; entre ellos el de unos monitores que llamaron mucho la atención, inicialmente por su estética, pero a medida que nos acercamos, nos dimos cuenta de que estábamos frente a un animal muy diferente. Fue el día que conocimos la marca Amphion.

Amphion Loudspeakers es una compañía finlandesa que desde 1998 ha dedicado su existencia a crear altavoces de altísima calidad, con un sonido preciso, de gran fidelidad y naturalidad. Y esto fue lo que escuchamos cuando entramos a esta cabina de sound:check Xpo. Sin excepción, quienes entraban a escucharlas quedaban impactados an  te la posibilidad de que estos pequeños dispositivos, por sí solos, pudieran dar tal claridad y potencia… y yo me incluyo. No pude creer lo que estaba escuchando y más aún cuando mencionaron que se trata de un sistema de monitoreo pasivo.

¿Pasivo?

Sí, los Amphion One18, que por cierto han acaparado los foros de producción musical e ingeniería de audio con halagos, son totalmente pasivos. Y sí, además han eliminado todos los mitos y prejuicios que había en mi cabeza respecto a los sistemas pasivos.

El modelo que más me impresionó fue el par de One18, que fueron nominados a los TEC Awards. El nombre del modelo (One18) no tiene mucho trasfondo científico, ya que se compone un solo woofer (One) de aluminio de 6.5 pulgadas, cuyo diámetro total ocupa el equivalente a 18 centímetros, además del tweeter de titanio, que está rodeado por el característico círculo dispersor blanco de la marca. Éste es el tamaño más grande de la serie (también está el One12  y One15), y sirve perfectamente como referencia de campo cercano para cualquier estudio con un control room mediano.

Finalmente pude llevarlos a mi estudio para probarlos. Me llevé un par de One18, el amplificador de potencia Amphion Amp100 y cableado Mogami.

Al instalar todo en el estudio, hice una calibración de niveles y posición para poder hacer A/B con mis otros monitores y también poder sacar el máximo provecho a los Amphion.

La primera prueba fue reproducir varias canciones que conozco bien. Ahí confirmé lo que había escuchado en la expo por primera vez y, claro, además pude apreciar con mucho mayor detalle todas las características de los monitores. El Amp100 y el cable Mogami constituyen un excelente complemento para el balance y claridad.

Me gustó mucho lo transparente del sonido, ya que resalta de inmediato una respuesta increíble al ataque de los transientes, además de los graves definidos y en su lugar. Cuentan con un rango medio con una claridad y presencia que hace captar hasta el más mínimo detalle (incluso los reverbs y delays, que eran casi imperceptibles con otros dispositivos), y por último, unos agudos bien definidos y balanceados. La respuesta de los drivers aprovechan al máximo las cajas de los monitores (que es la ventaja de ser pasivas, porque no tienen el amplificador dentro de ella), y el uso de un cono pasivo en lugar de un bass-port ofrecen control de los golpes de aire de las frecuencias graves; detalle responsable de la definición y balance de estas frecuencias, evitando a toda costa la coloración. La imagen estéreo es realmente notable. La dispersión de los tweeters amplían mucho el rango del sweetspot, sin perder la distribución de los elementos en el espacio.

amphion2Luego me tocó mezclar. Definitivamente pude tomar decisiones mucho más acertadas, tanto en los niveles como en la disposición de los elementos en el campo estéreo. La distribución de frecuencias en cada track fue mucho más sencilla, dado que las Amphion me dieron un sonido muy natural y transparente, evitando las batallas con ciertas frecuencias medias y graves que suelen estar muy poco definidas o muy coloreadas en otros monitores.

Donde estos monitores se lucen, definitivamente, es en el rango medio. Pude establecer con mucha mayor precisión la función de las guitarras, voces y teclados en la mezcla, los movimientos sutiles en la ecualización, la cantidad de reverberación, los variaciones leves de volumen…todo se nota de una manera muy precisa con las Amphion. Después de un día y medio de mezcla continua no hubo fatiga auditiva. Incluso mezclando a muy bajo volumen, el resultado es consistente y se alcanza a apreciar todo. Al terminar, reproduje el resultado en otros medios para oír qué tal se traducía la mezcla… no tuve que hacer ninguna corrección.

Al mezclar otra canción el proceso fluyó de forma muy natural, otorgándome la misma experiencia. De hecho tardé mucho menos y el resultado, otra vez, estuvo a la altura.

La experiencia de trabajar con los monitores Amphion corresponde perfectamente con el eslogan de la marca: “Beautifully Honest”…y sí, es un sonido totalmente honesto y bello. Los One18 hicieron una huella profunda en mis oídos. He escuchado muchas marcas y modelos de monitores, pero la verdad, por este rango de precio, ninguno logra lo que hace Amphion… ¡y son bocinas pasivas!

Especificaciones

Operación: 2 vías, pasivo

Tweeter: Titanio de 1 pulgada

Mid/Woofer: Aluminio de 6.5 pulgadasamphion4

Punto de crossover: 1.6k Hz

Impedancia: 8 ohm

Sensibilidad: 85dB @ 2.83 V/1m

Respuesta de frecuencias: 45 – 20,000 Hz +/- 3 dB

Potencia recomendada: 30-150 watts

Medidas: 380 por 191 por 305 milímetros

Peso: 12 kilogramos

Color: Negro

Vyero es productor musical, cantautor, arreglista e ingeniero de audio. Miembro de la Audio Engineering Society (AES). Se desempeña actualmente a la cabeza de Taxicab Records, como director musical de School Of Rock Lomas Verdes y es representante para clientes de alto perfil en Audio Gate International.