El canta-autor de folk, Passenger, se dedica a componer canciones que cuentan historias y una de sus marcas distintivas es entregar letras con narrativas de introspección. Conocido fuera del escenario como Michael David Rosenberg, el músico británico comenzó a escribir canciones a los catorce años, dejando la escuela a los 16, para perseguir su carrera musical en las calles de Inglaterra y Australia. Passenger fue inicialmente el nombre de la banda de David, pero cuando en 2009, ésta se disolvió, él mantuvo dicho nombre para su carrera en solitario.

  Cinco años de puro éxito

En 2012, la carrera de Passenger se lanzó todavía más arriba con su canción Let Her Go, una agridulce oda para dejar atrás una relación. En adición, comenzó sus giras junto a su buen amigo, el cantautor, Ed Sheeran. Con siete álbumes bajo la manga, el cantante recientemente editó su octavo álbum: Young as the Morning, Old as the Sea.

Ahora de tour para promover su nuevo álbum, Passenger está sonando gracias a los equipos Leo de Meyer Sound, equipo provisto por la compañía británica de renta Major Tom. La mayoría de los shows son llevados a cabo, ya sea en auditorios muy grandes o en arenas pequeñas, donde se despliegan 34 gabinetes Meyer Sound Leopard como arreglos lineales, más un soporte en graves de ocho elementos de control de frecuencias bajas 1100-LFC.

Para uno de los recintos más grandes donde se ha llevado a cabo la gira, el Zigoo Dome de Amsterdam, Holanda, con un aforo para 17 mil asistentes, los arreglos principales consisten en doce gabinetes Leo, más seis cajas Lyon, con altavoces Leopard configurados lateralmente. En complemento al equipo de Meyer Sound, se echó mano de cuatro gabinetes M’elodie, otros cuatro JM-1P, cuatro UPA-1P y dos procesadores Galileo.

Simon Kemp, ingeniero de sala y jefe de producción, quien ha trabajado con Passenger desde el último par de años, seleccionó los sistemas Leopard por su atención en los detalles. “Mi trabajo es siempre hacer escuchar cada una de las frases que él canta. Sus fans están aquí para escuchar sus historias”, explica. En adición, Leopard provee al ingeniero del impacto sonoro necesario, siempre y cuando se traten de distancias manejables.

“Con este equipo puedo tener una impresionante cobertura sonora y mantener 100 dB en recintos para cinco mil personas. Además, mi equipo de sonido cabe en un camión de cinco metros de largo. No tengo idea de algo más que se acerque a ese tipo de logros”. Para un espectáculo de producción completa como el de Passenger, con luces, elementos de sonido y video, ahorrar espacio en un camión es esencial.

De hecho, Leopard parece estar a la altura de casi cualquier tarea de Simon y del resto del staff de sonido, incluyendo al técnico del sistemas, Ian Hamilton, y el ingeniero de supervisión, Charlie Bryson. “Cada vez que tenemos un nuevo desafío con este arreglo, simplemente éste lo absorbe y pasamos a lo siguiente”, comenta Simon; “realmente hay que escucharlo para creerlo”.

Ian Hamilton halla el sistema muy fácil y rápido de montar y de poner a funcionar. “Gracias a su tamaño compacto y peso, hemos sido capaces de utilizar más elementos adicionales frecuentemente, lo que ha significado una cobertura espectacular. Leopard nos ha impresionado con su poder y capacidad para llegar a los rincones más lejanos de los recintos donde nos presentamos. Me encanta trabajar con él”.

De esta manera, las figuras musicales que consolidadas saben que de la calidad de los equipos y su staff de producción depende el éxito de sus giras. En una oportunidad importante como la gira de Passenger, Meyer Sound se suma a los talentos para fortalecer su trabajo, dando un valor agregado a la industria en su totalidad.