Isaac Zavala Candelas, mejor conocido como Isaac Junkie, es un músico mexicano que se ha dado a la tarea de recrear el sonido de los ochenta y que ha logrado trascender las fronteras de nuestro país, colaborando con artistas como Glenn Gregory  (Heaven 17), Christopher Anton y Paul Robb (Information Society), Andy Bell (Erasure) y Claude S. ( Anything Box). También ha realizado un número de remezclas para otros artistas, incluyendo la canción “This Picture”, para la banda Placebo e incluido en su álbum “One More with Feeling (1996-2004)”, o remezclas a piezas del grupo inglés Depeche Mode, que editó en el álbum “Never feel the Silence” y otros. Varias de sus grabaciones han alcanzado buenas posiciones en las listas de popularidad de Alemania e Inglaterra como su sencillo “Breathing Love” con Andy Bell como vocalista.


Con motivo del lanzamiento del disco “Rompe el silencio” de Isaac Junkie en colaboración con el cantante Jordi Sánchez del grupo español OBK, conversamos con él acerca de su proceso de producción: “Para mi música uso sintetizadores reales y utilizo muy pocos plug-ins. Tengo que decir que nunca me he adaptado al sonido digital, mi favorito es el Korg MS 10 y de ahí provienen los bajos de todas las rolas. Me gusta mucho el JP 8000 y también el Juno porque tiene muy buenos sonidos de cuerdas, que para la música electrónica que hago yo, me sirve mucho, como también el ARP Odyssey, que tiene arpegiadores muy buenos. La caja de ritmo que utilizo para las baterías es la Roland TR 505, la TR-707 y la TR-77, que es la primera caja que fabricó esta marca y que es con la que normalmente hago todas mis bases de batería. Como secuenciador para grabar audio uso el programa Cubase SX 3. Hoy existen nuevas versiones como la cinco y la siete, pero yo estoy familiarizado con la plataforma del SX 3, a pesar de que lo han ido modificando y le han metido más cosas. Con el tiempo aprendí que menos es más. Cuando tenía diecisiete o veinte años compré muchos sintetizadores y cajas de ritmo y me di cuenta de que mientras más equipo tienes es más difícil encontrar el sonido que buscas. A veces por buscar un sonido específico pierdes la idea original. Para poder hacer grandes cosas necesitas conocer bien tres equipos y puedes hacer cosas que no haces con catorce o quince sintetizadores”, explica Isaac.

En cuanto a periféricos, el músico comenta: “De pedales uso Moog y para reverb uso un Space Echo de Roland, un efecto de cinta. Uso compresores Digitech, pero todo es hardware. Cuando masterizo, paso algunas cosas por cinta y las vuelvo a bajar al Wavelab, el software que yo utilizo. Ahí grabo algunas baterías para que el sonido tenga más volumen. Para mí, mientras menos cosas tenga que procesar con la computadora, es mejor”.

A pesar de que Isaac es de una generación posterior a los ochenta, su pasión por esta música lo ha llevado a desarrollar su talento de una gran forma: “Tengo un hermano mayor que me lleva ocho años y era muy fan de Duran Duran, le gustaba oir Radio Éxitos y La Pantera…oía mucho a Frankie Goes to Hollywood, New Order y cosas así. El sonido del tecnopop me atrapó, lo que no había sucedido cuando oía rock. Me preguntaba cómo lo hacían y fui investigando. Soy autodidacta y empecé a tocar a los 16 años; aprendí sobre la marcha. En mi casa siempre hubo un piano y la música giraba. Al principio mis papás pensaron que era un capricho y que se me iba a pasar, pero cada vez que podía compraba discos y equipo. Recuerdo que el primer sintetizador que me regaló mi papá fue un Casio, un tecladito que aún conservo. Después que vieron que iba en serio me regalaron un DX 7, que era digital y donde podía programar los sonidos y modificarlos”.

“El DX 7 no es un sintetizador fácil de programar. Hasta la fecha es un sintetizador complicado, pero aprendí a usarlo intuitivamente. Luego me regalaron una cajita de bajos Roland TB 303, que más bien se usa para hacer house. Pero en ese momento me gustó como sonaron los bajos. Me fijaba mucho en el equipo que usaban las bandas que me gustaban, para  tratar de imitar su sonido. Así que me decía: “Si este sintetizador es bueno para Vincent Clarke (Depeche Mode, Yazoo, Erasure), entonces es bueno para mí. Cuando arranqué fue con un Opus III de Moog”.

“Me han dicho que mi sonido es ochentero, continúa Issac; “pero que al mismo tiempo tiene un sonido actual, como Future Pop, que es un sonido muy alemán. Son comentarios que han hecho y que me han gustado porque describen bien mi trabajo. Yo uso bastante delay como se hacía en los ochenta, porque ahora las voces vienen más secas”.

“Yo me empapo de música, siempre estoy comprando libros y revistas, nunca he dejado de aprender; veo un libro de programación de secuenciadores y lo compro; a veces veo que no estaba haciendo las cosas bien o no las estaba haciendo de acuerdo al manual”

Además del disco “Rompe el silencio”, con Jordi Sánchez, Isaac Junkie trabaja en otros proyectos como el nuevo sencillo con Nick Van Eede, del grupo Cutting Crew: :Es una canción que yo escribí y produje y que cuenta con sus vocales y segundas voces mías”.

En su música, Isaac Junkie echa mano de equipos como la interfaz Focusrite para masterización, Presonus para grabación y monitoreo, micrófonos Neumann 105 BK, Behringer B-l y Shure SM58 para grabación de voces, cajas de ritmo: Roland TR 77, TR 707, TR 505 y Boss DR Rhythm 55, además de los sintetizadores Korg MS 10, Roland SH 09 y SH 2000, Micro Korg, Poly 800 y Roland System 100. En software, usa Cubase y Wavelab 5, y monitores MiniPod y Yamaha NS.

Related Posts