Para quienes no los conocen, Hocico es una banda de género electro dark de la Ciudad de México, formada por Erk Aicrag (Erick García) en la voz y Racso Agroyam (Óscar Mayorga), en los sintetizadores. Su música ha traspasado fronteras; son muy populares en países de la Unión Europea, principalmente en Alemania y a la fecha, cuentan con más de veinte producciones. 

Una visión mexicana de la realidad

En esta ocasión, conversamos con Racso en su estudio en la capital mexicana, donde explica el inicio de su trayectoria: “En mi casa se escuchaba mucha música de grupos hippies; desde los cuatro años prefería poner un disco de vinilo que jugar con la avalancha y más adelante la música de los Beatles me hacía viajar y me dedicaba a escuchar muchos discos. Comencé a componer desde la secundaria y además de estudiar siempre busqué dar algo más; cuando vi un concierto de Skinny Puppy decidí que debía formar una banda y dedicarme a hacer música; tenía que hacer algo oscuro, macabro. Me encantaba la idea de componer con un teclado, así que compré un Portasound de Yamaha y empecé a hacer mis primeras producciones; cada noche componía, ni siquiera sabía si era sólo un teclado o un sintetizador, sino que tenía mucha hambre de componer y el instinto personal de hacer música. Tardamos dos años en comprar más equipo porque hubo en esa época una fuerte devaluación en México, pero con ayuda y dinero prestado, ese teclado evolucionó a un Casio, con el cual encontré la distorsión como un recurso. Ese primer proyecto era únicamente yo con mi teclado y le llamé Niñera degenerada.

Más adelante, llegué a juntar dos teclados de la misma marca y me clavé en hacer algo cien por ciento hardcore, ahí le llame Hocico de perro, hice un demo con el primer vocalista, continué haciendo música y se incorporó mi primo Erick, quien en poco tiempo demostró que era el indicado. Sacamos nuestro primer demo llamado “Misuse, Abuse and Accident” y a partir de ahí empezamos a ser solamente Hocico”, explica Racso.

El primer concierto fue en la casa de mi primo y había muchos grupos de Satélite que eran nuestros amigos como La concepción de la luna y Camposanto, entre otros. Las canciones eran en inglés, por lo que tuve que hacer un demo con versiones en español que llamamos “Autoagresión persistente”; ahí arrancamos oficialmente con un concierto y un demo, siendo un par de adolescentes con una producción casera que empezó a llamar la atención desde el principio. Después sacamos “Triste desprecio” y lo presentamos en el Museo del Chopo, nos dimos cuenta de que ya teníamos un nombre dentro de la escena dark, gótica y electrónica de ese tiempo y nos estuvo buscando mucho tiempo la disquera Opción Sónica, hasta que nos encontraron y nos ofrecieron hacer un disco, que fue “Odio bajo el alma” y que tardó un año en salir al mercado”.

“La disquera ya había distribuido material en varios países de Europa”, cuenta Racso; “y sin saberlo llegamos al Top 10 de las mejores producciones europeas. El disco lo produjimos junto con Rogelio Gómez (q.e.p.d.), y tenía algo de la escena industrial, con una mejor producción. El salto cuántico fue cuando abrimos el concierto de Marilyn Manson, fue una experiencia muy intensa que nos hizo crecer y madurar en todos sentidos”.

Las giras por el mundo

Hocico es una banda que toca en todos lados, desde un festival en Dinamarca, hasta países como Israel, Rusia, Estados Unidos, Costa Rica, o cualquier parte del territorio mexicano. Son ya un referente internacional en su género. Nos cuenta Racso: “Cuando firmamos con la compañía Out of Line de Alemania tuvimos la oportunidad de iniciar las giras por Europa y de ahí en adelante con cada producción hemos viajado por muchos lugares, nos hemos profesionalizado mucho más con cada gira y hemos crecido a nivel competitivo”.

“Antes que en hacer productos e interactuar con la gente, nos apegamos más a hacer música y el público lo percibe cuando siente la energía que genera Hocico en concierto”, menciona Racso; “Erk es un frontman con un manejo completo del escenario, es una persona sin límites, mientras que yo soy más pasivo y objetivo. Trato de ser exigente con los ritmos de trabajo y puedo tener la paciencia de hacer todo un disco yo solo, desde componer hasta masterizar. Creo que somos polos opuestos que interactúan, ambos nos esforzamos y aportamos”.

Composición, entre lo analógico y digital

“Al principio, como todas las bandas, no nos preocupábamos tanto en el sonido, pero siempre como algo serio, hemos cambiado incluso de géneros musicales, haciendo música más bailable pero siempre manteniendo una esencia de rock. Siempre buscamos el sonido análogo; soy de la vieja escuela y me gusta la potencia de los sonidos que dan los sintetizadores reales, aunque no descarto hacer algunas partes con software como Reason o lo que tenga a la mano, mientras no suene demasiado digital”.

“Actualmente componemos a distancia; Erk está en Europa y yo radico entre México, Canadá y Estados Unidos. Cada canción es una técnica nueva, aquí genero la composición, se la envió a Erk, él crea la letra y sus arreglos y me regresa sus tracks con la voz completamente limpia, ya en mi estudio la someto a varios procesos, me gustan los plug-ins de Logic y Waves y en cuanto a los demás instrumentos están conformados con diferentes plug-ins con presets que he creado”, explica Racso.

“En cuanto a equipo, trato de no ponerme límites; he usado todo tipo de sistemas operativos y he utilizado micrófonos de condensador y preamplificadores Focusrite, además de muchos sintetizadores de varias marcas, como Nord Lead, Roland, Novation, Yamaha DX7 y DX11. Recientemente firmé un patrocinio con Casio y cuento con un sintetizador Privia, que sigo estudiando para aprovechar al máximo todo sus recursos. En general he utilizado casi todas las marcas; he tenido equipo que en su momento ha definido el sonido de Hocico, como el Yamaha SU10 y el SY85, con el que hicimos más de seis producciones. En el estudio tengo monitores Alesis, compresores, distorsionadores, utilizo el protocolo IConectMIDI para conectar varias computadoras, para sincronizar y comunicar la PC con más cosas como el sistema de producción Maschine de Native Instruments, que enlaza sintetizadores virtuales”.

La producción de su propio material

El mercado actual de la industria musical exige que los artistas se involucren cada vez más en todos los aspectos de la producción y en el caso de nuestro entrevistado no es la excepción: “Desde el principio, Hocico siempre ha sido independiente, tenemos un sello propio y haber pasado por muchos estudios de grabación y muchas experiencias nos llevó a hacerlo nosotros mismos. Pensamos en una constante evolución y para mí esto significa no volver al mismo punto; por eso hemos ganado cada vez mayor audiencia, porque no nos limitamos a continuar con lo que ya nos ha funcionado tanto en música como en imagen”, señala una de las mitades de Hocico.

La reciente producción del dueto, de título “Ofensor”, es un CD con trece tracks, con un concepto muy maduro: Racso explica: “La canción que salió como primer sencillo es ‘Bienvenido a la Maldad’. Nosotros siempre hemos hablado sin tabúes de temas como el odio, la supervivencia, el sexo y el caos de las grandes ciudades. Existe también, además de Ofensor, la edición de los discos ‘Invasor’, un compilado de remixes que hicimos con amigos de Costa Rica, Argentina, Europa, bandas y fans, y ‘Agresor’, un bonus con tres temas. Nos sentimos muy satisfechos con el resultado que logramos en esta producción y a partir de que terminamos el disco decidimos hacer una gira mundial por Estados Unidos, México, Canadá, Sudamérica, Europa y Rusia, entre otros países”.

Atrapar a la audiencia

Además de la música y el audio, parte importante en las giras de Hocico ha sido la proyección de contenido de video como parte del show y el performance, que son creados también en el estudio de Racso. “Hablando de producción en video, yo empecé como un fanático del gore en el cine, yo hago la edición del todo el video que presentamos en nuestros conciertos porque creo que el cine es un arte muy completo y eso me gusta, porque las visiones siempre ayudan a expresar cosas creativas y dan claridad a los mensajes. Cada año sacamos videos nuevos para rotación y para las presentaciones en vivo. Para la edición utilzo Final Cut Pro, After FX, Premier Pro y animaciones, entre otras cosas”.

Para finalizar, el integrante de Hocico aclara la visión que hay de su género musical: “En lo que nosotros tocamos hay muchas cosas de por medio, desde la composición hasta preproducción de video, pasando por post producción. Además de la planeación del show, nos preocupamos en entregar principalmente toda la energía y la magia que implica un evento en vivo, buscando que sea una experiencia completa”.

Related Posts