Su voz es una de las más emblemáticas del rock mexicano, tanto por su fuerza como por su capacidad para transmitir emociones, y su trayectoria se enlaza con dos de las bandas que ayudaron a inventar el sonido distintivo de la escena alternativa de los años ochenta y noventa: Crista Galli y Ultra.

Ahora, con una carrera solista que incluye los discos Sinfonola (2003) y Bonanza (2008), Galo Contreras nos entrega su tercera producción: El cruce de dos mundos, una obra en la que, apoyado por el grupo La Suite Magnolia, retrata las intersecciones entre el yo y el nosotros, el individuo y la pareja, las ideas y las emociones.

Continua leyendo el artículo completo aquí:

Related Posts