La adrenalina generada por las competencias de los temerarios jinetes del rodeo en el Houston Livestock Show tiene a bien producirse en el estadio Reliant en la capital texana de la unión americana. En este espectáculo ecuestre extremo, se suceden una serie de conciertos que redondean la velada, por lo que el acondicionamiento del lugar para ello implica un diseño escénico de intensidad cromática vivaz, envolvente y móvil creada con cuatro mil módulos Barco MiTRIX de LEDs que mantienen a los espectadores al filo de la emoción.

Como ingrediente extra, un total de 32 pantallas individuales de LEDs se suspenden por la circunferencia del lugar y se operan de manera independiente, según el tipo de evento llevado a cabo sobre el ovoide del estadio. Así, durante la competencia de rodeo, los paneles forman una pantalla gigante que funge como display para la proyección de imágenes y videos, mientras que en los conciertos los bloques de LEDs ubicados en la parte alta del estadio descienden para ubicarse sobre el piso y ser la iluminación de contraluz en el escenario sobre el cual se presentan los artistas. Ese mismo montaje escénico se cubre en la parte trasera con aproximadamente mil paneles, en una transformación que dura tan sólo 20 minutos y que se sucede en varios momentos de la velada. 


 
 

El resto de los luminarios ubicados a piso son de la casa High End Systems (parte de Barco), mientras que la alimentación del video se envío con los digitalizadores Barco DX-700 LED. “La selección de los paneles se hizo por la transferencia de su superficie de proyección, peso ligero y potencia en el brillo. En eventos pasados lo que se hacía era construir la parte trasera, de forma independiente, pero lo audiencia ubicada a esa altura no distinguía las imágenes con plenitud”, explicó Scott Justis de LD Systems, compañía responsable de la instalación.

Related Posts