Éste es el nombre del proyecto de los músicos Alejandro Otaola y Javier Lara, quienes junto al ingeniero Mintel Alonso, han grabado, en Estudio 19, un álbum de sonido cuadrafónico en formato binaural. Paisajes sonoros, improvisación, diseño y corrientes análogas que de alguna forma homenajean las exploraciones de la Kosmische Musik de los años setenta, son parte del sonido de Astrolab-iO.

Esperar siempre algo diferente

“Todo comenzó porque tengo un trio de improvisación con Aarón Cruz y Patricio Iglesias y hubo un concierto al que invitamos a Javier”, inicia Alejandro Otaola. Él llegó con parte de su “nave espacial” y entonces, al terminar surgió la plática de que un día estaría muy bien probar algo nada más con los modulares y la guitarra. Así surgió el proyecto, hace dos años”.

“Es muy raro todo, porque esto que cuenta Alex sobre el inicio de Astrolab-iO es el inicio de un proyecto muy peculiar”, continúa Javier Lara; “porque no es una banda en el sentido tradicional del término. Es más bien como un laboratorio de experimentación. Salimos al escenario y no sabemos qué vamos a tocar; hay momentos malos y buenos, pero es parte de todo. Alex comenzó tocando la guitarra colgada de manera tradicional y después optó por tenerla en una mesa… en el escenario fuimos descubriendo un nuevo formato”.

Alex complementa el concepto: “Es un ejercicio de experimentación, determinado por el equipo que llevamos al concierto en particular, porque no siempre llevamos lo mismo. A partir de eso, alguien de los dos echa a andar algo y de pronto eso mismo comienza a cambiar eventualmente y se transforma en la siguiente sección. Así como hay secciones increíbles, hay momentos de búsqueda en donde estamos buscando hacia dónde dirigir todo. Es como una analogía de lo que hacía Keith Jarrett hace cuarenta años: el público iba a ver qué pasaba ese día. Él no estaba sujeto a nada, ni tocando estándares, blues o jazz. Lo nuestro es un ejercicio similar”.

Continua leyendo el artículo completo aquí:

Related Posts